Buscador
Ver el sitio sin publicidad Suscríbete a la revista
Cine

En el barrio (In the Heights) – Crítica de la película musical

17-06-2021, 1:54:08 PM Por:
En el barrio (In the Heights) – Crítica de la película musical

Casi todo musical es como un cuento de hadas, pero En el Barrio es un eufórico canto comunitario que toca todos los puntos correctos de una realidad, tan esperanzadora como amarga, que desde hace años nos grita a la cara.

Cine PREMIERE: 4.5
Usuarios: 5
Votar ahora:

Antes de llegar a Hamilton, Lin-Manuel Miranda escribió In the Heights, un musical que en sus propias palabras fue todo un divertimiento por el hecho de conjugar palabras en español e inglés para lograr rimas atractivas y con sentido. El capricho no es gratuito y es que En el barrio, como se puede constatar en la nueva película que llega a los cines, es una fiesta que celebra sobre todo la presencia e influencia latina cada vez más creciente en los Estados Unidos. Apoyado en dicha línea de diversidad, este filme no cuenta una historia específica, pero al paso de una colección de ritmos latinos desmitifica el tan llamado sueño americano.

Y es que En el barrio es una película musical en donde sus personajes anhelan sobre todo regresar a sus raíces. A través de las muchas canciones sus personajes cuentan cómo llegaron a suelo estadounidense y el por qué se mantienen en él, a pesar de que no gozan de la cultura del lugar, ni de sus supuestos beneficios. Inmigrantes que llegaron desde Cuba durante los años cincuenta; o jóvenes que tratan de incluirse en el sistema educativo del país sólo para sufrir discriminación por su color de piel; o hasta jóvenes que persiguen un nivel de vida mejor que el de sus lugares de origen.

en el barrio película

Usnavi (Anthony Ramos), por ejemplo, es un joven que ha encontrado cierta estabilidad operando una tienda de abarrotes, sin embargo, su misión es comprar «El sueñito» una modesta propiedad en Republica Dominicana para convertirla en el alegre negocio playero de sus sueños. Por otro lado, Vanessa (Melissa Barrera) se observa a sí misma como una chica más que se dedica al diseño decorativo de manicure en un salón de belleza, pero que el fondo pretende algún día convertirse en una diseñadora de moda y encuentra dificultades para ser considerada dentro del sistema crediticio del país.

Como esas hay muchas historias y un gran abanico de personajes, pero todos tienen algo en común: el sueño americano no es suficiente para ellos y en efecto resienten esa conexión perdida con sus tierras latinas, una falta que buscan conciliar con la fiesta, los aparatosos bailables y la unión casi familiar que existe entre todos como vecinos. Precisamente En el barrio es una película cálida porque celebra los valores de la familia, la identidad y la resiliencia, sin importar en qué lugar se encuentren. Sin lugar a dudas, sus temáticas son específicas para cierto tipo de audiencia y seguramente serán chocantes para el sector más conservador del país vecino, lo cual explicaría quizás su descalabro en la taquilla.

en el barrio película

Aunque el musical fue originalmente creado y montado entre 2007 y 2008, extrañamente resulta relevante hoy por ese discurso constante de multiculturalidad. Por ello el elenco seleccionado proviene de todo tipo de rincones de América Latina. A pesar de los recientes comentarios que atacaron a Miranda por no reflejar una correcta inclusión en la cinta, la realidad es que ésta se enfoca en los cantos, sentimientos e historias de comunidades específicas. La música es un recordatorio de ello a todo lo ancho: hip-hop, salsa, bachata, merengue y hasta samba saltan por los altavoces, en un collage repleto de spanglish en el que sobre todo se habla del orgullo latino y la esperanza por una vida mejor.

Como debe ser en todo musical, los sonidos son el hilo conductor de la historia. Y es que cada personaje tiene su propio estilo sonoro y estos se conjugan cuando se trata de aterrizar el arco narrativo de cada uno. Los ritmos también son la brújula con la que el montaje configura la trama y las diversas historias. Su director Jon M. Chu, entendió a la perfección que se trata de una colección de relatos que hacen eco de las formas de vida contemporáneas y por ello abandona los esquemas clásicos del cine musical. Por ejemplo, cuando Damien Chazelle trazó La La Land (2016), decidió hacer un homenaje al Hollywood musical de antaño. Tomas largas y planos secuencia enmarcaban las coreografías de los personajes. Aquí no existe nada de eso. El ritmo es frenético, las tomas duran segundos, los colores saltan a la vista y Chu concilia la estética del videoclip moderno con el cine.

Lejos de tomarse ello como una falla de manual, al contrario, es una decisión que le da mucho atractivo al conjunto. Cada número musical aparece en pantalla con un previo que lo justifique dentro de la historia y con una puesta en escena frenética que hace eco de la «sangre caliente» que tanto se le asigna a la comunidad latina. Visualmente es una fiesta. Muchos colores en pantalla, encuadres atractivos, situaciones que desafían las leyes de la física, pasos de baile estimulantes y un montaje frenético, exclusivamente pensado para no aburrir la retina del espectador.

en el barrio película

Podría decirse que es una de las mejores adaptaciones musicales en años recientes, pero quizás su único problema es una duración excesiva, en donde las apariciones de Lin-Manuel Miranda se sienten como un capricho que no aportan demasiado a la historia. De igual forma en ocasiones su tonalidad «rosa» e insistentemente friendly podría resultar empalagosa para ciertos espectadores. No obstante, habría que observar que estamos frente a un género en donde las reglas pueden ser maleadas a voluntad por los autores en pos de generar emociones. Y la película En el barrio, es sin duda emocionante de principio a fin, con ese realismo mágico y sus secuencias de baile masivas muy a la usanza del cine de Bollywood.

Casi todo musical es como un cuento de hadas, pero En el Barrio es un eufórico canto comunitario que toca todos los puntos correctos de una realidad -tan esperanzadora como amarga- que desde hace años nos grita a la cara. A pesar de su representación de la comunidad latina, la realidad es que tras verla, cualquier tipo de público, proveniente de cualquier comunidad, podría identificarse con el verdadero corazón de la película: ese pulsante orgullo por festejar nuestros orígenes. ¡Carnaval del barrio!

Debido a la crisis sanitaria por COVID-19, en Cine PREMIERE te recomendamos revisar con las autoridades de salud las medidas sanitarias necesarias (especialmente el Lineamiento general para la mitigación y prevención de COVID-19 en espacios públicos cerrados) antes de acudir al cine a ver una película.

mm Mi carta de Hogwarts nunca llegó, así que enfoqué mi vida en el cine. Me gusta escribir, Harry Potter, Doctor Who y las fiestas en las que me pongo astrólogo. John Williams y The Killers musicalizan el drama de mi vida.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios