Revsita del Mes Suscríbete
Cine PREMIERE #187 – El podcast de las nerds

Booksmart, Historias de miedo para contar en la oscuridad.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

El peral silvestre – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4.5
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

10-05-2019

Fiel al estilo de Nuri Bilge Ceylan, El peral silvestre es una puesta discursiva y con intenciones filosóficas-existencialistas.

Título original: Ahlat Agaci
Año: 2018
Director: Nuri Bilge Ceylan
Actores: Dogu Demirkol, Murat Cemcir, Bennu Yildirimlar
Fecha de estreno:10 de May de 2019 (MX)

Como parte de su estilo, al realizador turco Nuri Bilge Ceylan le interesa desenmascarar a los sofistas enmascarados, a los embaucadores, con estilo teatral y humor negro. En la ganadora de la Palma de Oro, Sueño de invierno, observamos esta característica cuando creó una narrativa en torno a un exactor de carácter megalomaniaco y con un falso interés filantrópico y humanista-antropológico. En cambio, El peral silvestre (Ahlat Agaci) recupera la figura arquetípica del misántropo para plasmar nuevamente un discurso sobre el devenir existencial –a veces también con tintes fársicos–, sólo que arremolinados en torno a la literatura, la religión, la fe, la vida.

Como si de diálogos platónicos o enseñanzas socráticas se tratara, El peral silvestre sigue a su protagonista en caminatas intelectuales con diferentes miembros del pueblo de donde es oriundo (ubicado cerca del puerto turco de Çanakkale). Conforme se desplazan, discurren y se baten en duelos filosóficos-existencialistas. Ahí, en el mismo sitio donde yacen los vestigios de la mítica Troya, se sostienen pugnas arrebatadas, a veces racionales, a veces sofistas. La cámara de Bilge Ceylan encuadra en más de una ocasión el caballo de Troya ubicado de cara al mar y empleado en la película protagonizada por Brad Pitt y Orlando Bloom en 2004. (Este hecho es también un guiño a Sueño de invierno, rodada en Anatolia, en el mismo sitio donde Pier Paolo Passolini filmó Medea, la cinta protagonizada por la cantante operística María Callas).

el peral silvestre
La hermosa cinematografía de Gökhan Tiryaki se nutre de avasalladores paisajes que sirven de palestra.

Es en aquellos acalorados enfrentamientos dialógicos donde Sinan Karasu (Dogu Demirkol) muestra su escasa habilidad social y un claro afán por tener la última palabra. Recién egresado de la universidad, vuelve a su pueblo natal con un aire de superioridad moral e intelectual, convencido de que con su labia sacará del ostracismo mental a quienes dejó atrás. El peral silvestre se rige por los encuentros entre Sinan y viejos conocidos –amigos, Imanes, amores fallidos, familia– así como un escritor famoso, mientras trata de aprobar un examen que le permita conseguir un puesto de profesor como hizo su padre.

El trabajo en Turquía es escaso y su competencia son otras tres mil personas desesperadas por una oportunidad laboral. A la par, el joven protagonista tiene la esperanza de publicar un libro que escribió y cuyo éxito sería una prueba irrefutable de que no es como los demás. Que no estará confinado en un pueblucho olvidado donde el desempleo y la infelicidad son máximes.

el peral silvestre
El personaje interpretado por Dogu Demirkol refuta la idea de terminar con una vida igual a la de su padre: con ilusiones deslavadas.

Escenas largas, un excelente manejo de la puesta y de los actores –ambos aspectos enmarcados por una fotografía virtuosa– acompasan una historia principalmente discursiva, donde cada diálogo es una pieza fundamental para la argumentación del cineasta. Bilge Ceylan desnuda racionalmente a su personajes en tanto Sinan trata de rehuir de un destino que parece impuesto. Se visualiza como un gran escritor, pero tal vez su juventud y arrogancia han nublado su entendimiento. Conforme pasan los días, se siente más inconforme en su propia piel, y sus juicios contra su padre –quien ha llevado a su familia a la bancarrota a causa de las deudas de juego– son más severos.

El peral silvestre, un símbolo de almas inadaptadas y solitarias, acumula una serie de preocupaciones universales: la falta de empleo, la inhabilidad de realizarse personalmente, el abuso y la adicción a las apuestas, pero también infunde esperanza en sus contrapartes. Conforme Sinan Karasu muestra menos reticencia a un posible destino preestablecido, deja a un lado su ego y resentimiento para darle paso a la redención personal y ajena. Es en la humildad donde tal vez halle los frutos de su peral.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Sueño de invierno (Nuri Bilge Ceylan, 2014)
  • El árbol de la vida (Terrence Malick, 2011)
  • The Square (Ruben Östlund, 2017)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios