Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #183 – Comic Con Preview

Preview de Comic Con y Diamantino

July 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

El traficante (Beast of Burden) – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 1
Calificación usuarios: 0
Votar ahora:

Por:

07-02-2019

Se percibe inexperiencia o hasta pereza por parte del director Jesper Ganslandt, al mostrarnos a Daniel Radcliffe como El traficante.

Título original: Beast of Burden
Año: 2018
Director: Jesper Ganslandt (Apan)
Actores: Daniel Radcliffe, Grace Gummer, Pablo Schreiber
Fecha de estreno:08 de February de 2019 (MX)

Si algo nos ha quedado claro con la detonación de películas y series sobre el narcotráfico es que coludirse con estas células no trae nada bueno. Una salvedad es el caso de Clint Eastwood en La mula (The Mule), donde el costo de las secuelas fue relativamente bajo. El caso de Daniel Radcliffe en El traficante (Beast of Burden) es muy distinto. Él, como el nonagenario Earl Stone al que interpreta Eastwood, es un exmilitar convertido en mula para un cártel mexicano.

Ambas cintas son completamente opuestas en todo lo demás. Sean (Radcliffe) es un exmiembro de la Fuerza Aérea a cargo de una avioneta de mala muerte donde transporta droga para un grupo de maleantes mexicanos. Su situación se complejiza cuando le cambian la ruta a seguir porque sospechan que su carga podría estar en peligro o que incluso él mismo podría tener intenciones ocultas.

el traficante

El 80 por ciento de la cinta se desarrolla al interior de la aeronave, pero el filme se vuelve tedioso por una falta de inventiva en las tomas.

La mayor parte de El traficante tiene lugar en el interior de la aeronave, mientras Radcliffe surca los aires nocturnos -nunca se aclara en donde está ni a dónde se dirige- y recibe diversas llamadas (qué buena compañía telefónica, todos deberíamos cambiarnos a ella). Algunas son vía un teléfono satelital (lo cual tiene sentido), pero otras ocurren desde celulares promedio. Las llamadas provienen de un hombre desconocido llamado Bloom (Pablo Schreiber), quien, como los narcos, amaga constantemente al protagonista. Algunas llamadas más provienen de su esposa enferma (Grace Gummer, la hija de Meryl Streep) y de una aseguradora (es en serio).

Lo que podría ser lo más novedoso de El traficante  –que el desarrollo del 80 por ciento de su argumento suceda dentro del claustrofóbico aparato volador–, se convierte también en su peor traspié. Se percibe cierta inexperiencia o hasta pereza por parte del director Jesper Ganslandt (Jimmie), quien arma una película monótona y plana a través de un pobre manejo de la cámara: las tomas se repiten una y otra vez y los emplazamientos son inadecuados para crear una narrativa con certidumbre y firmeza. Además, eso denota una mala dirección actoral, sentenciada por un guion indolente con diálogos reiterativos; Radcliffe repite lo mismo una y otra vez hasta infundirnos tedio.

el traficante

El filme se apoya en diálogos reiterativos para hacer avanzar la cinta, más que en elementos visuales.

En sí, El traficante es una sucesión de sandeces, en la que se introducen temáticas que nunca se cierran: una marabunta de huecos sin resolver. Incluso los arranques del protagonista para cortar impetuosamente las llamadas que recibe son predecibles y cansados, además de que no parecen tener justificación emocional. Todo esto repercute en el ritmo. A diferencia de otros filmes desarrollados en espacios confinados como Sepultado, aquí no hay emoción que avale las eventualidades ni obstáculos de Sean para llegar a su destino, y el manejo de los tiempos –se combinan escenas del vuelo con flashbacks– es desarticulado y batalla para equilibrarse.

Incluso, las secuencias climáticas demuestran falta de pericia en la dirección. Hay ocasiones donde el ángulo de la cámara es tan cerrado que no se distingue lo que hacen los personajes; en otras es tan abierto y estamos tan lejos de la acción que el dramatismo da paso a hilaridad, cuando en teoría es un momento de vida o muerte. El filme hace de su posible virtud el mayor de sus defectos, y ni la DEA puede salvarlo del agujero que cavó para sí mismo.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • La mula (Clint Eastwood, 2018)
  • Sicario (Denis Villeneuve, 2015)
  • Salvajes (Oliver Stone, 2012)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios