Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

El día que me enamoré de Penélope Cruz

Por:

12-06-2011

Justo estaba investigando sobre las cintas con las que cerraría la serie Los Beatles al Cine cuando, llegada a mi mente como por magia, recordé una escena que en su momento me hizo sentir escalofríos y que, lo juro, tiene que ver con los cuatro de Liverpool y su filmografía, aquella que si bien no los inmiscuye […]

Justo estaba investigando sobre las cintas con las que cerraría la serie Los Beatles al Cine cuando, llegada a mi mente como por magia, recordé una escena que en su momento me hizo sentir escalofríos y que, lo juro, tiene que ver con los cuatro de Liverpool y su filmografía, aquella que si bien no los inmiscuye directamente al menos gira alrededor de su figura.

La escena proviene de una película española de 1996 que entraría sin problemas en la terna de cintas con título más largo: El amor perjudica seriamente la salud. Fue dirigida por un tal Manuel Gómez Pereira y sinceramente pasaría con más pena que gloria si no fuese por la secuencia que hoy les comparto y que a mí en su momento me dejó sin habla. Hasta donde llega mi memoria, Diana (Penélope Cruz) es una fan from hell de los Beatles que, usando todo tipo de artilugios, logra colarse hasta su suite -¿es la de John o la de Paul?, ¿o la de los cuatro? podría decirlo si entendiera el lenguaje al que está doblada la secuencia que les presentaré al terminar el texto-, previo a su actuación en Madrid, misma que, según investigué, tuvo lugar el primero de julio de 1965. Convencida de su belleza y poder de seducción, la atractiva engañabobos se quita la ropa ante la mirada atónita de el botones, interpretado por Gabino Diego, actor que me causaba mucha gracia y que no he vuelto a ver en muchos años.

Dudo, la verdad, que haya mejor parte en toda la película. Yo al menos tengo borrado de mi chip cualquier otro suceso digno de relatar. Lo único que recuerdo es que, después de quedarme un poco desconcertado tras mirar Jamón jamón (1992), debut de esta bella perla madrileña, con El amor…, y en específico con esta secuencia, llegó el tiro de gracia a mi cinéfila alma y desde entonces siempre me pongo nervioso, al menos un poco, cuando la Cruz se me atraviesa en alguna pantalla, sin importar si su desempeño histriónico merece un Oscar, un Globo de Oro, un Razzie o una espantosa equis.

¿Hay por aquí algún otro enamorado de Penélope Cruz?, ¿o acaso una ferviente admiradora?, ¿en qué película les gusta más?, ¿en cuál menos?

Aquí la cápsula (le invito un helado a quien reconozca el extrañísimo idioma sobrepuesto):

Carlos Jesús (aka Chuy) es escritor y periodista freelance. Desde 2006 radica en Berlín, desde donde colabora para distintos medios. Sus pasiones son su familia, la cerveza, escribir relatos y el cine de los setenta.

Notas relacionadas

Comentarios