Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #188 – Había una vez un podcast

Había una vez… en Hollywood; El juego de las llaves y The Inventor: Out for Blood in Silicon Valley.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

El libro de imágenes – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4.5
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

19-07-2019

En El libro de imágenes, Godard antepone el recurso visual ante el texto o el sonido de una forma experimental.

Título original: Le livre d'image
Año: 2018
Director: Jean-Luc Godard (Ponts de Sarajevo)
Protagonistas: Jean-Luc Godard, Dimitri Basil, Anne-Marie Miéville
Fecha de estreno:19 de July de 2019 (MX)

Fue en los años 20 cuando el cineasta ruso Lev Kuleshov lanzó al ruedo su teoría sobre el efecto Kuleshov y su impacto inmediato en la concepción del montaje. En su experimento utilizó el mismo plano del actor Iván Mozzhujin y lo intercaló con tomas de un plato de sopa acompañado de un vaso, un ataúd con una niña y una mujer recostada sobre un diván. La percepción general indujo la idea de la importancia del montaje en la resignificación de la imagen, así como su comprensión semántica. Fue un paso crucial para las posteriores teorías del montaje soviéticas, y ahora lo es también para hacer una lectura –una de las infinitas posibilidades que presenta– del más reciente trabajo del octogenario Jean-Luc Godard: El libro de imágenes (Le livre d’image).

el libro de imágenes
A lo largo del filme, Godard repite patrones como trenes, mujeres, niños, mares y escenas de alta belicosidad.

Encaminado ya en sus obsesiones sobre el lenguaje cinematográfico, su nuevo filme reinyecta la filosofía acuciada desde la serie de videoensayos Histoire du Cinema (1988-1998), y más tarde complementada con Un filme socialista (2010) y Adiós al lenguaje (2014). En todos, Godard critica con implacable juicio el decurso del cine a causa de las pautas impuestas por la Meca hegemónica, a la vez que experimenta con la codificación y descodificación de la imagen cuando se le extrae de su contexto y se le inserta en uno nuevo. Cuando se le rodea de nuevos artilugios audiovisuales del cine vanguardista, encarrilado en una disertación posmoderna. Cuando sonidos estruendosos irrumpen o enfatizan el discurso, o cuando las yuxtaposiciones de imágenes repintadas, reencuadradas o saturadas aportan nuevos patrones discursivos.

el libro de imágenes
Mediante diversas técnicas audiovisuales, el cineasta francés retoca piezas ya conocidas dentro de la cinematografía mundial.

Godard se cuestiona sobre la quintaesencia del quehacer cinematográfico, sus posibilidades y responsabilidad. Su verdadero propósito. Para ello retoma fragmentos de Buñuel, Fellini, Renoir, Rossellini, Dreyer, Hitchcock, Ophüls e incontables cineastas más del planeta entero. Sus breves escenas están esparcidas de tal modo que, con un una voz en off usualmente narrada por él, nuevos diálogos, sonidos ajenos a las imágenes originales, les obsequia otra luz, muchas veces crítica, contrapuntística, irónica. Confirma incluso la hipótesis de Bertolt Brecht de que el cine sólo es verdadero en cuanto es fragmentado. Al francés le interesa el séptimo arte en tanto puede ser fiel con la realidad.

Este supuesto es el hilo conductor de El libro de imágenes. El filme retoma la idea fecundada por el director en torno a que el cine debe guarecer una verdad 24 cuadros por segundo. Godard empuña una crítica social férrea desde la creación artística, la falsedad –como el fulgor actual por los remakes–, hasta las posturas conquistadoras de ciertos países occidentales y su desdén hacia comunidades marginadas. Particularmente el mundo árabe y la atención acarreada por el Islam. Todo ello por medio de una portentosa cinefilia y algunas imágenes aportadas por él mismo, ex profeso para este proyecto, mediante las cuales construye y deconstruye códigos preestablecidos.

el libro de imágenes
A diferencia de lo postulado en trabajos anteriores, aquí Godard establece la predominancia de la imagen sobre el texto. No es azaroso que haya parte del filme donde los diálogos carecen de subtítulos o son ininteligibles.

El libro de imágenes cuestiona conductas y pensamientos execrables sobre el embellecimiento del terrorismo y el culto a la violencia, especialmente la patriarcal, ya sea en las relaciones interpersonales, comunitarias o globales. Va tejiendo un discurso filosófico con urgencia y agresividad formal, también halladas en sus trabajos anteriores. El libro de imágenes es otra exploración sobre el potencial fílmico. Es un canto subversivo contra el poder, la opresión, el lavado de cerebro y la irrealidad. Hemos creado un mundo destructivo y destruido; de hampa y explotación, donde “un gobierno poderoso que puede darle a la gente lo que necesita, es capaz de quitarles todo. Donde no hay nada, hasta los villanos se resignan a la indigencia”. Así es el mundo visto con los ojos y los collages de Jean-Luc Godard, un director distinto al indiferente que retrata la fallecida Agnés Varda en Rostros y lugares.

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios