Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #112 – Pequeño gran Churchill

En el podcast de esta semana hablamos sobre la nueva película de Alexander Payne, la actuación de podría darle a Gary Oldman el Oscar.

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Entrevista con Jean-Marc Vallée por Big Little Lies

Por:

03-04-2017

Platicamos con el realizador de la serie de HBO, Big Little Lies.

Ahora que se acerca el final de Big Little Lies por HBO, platicamos con el director Jean-Marc Vallee sobre su incursión en esta serie protagonizada por Reese Witherspoon, Nicole Kidman y Shailene Woodley.

En años recientes, has tenido un éxito brutal en la industria cinematográfica, ¿qué tiene este proyecto que te atrajo a la televisión? 
Mi primer trabajo profesional se llamaba Strangers (1996) y era una serie de antologías para HBO, suficientemente divertida. Luego hice películas y eso se convirtió en lo mío. Después Amy Adams me invitó a dirigir Sharp Objects (2017), también para HBO, que en este momento estoy realizando. Sin embargo, el proyecto no estaba listo todavía y Reese, con quien trabajé en Alma salvaje (2014), llegó y me dijo: “Trabajemos juntos otra vez, hagamos esto”. 

Entonces pensé: “Está bien, voy a explorar esta posibilidad”. Nunca antes lo había hecho, pero HBO está invitando a gente de cine para jugar en su alberca de pelotas, y la alberca se parece mucho a hacer largometrajes, en este momento por lo menos. Leí los primeros dos guiones y pensé, “Están buenísimos”, de modo que respondí, “Muy bien, hagámoslos realidad”. No podía dejar el trabajo luego de dirigir el episodio uno y el episodio dos. Yo fui quien eligió al reparto, sin mencionar que ya estoy involucrado emocionalmente con todos y quiero muchísimo a las chicas. 

 

¿En qué se diferencia la preparación para llevar a cabo una grabación para la televisión con la preproducción de una película? 

Yo dije, quiero filmar como generalmente lo hago en un filme, de modo que lo hicimos de la misma manera. Filmamos el episodio uno, dos y tres como una gran película. Después tomamos un descanso e hicimos lo propio con los episodios cuatro, cinco, seis y siete, como otro largometraje. Física y emocionalmente es más complicado: nos tardamos 90 días. Sin embargo, no me arrepiento. De hecho, me siento orgulloso, como que en este proyecto hay algo especial. 

 

Esta serie está muy orientada a las mujeres, e incluso el elenco tiene mucha fuerza femenina, ¿esto ha generado que sea una experiencia distinta en algún sentido? 

 Algunas veces tenía a las cinco actrices enfrente de mí y son mujeres muy inteligentes, así que por supuesto que de pronto había mucho de qué hablar. La maravilla de ello es que cuando decía “Acción”, había cinco magníficas actrices haciendo su trabajo. De pronto no sabía hacia dónde voltear y nunca quise ofender a ninguna diciéndole primero a otra: “Eres muy buena, me rompiste el corazón, eres hermosa”. 

Ni David E. Kelley (productor ejecutivo y escritor) ni yo nos sentimos intimidados ante las mujeres fuertes e inteligentes. Nos entregamos a este proyecto con pleno conocimiento de que estaba enfocado en personajes femeninos. Era su travesía, su historia. Sí, los hombres están ahí, son importantes, pero en realidad no se trata de ellos. Sin embargo, cuando Reese y Nicole me buscaron, no fueron a ver a una directora y, para escribirlo, se acercaron a David. Nunca dijeron que solamente trabajarían con mujeres. Por el contrario, pensaron: “amamos a estos dos caballeros y vamos a pedirles que hagan esto con nosotras”. Este es mi segundo proyecto enfocado a las mujeres. La gente dice que tengo un lado femenino muy desarrollado. Me parece que eso debe ser cierto. 

 

¿Cómo describirías tu estilo de dirección en este proyecto? 

Solamente tratas de capturar aquello que es enternecedor y bello. Todo es sobre la narrativa. No quiere decir que haya que interferir y hacer una demostración de estilo y de movimientos de cámara, ni de esto o del otro. Sí, claro que me divierto en el cuarto de edición cortando las escenas y agregando la música. Me meto a la mente de los personajes, como en el primer episodio, cuando Jane está corriendo. Sí se vuelve un estilo muy estético, pero únicamente para servir a un propósito, no para que el estilo se valore sobre la narrativa y la emoción. No movemos la cámara. Si lo hacemos es porque estamos siguiendo al personaje, es parte del juego y se siente real. 

 

¿Te gustó haber tenido siete horas para contar una historia así en vez de dos, como hubiera ocurrido en una película? 

 Estuvo bien tener el tiempo y contar la historia de todos estos personajes. No es un largometraje, en el que tienes un protagonista, quizá dos, quizá otros dos, pero definitivamente no cinco mujeres. Estamos siguiendo a todas sus familias, a sus hijos, a sus maridos, así como su relación con el océano. 

 

¿Puedes explicarnos cuán significativo es el rol que el océano juega en el show?

 La primera vez que fui a Monterey, cuando vi el Océano Pacífico allí, me pareció que estaba súper enojado y que era muy violento. Nunca había visto olas como esas y la puesta de sol fue maravillosa. Pensé que tenía que convertirse en un personaje y que el sonido del mar tendría que ser el sonido de la serie. Me dije “busquemos casas en las cuales estas mujeres tengan una conexión con el océano”. El océano es la madre de la humanidad, es tan poderoso, fuerte y misterioso, que se convierte en un gran símbolo. Madeline vive al nivel del mar. Celeste vive en los acantilados, por encima del nivel del mar. Jane puede ver cómo las olas rompen enfrente de su casa y uno las escucha… ella vive tantas cosas violentas y hay tanta conexión entre las olas y lo que ella vive. Renata vive a kilómetro y medio del mar, pero arriba de una montaña donde ella es como la reina que mira sus tierras. Jane es la única que posee una especie de souvenir extraño del océano, que tiene que ver con algo que verán en el tercer episodio. 

Tengo entendido que Nicole hizo muchas de las escenas que incluían violencia doméstica… que muchas de esas marcas son reales. ¿Cómo creaste un set en el que todos se sintieran seguros en ese ambiente, mientras estaban retratando temas tan complicados y, simultáneamente, llevaban a cabo este trabajo que incluso era físico?

Es muy difícil. Por eso teníamos también una doble. Sin embargo, evité usarla lo más que pude y Nicole fue muy valiente, tiene muchos pantalones. El coordinador de dobles estuvo siempre ahí, pero la forma en que filmamos, cámara en mano con la luz disponible, sin bloquear la luz, sin reflejarla tampoco, creó un espacio. Está siempre la impresión de que es real, nos encontramos bien inmersos en nuestra puesta en escena… sí, hacíamos ficción, pero se convirtió también en un tema de capturar. 
Yo filmo el primer ensayo y no le digo a los actores hacia dónde ir. No los bloqueo. Algunas veces el resultado es muy malo, mientras que otras es muy bueno y ya entonces trabajo sobre ello. Cubro la perspectiva femenina, lo que ven y hacia dónde van. Si ella empieza a caminar, se detiene y se mira a sí misma, o si lo mira a él, entonces yo edito desde su perspectiva y uso sus miradas para saber dónde cortar. 

Es lo mismo con las escenas violentas. Resulta útil no bloquear, de modo que no parezca que todo está montado y que no se vea ensayado. Nicole estaba dispuesta a hacer esto y a filmar sin ensayos previos. En los episodios seis y siete, hay escenas muy difíciles de ver. Fueron escenas muy difíciles de realizar. Pusimos algunas protecciones porque sabíamos que la iba a empujar. Así ocurre también en el Segundo episodio, él la empuja y luego tienen relaciones sexuales, y se convierte en un patrón de violencia y sexo. 

 

¿Cómo abordaste esa la línea narrativa y mostraste el contraste entre la imagen del matrimonio y la realidad? 

 Todo es perfecto. La casa, la forma como se ven, los niños. Incluso sus orgasmos están sincronizados. Eso es lo triste, que incluso en esas familias que se ven perfectas, podría haber secretos y violencia. 

Con Alex, la conversación fue: “Tienes que verte adorable. Necesitamos sentirnos en confianza contigo, tienes que ser un gran papá y un gran esposo y demostrarlo tanto como puedas”. Algunas veces nos surgían ideas como “Estamos esperando a Nicole, vamos a sentarte en el pórtico”. Los niños comen cereal. Él está afuera, mirando a sus gemelos, toma su café, es amable.

La dinámica de la pareja es: él se siente culpable, así que va a ser bueno hasta la próxima vez que se sienta inseguro o tenga miedo de perderla, o se sienta mal porque le gritó. Entonces escala y entonces la violenta. Luego, por seis, siete u ocho semanas, es lo más lindo del mundo. Es el único que le dice la verdad al terapeuta, porque su esposa lo protege. En la primera sesión de terapia, ella quiere hacerle el amor y por primera vez hay esperanza. Hay esperanza. Ella se siente tan agradecida con él porque dijo la verdad y porque quiere deshacerse de ese demonio interno que los acecha. Él de verdad lo intenta y te rompe el corazón su esfuerzo. 

 

Es increíble tener a Alexander Skarsgard interpretando a Perry. Todas las mujeres pensarían que es un esposo y un padre maravilloso. ¿Cómo resultó la experiencia de trabajar con él? 

Se comprometió muchísimo. Dio el 200 por ciento en todas las direcciones imaginables. Cuando necesitaba sacar su lado oscuro, cuando debía ser sexy y sexual, cuando era el momento de ser amable, amoroso y tierno… es simplemente maravilloso. Me quedé impresionado ante su profesionalismo, ante la devoción que tiene por su trabajo y que, en consecuencia, lo hace trabajar muy duro. Escucha y hace que las cosas que ejecuta parezcan facilísimas.

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios