Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #112 – Pequeño gran Churchill

En el podcast de esta semana hablamos sobre la nueva película de Alexander Payne, la actuación de podría darle a Gary Oldman el Oscar.

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Entre mujeres: platicamos con el cast

Por:

19-11-2008

Una relajada plática con las protagonistas de Todo sobre las mujeres: Annette Bening, Meg Ryan y Eva Mendes.

Por Vera Anderson

“Hay una palabra para describirlas señoritas, pero no se utiliza en la alta sociedad”. Esa línea, pronunciada por Joan Crawford en la actuación que la convirtió en estrella, apareció al final de la cinta de George Cukor de 1939 The Women, un tapiz de indiscreciones maritales, chismes y amistades de por vida. Dirigida por Diane English, la versión del 2008 es igual de insolente y la protagonizan Annette Bening, Meg Ryan y Eva Mendes.

En una asoleada tarde californiana y las señoritas se sentaron a platicar sobre su trabajo en una cinta con un reparto enteramente femenino.

Todos en el cast son mujeres y se trata de una directora…
Meg: ¡Trabajar con tantas mujeres es tan diferente! Normalmente hay, tal vez, otra mujer en el set, pero aquí todas lo eran y fue muy divertido. No podríamos ser más diferentes, y no podríamos haber tenido más respeto o tener más interés sobre nuestras diferencias. Todas son tan inteligentes, fuertes y articuladas, fue fantástico el poder conocerlas. Aunque realmente el trabajo día a día de hacer una película, en realidad fue igual que siempre. Arquetípicamente, la idea de lo femenino es lo creativo, lo intuitivo, y la idea de lo masculino es la habilidad de articular el mundo, el sacar el mensaje y ser organizado. Y de vez en cuando ves a ciertas mujeres apoderarse de esos roles masculinos, y eso fue muy divertido de observar. Creo que el género es mucho más fluido de lo que queremos aceptar.

Annette: Todas nos llevamos muy bien. Yo soy como una mujer de negocios cuando voy a trabajar, sólo quiero hacerlo, que todo esté organizado, porque hacer una película pueden ser tan lento, como ver crecer al pasto. Pero en ésta no tuvimos mucho tiempo y todo lo teníamos que hacer muy rápido. Meg y yo hemos hecho muchas películas, ella es muy profesional y me gustó mucho trabajar con ella, nos divertimos mucho.

Meg:
Tengo que admitir que trabajar con una directora no es muy diferente a ser dirigida por un hombre. He trabajado con muchos hombres que son muy femeninos, muy poéticos, y con mujeres que tienen muchas cualidades masculinas. La diferencia está en que cuando eres una protagonista, una directora probablemente estará más interesada en tu funcionamiento interior. Sus películas son normalmente sobre mujeres y ellas están más interesadas en tus sentimientos que un hombre. La primera película que hice fue dirigida por George Cukor, Rich and Famous en 1981, e interpreté a la hija de Candice Bergen. Él le gritaba a la gente “¡No actúen!”, y algunas veces se involucraba mucho, otras no –ríe–. Ese es mi recuerdo principal de él.

Eva: La diferencia para mí al trabajar con Diane fue que durante todo el rodaje usó tacones, y cuando trabajé con Robert Rodriguez, él no los usaba todo el tiempo. ¿Sabes qué? Realmente no sé si existió una diferencia muy importante. Creo que más bien lo que distinguió a esta experiencia es que aquí todas eran mujeres. No había un sólo hombre. Bueno, el camarógrafo era hombre y hubo algunos en el set, pero la energía era completamente femenina y fue genial. Nos la pasábamos hablando, y cuidándonos todo el tiempo. Era como estar con tus hermanas. Sé que la gente quiere escuchar sobre peleas y competencias, pero yo sentí una verdadera unión y fue hermoso.

Cuando mujeres fabulosas como ustedes se juntan, ¿cuáles son los temas principales?
Eva: Hablamos de hombres. De hombres y de moda. Como un mes antes de empezar a filmar, todas nos quedamos en la casa de Diane English en Martha’s Vineyard y ensayamos, platicamos y desmenuzamos el guión. Y sí, yo diría que los dos temas principales fueron los hombres y la moda. En algún momento se coló una plática sobre bebés y alguna otra cosa, pero en general esas dos. ¡Realmente las cosas no han cambiado mucho desde la secundaria!

¿Qué es lo que más aprecian de las relaciones con las mujeres en sus vidas?
Eva: Esta fue la primera vez que fui a una premiere con mi mamá, mis dos hermanas y mis dos mejores amigas de la infancia. Nunca había sucedido, pero supuse que sería increíble, por todos los temas femeninos. Tengo aprecio por muchísimas mujeres en mi vida, porque la verdad es que no hay como tener a tus amigas. Los hombres vienen y van, bueno, los buenos se quedan, pero aún así, siempre necesitas a tus chicas. Jada Pinkett Smith ha sido eso para mí, es realmente una mujer muy importante en mi vida y siento que le puedo hablar de lo que sea. Es muy sabia.

Meg: Tengo muchas amigas y esas relaciones son muy profundas. Se trata simplemente de la facilidad de hablar con alguien a quien no le tienes que explicar a lo que te refieres. O relaciones que tienen mucha historia, con gente a la que conoces desde hace 15 ó 20 años. Esas son relaciones muy importantes para mí, y realmente no sé qué haría sin ellas.

Annette: Creo que las verdaderas amistades son muy escasas y muy valiosas. Es una de las cosas más importantes de mi vida, y creo que se debe a que a mis amigas más cercanas las he tenido desde muy, muy joven. Creo que esas amistades nos sostienen a lo largo de la vida de una forma en que otros aspectos no.

¿Cuál es su idea de un día perfecto?
Eva: Voy a dar una respuesta muy aburrida, pero me encanta quedarme en la cama: es un lujo no tener algo qué hacer, un lugar a dónde ir u otras presiones. Desayunar en la cama es algo que me hace feliz, que un hombre me haga el desayuno en la cama, estar ahí y con mi perro a mis pies, leyendo el New York Times… para mí eso es perfecto. Y si se puede en una casa en la isla de Capri con vista al mar, mejor.

Annette: Ah, ¿puede ser una fantasía? ¡Ahora sí abriste la puertas! Aunque supongo que en realidad sí me gusta mi vida como es, estar con mis hijos. Tal vez haría un poco de yoga, ir a comer con alguna de mis amigas, o mi esposo, y salir en la tarde, quizás a una obra o una buena ópera, una película… Pasar el tiempo con mi esposo (Warren Beatty). Algo sencillo, así.

Eva:
¡Hay muchas mujeres que creen que su día perfecto es pasar una tarde tranquila con su esposo!

Su filosofía hacia el envejecimiento.
Annette:
Yo me veo envejecer a diario. ¿Me encanta? No. Pero pues ni modo, eso pasa. Todo el mundo se hace más viejo, ¿cuál es la alternativa? Me gustaría vivir muchos años, si ese es mi destino. Me gustaría ser una actriz de edad, que digan: “Mírala, a los 85 sigue trabajando, haciéndole de la abuela loca”.

Meg: Siento que en cada edad nos reinventamos. Para mí, por lo menos, siento que es una constante. La única constante es el cambio y la curiosidad sobre todo. No siento límites. Estoy en una buena posición, tengo mucha libertad en mi vida y siento que me la he ganado y me encanta. Y sobre lo de envejecer, sobre el cuerpo, pues ahora tengo que correr más y hacer más yoga que antes –ríe–. Pero esta edad es buena. Hace 20 años yo no sabía nada de nada.

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios