Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

TOPS Listas

El exorcista, ¿por qué es un clásico?

Por:

26-02-2018
exorcista clasico

En los 70's el exorcismo de una niña de 12 años conmocionaría a la audiencia internacional. A 45 años de su estreno, "El exorcista" sigue teniendo un gran impacto que difícilmente se podrá superar. Te presentamos algunos puntos que hacen de esta cinta, una de las mejores películas de terror de la historia.

Considerada como una de las mejores películas de terror, El exorcista logra presentarnos una historia poco común en su tiempo que sobresale por su excelente manejo de efectos visuales, actores y problemas alternos que difícilmente se pueden olvidar.

Aquí te presentamos 5 puntos que hacen de El exorcista un clásico del terror.

El exorcismo en su máxima expresión

La historia de una pequeña niña de 12 años poseída por un demonio podría ser una típica sinopsis de película de terror sin importancia, sin embargo es considerada una de las mejores películas de terror sobrenatural de nuestros tiempos.

Por primer vez una película comercial nos muestra un encuentro completamente personal con el demonio, no sólo somos testigos sino que somos parte de todo este recorrido. En ciertos momentos la cinta logra romper la cuarta pared; las miradas de Regan hacia la cámara o los esporádicos apariciones del demonio, hacen que todo el proceso tome el realismo que necesita para convertirse en un momento íntimo y aterrador difícil de superar.

Es un relato perfectamente bien construido donde la edición y hasta el sonido tienen un papel vital, hacen que la película logre generar tener el impacto que la caracteriza, no sólo es la historia sino los elementos que la construyen. La crudeza y el realismo con el que se expresan, tanto de forma verbal como visual, es lo que más logra llamar la atención. No hay necesidad de filtros, se trata de exponer los problemas y verdades sin máscaras; donde se cuestiona la existencia de Dios, la fe y hasta cierto punto, el triunfo de la maldad en su estado más puro. Lograron abordar un tema tabú que hasta el día de hoy da de qué hablar, hay personas que creen y que no creen, sin embargo El exorcista logra desequilibrar tus creencias, haciéndote pensar, por momentos, que quizá esto pueda ser real.

Efectos especiales

Si hay otro elemento que logró llevar a El exorcista al éxito, sin duda fueron los efectos especiales, el impacto que sigue teniendo en la audiencia permite que la película logre permanecer vigente hasta el día de hoy.

Efectos como el vómito, la sacudida de cama, la vuelta de 360º de la cabeza de Regan (que claramente es un muñeco) y la bajada por las escaleras al revés, pueden parecer un chiste comparado con lo vemos hoy en la pantalla grande, pero he ahí lo irónico del asunto. Si bien hemos tenido grandes películas como El conjuro o La noche del demonio, no se ha logrado sentir o experimentar el mismo terror que cuando alguien ve El exorcista por primer vez en su vida (o las veces que las veas).

Claro que también esto depende de un gran factor, el tiempo. Ahora los efectos especiales nos acompañan en cada película que vemos, sin embargo en los años 70’s no era así. La expectativa en ese tiempo nunca fue muy alta, anteriormente habían tenido El bebé de Rosemary, pero nada se compararía con lo que trajo El exorcista. Sin duda alguna era un tema poco explorado, al que si le añades efectos especiales, logra hacer que la audiencia sufra una paranoia colectiva difícil de superar.

La experiencia emocional

No sólo se trata de ver y experimentar un exorcismo, no se busca que le tengas miedo a un demonio o a los doctores (que muchas veces dan más miedo que el mismo demonio), sino que es todo lo que conlleva el proceso. Dentro de esta problemática central, tenemos distintos pasajes difíciles de evitar e interesantes de ver. Todos los personajes se ven inmersos en el exorcismo de Regan, sin embargo hay más que eso. Se presenta un desgaste emocional, que si bien se relaciona directamente con la problemática central, no depende de ella. Son situaciones que permiten sentir más real todo este proceso, donde los problemas individuales toman un gran papel sin necesidad de dotarlos de protagonismo.

Tomemos como ejemplo al padre Damien Karras, quien al principio de la cinta muestra una clara crisis de fe. Ahora, pensemos que Karras es un sacerdote jesuita, por lo que la fe es básicamente lo que guía sus acciones, entonces, ¿qué es Karras sin la fe?  Cuando llega el caso de Regan, este le abre las puertas para reencontrar su camino de fe, mientras asimila (redime) la muerte de su madre. Estas dos problemáticas, se verán expuestas en la parte del exorcismo, donde el demonio dentro de Regan se aprovecha de sus debilidades para hacerlo dudar de todas sus acciones. Si lo pensamos de otra forma, podemos verla como un conflicto psicológico, donde pueden sacar lo mejor o lo peor de ti.

Otro caso es, Chris MacNeil,la madre de Regan. quien pasa por toda la experiencia externa. Desde el principio de la cinta vemos que algo pasa con Regan, sin embargo no se sabe lo que es. Sus visitas al doctor, se vuelven una pesadilla para Chris, quien desarrolla un sentimiento de impotencia al no saber qué es lo que está pasando con su hija. Cuando existe la posibilidad de que pueda estar poseída por un demonio, Chris lo niega rotundamente (postura que la mayoría tomaría), hasta que las muestras y experiencias lleguen a otros niveles. Las circunstancias llevan al límite a Chris, lo que la lleva con el padre Karras.

Cada quien vive su propio infierno, nuestra protagonista, Regan, lo vive de una forma mucho más explícita que su madre o que el padre Karras, sin embargo eso no significa que los personajes sólo se enfoquen en el problema central, al contrario, sus problemas se intensifican a medida que la película lo hace.

Escapismo vs. confrontación

Hay dos cosas que podrían definir la experiencia de ir al cine; el escape y la confrontación. En algunas ocasiones es más la primera que la segunda, en otras es completamente lo contrario, sin embargo hay casos, como El exorcista, donde los dos logran encontrar un balance.

El entretenimiento es muy subjetivo y es por ello que no es posible generalizar el por qué alguien iría o no iría a ver una película como esta. Alguien que odia el cine de terror, ni siquiera lo intentaría, pero alguien que ama el género encontrará cierto placer al verla. Por ello cuando la gente duda que El exorcista se incluya en en el escapismo cinematográfico por su crudeza, no está viendo viendo el panorama completo. La experiencia de ir al cine depende de lo que cada persona busque o quiera.

El exorcista logra hacer que la audiencia la vea por simple entretenimiento (aunque algunas personas no lo tomen como tal) a la vez que te confronta con una cruda realidad. No es sólo presenciar el exorcismo (como ya había dicho) sino analizar cómo las personas pueden perder la esperanza, dudar de sí mismos o no ser capaces de encontrar la manera de solucionar problemas por sus propios medios. Temas que a pesar de no verse explícitamente, logran ser la base de todo lo que ocurre en la cinta.

Datos curiosos

  • La escena donde Regan vomita sólo requirió hacerse una vez. El vómito debía darle en el pecho a Jason Miller, pero el tubo de plástico falló, dándole en la cara. Su reacción de shock y disgusto mientras se limpiaba era real y Miller admitió en una entrevista que se había enojado por el error.
  • El exorcista es la primera cinta de terror en ser nominada al Oscar para Mejor película. Las otras películas que le siguen son Tiburón (1975), El silencio de los inocentes (1991), Sexto sentido (1999) y ¡Huye! (2017). Siendo El silencio de los inocentes, la única película en ganar la estatuilla.
  • El set de la recámara debía refrigerarse para capturar auténticamente el aliento helado en las escenas de exorcismo. Linda Blair, quien sólo vestía un camisón, dice que hasta el día de hoy no soporta el frío.
  • Los productores querían que Jamie Lee Curtis audicionara para el papel de Regan MacNeil, pero su madre Janet Leigh se negó.
  • Según William Peter Blatty, Warner Bros. quiso cambiar el título de la película después de hacer una encuesta que descubrió que ninguno de los participantes sabía lo que era un exorcista.

No habla de otra cosa que no sea cine, series o anime. Miope con lentes hipsters. Fangirl en su máxima expresión. Sueña con vivir en el castillo de Disney y completar su colección de Tsum-Tsums.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios