Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #139 – Megalodón caribeño

Megalodón y la edición impresa de agosto

Agosto 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Errores en películas de Harry Potter

Por:

19-07-2018
Errores en películas de Harry Potter

Harry Potter se encuentra entre las sagas más queridas del público, pero tiene algunos errores que no podemos ignorar ni con un hechizo Obliviate.

Harry Potter inició su brillante recorrido en el mundo de la literatura, con la fascinante historia escrita por JK Rowling. Poco tiempo después expandió sus fronteras a la pantalla grande, con la saga cinematográfica que todos conocemos. Hoy en día, es una de las franquicias más queridas entre el público, con más de $8,500 MDD en taquilla global acumulada. Sin embargo, eso no la libra que tengamos errores en películas de Harry Potter.

A pesar del minucioso trabajo de las adaptaciones por preservar el legado de los libros, las películas tienen algunos errores en su construcción. Lo cierto es que ninguno afecta el aprecio que sentimos por la saga, pero sí que han dado mucho de qué hablar entre los potterheads.

A continuación recordamos algunas de las más importantes:

 

Diferencia de estaturas (Harry Potter y el Misterio del Príncipe, 2009)
La diferencia de estaturas entre Michael Gambon y Daniel Radcliffe es considerable: el primero mide 1.83 m. y el segundo sólo 1.65 m. Esta discrepancia resulta más que evidente en los primeros minutos de El misterio del príncipe, cuando Albus Dumbledore y Harry Potter son filmados de espaldas mientras ingresan a un hogar muggle en busca del profesor Slughorn. La producción se olvidó de ello a los pocos segundos, con una toma frontal que los muestra con sólo unos centímetros de diferencia. ¿Qué clase de magia oscura es esta?
Cajas de baterías (Harry Potter y el Prisionero de Azkaban, 2004)
Hermione Granger hizo uso de un hechizo ampliador de espacio en Las Reliquias de la Muerte, el cual le permitió transportar toda clase de productos –ropa, libros y hasta casas de campaña– en la comodidad de su bolso. El perfeccionamiento del conjuro le tomó algún tiempo, pues El prisionero de Azkaban la muestra tanto a ella como a Harry Potter con evidentes cajas de baterías en sus espaldas, que seguramente eran utilizadas para sus respectivos micrófonos en exteriores.
Camarógrafos en Hogwarts (Harry Potter y la Cámara Secreta, 2002)
Todo buen potterhead sabe que los muros de Hogwarts están llenos de misterios: fantasmas, cuadros parlantes y bestias ancestrales. Ninguno de ellos se compara al camarógrafo perdido visto en La cámara secreta, el cual apareció brevemente entre los estudiantes que miraban fascinados el duelo mágico de Harry Potter y Draco Malfoy.
Problemas temporales (Harry Potter y el misterio del príncipe, 2009; Harry Potter y las reliquias de la muerte, 2010)
(Vía)
Warner Bros. nunca explicó la fecha exacta en que se desarrolla su adaptación de Harry Potter, pero las fechas en las lápidas de James y Lily Potter permiten concluir que éstas respetan la temporalidad de las novelas. Esto no tuvo mayor impacto en el desarrollo de la saga, hasta que el regreso de Voldemort nos trasladó de lleno al mundo muggle. El primer error sucedió en El Misterio del Príncipe, que se desarrolla en 1996, pero muestra la destrucción del Millennium Bridge construido en 1998 e inaugurado en el 2000. La primera parte de Las Reliquias de la Muerte tuvo un fallo similar, pues los nostálgicos Harry y Hermione bailan a ritmo de “Oh Children” de Nick Cave, una canción liberada en el 2004, en una historia que se desarrolla en 1997. No sabemos si fue una distracción, o un mal uso del Giratiempo en el equipo de producción.
Cabellera mágica (Harry Potter y la Piedra Filosofal, 2001)
(Vía)
El profesor Quirinus Quirrell ocultaba toda clase de secretos bajo su turbante. No nos referimos únicamente a la presencia de un frágil Lord Voldemort, quien maquinaba su regreso en su cuero cabelludo, sino a su enigmática cabellera que aparecía y desaparecía a placer durante la película. ¡Esas sí que son artes obscuras! El error pudo evitarse con un turbante ligeramente más grande.
El no tan divertido Torneo de los Tres Magos (Harry Potter y el Cáliz de Fuego, 2005)
(Vía)
La nueva edición del Torneo de los Tres Magos genera una gran emoción entre los alumnos de Hogwarts, una reacción comprensible para los potenciales participantes que sueñan con alcanzar la fama, aunque no tanto para aquellos destinados a formar parte del público. La primera prueba es espectacular, con los contendientes enfrentando la ira de diferentes dragones. Las otras son más bien aburridas para el público, pues una se desarrolla completamente bajo el agua y la otra en un laberinto secreto. Sobra decir que en el mundo mágico no hay pantallas para repeticiones, ¿entonces en qué radica la fascinación? No sabemos ustedes, pero nosotros nos quedamos con un buen partido de Quidditch.
Adiós a las piernas (Harry Potter y la Orden del Fénix, 2007)
(Vía)
Grawp nunca tuvo una gran presencia en la saga mágica, pero fue más que suficiente para deshacerse temporalmente de Dolores Umbridge y con ello, permitir la partida del Ejército de Dumbledore rumbo a la Sala de las Profecías. La profesora no fue la única aquejada por el gigante, sino también Hermione Granger, cuyas piernas desaparecen por unos instantes cuando el personaje CGI la levanta por los aires.
El viaje de Newt Scammander (Animales fantásticos y dónde encontrarlos, 2016)
(Vía)
El primer spinoff de Harry Potter inicia con una estética evidentemente nostálgica, que incluye al viajero Newt Scammander contemplando el panorama neoyorquino mientras su barco se acerca a los muelles americanos. No todo es felicidad, pues el zoólogo mágico se muestra evidentemente nervioso por el contenido de su equipaje. La gran pregunta es ¿por qué ingresar de este modo? Después de todo, la historia nos dice que los magos del mundo tienen mejores métodos para viajar libres de preocupaciones muggles como un vulgar registro en la aduana. Quizá haya restricciones mágicas, o quizá el personaje sea un romántico que quería viajar a la viaja usanza.
La enigmática fortuna de los gemelos Weasley (Harry Potter y el Misterio del príncipe, 2009)
(Vía)
La saga mágica reitera en incontables ocasiones la precaria situación económica de los Weasley. La gran pregunta es: ¿de dónde sacaron Fred y George el dinero necesario para su tienda de bromas? No tenían una pequeña fortuna oculta, ni aprovecharon el Mapa del Merodeador para realizar atracos. La respuesta se oculta en las novelas de JK Rowling: el Torneo de los Tres Magos va más allá de la popularidad, ya que su ganador también es acreedor a una importante suma económica. En las novelas se explica que el premio de la última edición habría sido dividido, pero la muerte de Cedric Diggory convirtió a Harry Potter en el gran ganador. Sobra decir que el Elegido no quería, ni necesitaba de la suma, de modo que decide donarla a los gemelos para ayudarles en la apertura.
El destino de Barty Crouch Jr. (Harry Potter y el Cáliz de Fuego, 2005)
(Vía)
¡Pobre Harry Potter! No sólo estaba destinado a enfrentarse con el Señor Tenebroso, sino también con la opinión pública que no creía en sus palabras. Esto pudo solucionarse con la captura de Barty Crouch Jr. durante el desenlace de El Cáliz de Fuego, pero el personaje fue completamente ignorado en La Órden del Fénix. ¿Era acaso un complot del Ministerio contra el Elegido? No precisamente, más bien un hueco que puede solucionarse fácilmente con el apoyo de los libros. La omisión del mortífago radica en que fue sentenciado al beso del Dementor al final del cuarto libro, un castigo que lo deja en estado vegetativo e imposibilitado para declarar sobre el regreso de Voldemort.
El mal uso del Mapa del Merodeador (Harry Potter y el Prisionero de Azkaban, 2004)
(Vía)
El Mapa del Merodeador es uno de los objetos más fascinantes en la saga mágica, pero también uno de los más útiles para encontrar amigos o enemigos, aun cuando estos permanezcan ocultos o disfrazados. Así lo demuestra Harry Potter, cuando su uso le permite descubrir que Peter Pettigrew no está muerto como todos pensaban, sino que deambula por los pasillos de Hogwarts bajo la identidad de Scrabber. La pregunta aquí es, ¿cómo fue que Fred y George Weasley no se habían dado cuenta de ello anteriormente? Los gemelos tuvieron el objeto desde hace tiempo y parece improbable que nunca se percataran que el mortífago estuvo cerca de su familia por años. La única respuesta es que estaban tan concentrados en las bromas que no ponían atención a nada más.
Los recuerdos de Snape (Harry Potter y las Reliquias de la Muerte – Parte II, 2011)
(Vía)
En el papel, el Pensadero tenía un funcionamiento relativamente sencillo. Sin embargo, el artefacto se torna complejo cuando analizamos su uso en las películas y muy especialmente en la última entrega de la saga. Todo sucede cuando Harry Potter echa un vistazo en los recuerdos de Severus Snape, que van desde su infancia hasta su alianza con Albus Dumbledore. Todo tiene lógica, excepto un pequeño detalle: ¿por qué el redimido mortífago es capaz de recordar las últimas palabras de Lily Potter a su hijo cuando ni siquiera estuvo ahí? Esto ha generado algunas teorías entre los Potterheads, como la posibilidad de que las memorias vistas puedan fusionarse con las del observador. Poco probable, pero este error no evita que la secuencia se mantenga entre las más queridas por los aficionados, que la recordarán… siempre.
mm

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios