Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #205 – Ya viene Star Wars

Ya casi regresa Star Wars.

December 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Los superhéroes de DC: La TV les sienta bien

Por:

16-10-2016

El universo televisivo de DC (Arrow, The Flash, Supergirl y Legends of Tomorrow) se consolida como una de las mejores adaptaciones de cómics a live-action.

Al principio sonaba como que sería un típico show de adolescentes. La cadena que lo transmitía en Estados Unidos era The CW (famosa por su programación enfocada en aquel segmento de jóvenes) y el creador, un veterano de la TV que se hizo cargo de Dawson’s Creek a los 28 años y quien, desde entonces, había creado los dramas Everwood, Jack & Bobby y dirigido la comedia romántica Bajo el mismo techo, con Katherine Heigl y Josh Duhamel. Si les está costando trabajo recordar alguno de estos títulos, no se preocupen: así como casi el resto del currículum de Greg Berlanti, nada en su pasado nos podría preparar para lo que haría en el mundo del cómic.

Arrow comenzó como una propuesta que Andrew Kreisberg, Marc Guggenheim y Greg Berlanti presentaron a la cadena WB (que después cambiaría su nombre a CW) en 2012. Después de todo, el hueco que había dejado Smallville un año después de su cancelación se seguía sintiendo. Similar a aquella, la serie basada en Green Arrow que ellos proponían exploraría la idea de un superhéroe en la vida real. Su tono, sin embargo, sería mucho más serio que el de aquel programa sobre Clark Kent. Quizá por eso, más que una serie de superhéroes, la primera temporada de Arrow (estrenada en 2012) se siente más como un procedimental de crimen en el que cada semana el héroe debe enfrentarse a una amenaza menor diferente. Incluso, el villano principal ni siquiera usaba máscara o llevaba un nombre colorido: era simplemente Quentin Lance, el jefe de la policía empeñado en capturar al vigilante nocturno. 

La recepción por parte del público y la crítica fue buena desde el principio (adjetivo impreciso que elegimos con cuidado para reflejar la respuesta positiva, pero mediana, que obtuvo). Sin embargo, fue para su segunda temporada que el show comenzó a encontrarse verdaderamente. Con la inclusión de Slade Wilson, un clásico villano de Green Arrow en los cómics, y la amenazante presencia de Ra’s al Ghul y la Liga de las Sombras, Arrow por fin despegó. Tanto, que de repente la idea de una expansión del universo –Arrowverse, para entendernos mejor– ya no parecía tan loca. 

Y así, habiendo aprendido algunas lecciones de aquel primer intento de adaptar un cómic a la pantalla chica, The Flash arrancó durante los últimos tres episodios de la segunda temporada de Arrow y las diferencias fueron claras desde ese momento. A diferencia de Oliver Queen, Barry Allen no anda por la vida atormentado (con todo y que perdió a su madre a muy temprana edad) y sus acompañantes no son exmilitares, miembros de la policía local o entrenados por ninguna liga mística y/o misteriosa. Siendo realistas, todos en The Flash son un montón de nerds. El tono es mucho más ligero, las aventuras mucho más fantásticas y hasta los nombres de los villanos (cortesía de Cisco Ramon) son mucho más simpáticos. “Son historias de carne y hueso”, nos dijo en entrevista Vicky Zambrano, la vicepresidenta de programación de Warner Channel. “Y ahí es donde se encuentra la conexión emocional que hace el público con estos shows”. Aun con sus diferencias abismales en tono, ambos funcionan como parte de un mismo universo compartido. Y, como dice el comercial, funcionan muy bien. 

Y es aquí, quizá, donde los caminos cinematográficos y televisivos emprendidos por DC Comics difieren fundamentalmente: los primeros nunca han soltado el espíritu despreocupado y aventurero de las historietas, mientras que los segundos escogieron el sobrio sendero de las metáforas de dioses fallidos ligeramente disfrazadas. Cabe mencionar que con lo poco que hemos visto de La Liga de la Justicia es posible que el lado cinematográfico aún nos sorprenda en el futuro. Sin embargo, y por lo pronto, es en la TV en donde actualmente encontramos a un DC maduro y en control, pues ha logrado crear un universo rico, exitosamente entrelazado y con personajes que hacen honor al espíritu de sus contrapartes en las páginas.


Hay para todos en la villa de DC

“Lo primero que hago es pensar, ‘¿qué tipo de show sería si le quitáramos los superpoderes?’”, le dijo Berlanti a Variety sobre lo que pasó por su mente cuando DC Comics le propuso hacer Supergirl (sí, para la tercera serie, ellos lo buscaron a él). “Como fan, ¿qué es lo que yo quisiera ver?”. Es este punto de partida, el de un verdadero fan de los impresos, lo que le ha permitido al productor ser el experto a quien visitas cuando quieres un show de superhéroes. “¿Cómo podemos aplicar las lecciones que aprendimos en The Flash y en Arrow, a un presupuesto mucho más grande?”, se preguntó el ejecutivo en sus primeras juntas creativas. Y es que, aunque la segunda temporada de Supergirl ya estará compartiendo hogar en The CW con sus “primas”, la primera fue producida y transmitida por la mucho más robusta CBS… hogar de los megaéxitos The Big Bang Theory, Two and Half Men y la franquicia entera de CSI. Ese presupuesto le permitió al equipo crear efectos especiales que no le piden nada a cualquier producción cinematográfica y, aunque eso era importante, nada supera el cuidado y la atención que los creadores han puesto a la elección de su elenco: “La decisión más importante que debes tomar como productor”, le diría Greg Berlanti a Hollywood Reporter, “es quién actúa y quién dirige”. 

De esta forma, Stephen Amell (Oliver Queen), Grant Gustin (Barry Allen) y Melissa Benoist (Kara Danvers o Zor-El, como prefieran) encarnaron, desde el principio, todo lo que Berlanti veía en sus versiones de estos personajes. Sin embargo –y aquí hay una diferencia importante con el universo de DC en el cine–, aquí son los personajes secundarios los que han hecho a cada uno de estos programas volar más allá de lo que cualquiera hubiera imaginado. Son ellos y sus personalidades quienes definen y son la esencia de DC Comics en la televisión y quienes nos hacen regresar semana tras semana. Sería difícil negar que la verdadera razón de ser de Oliver está en otro lado que en Felicity Smoak y Thea Queen; o que quienes mantienen a Barry relevante son Cisco (Carlos Valdes), Caitlin (Danielle Panabaker), el Dr. Wells (Tom Cavanagh) e Iris (Candice Patton); o que la tridimensionalidad del personaje de Kara proviene de su relación con James Olsen (Mehcad Brooks), Winn (Jeremy Jordan), su hermana Alex (Chyler Leigh) y Kat Grant (Calista Flockhart). 

Tanto impacto han tenido los personajes secundarios, que, aprovechando su buena racha, The CW pidió a Berlanti desarrollar uno más. Bienvenidos a Legends of Tomorrow, una serie sobre viajes en el tiempo con un equipo formado por personajes de Arrow (White Canary, Atom), The Flash (Firestorm, Hawkgirl, Hawkman, Captain Cold y Heatwave) y una nueva inclusión a la lista: el veterano de la aventuras a través del tiempo, Arthur Darvill (Rory, en Doctor Who) como el líder del equipo, Rip Hunter. Con ésta, la más campy y desfachatada de las propiedades del sello Berlanti, DC Comics TV se acerca cada vez más a la emulación de lo que hicieron los impresos en su momento. Es decir, a tener varios títulos independientes, cuyos personajes no sólo saben de la existencia de los demás, sino que frecuentemente se encuentran y “juegan” en el terreno del otro. Con tantos títulos al aire, una pregunta obvia surge: ¿cómo justificar que no se estén hablando entre ellos constantemente para pedirse ayuda? Fácil. Algunos viven en otras dimensiones a las que (hasta ahora) sólo Barry con su supervelocidad tiene acceso… y a veces todo se resuelve con diálogo (“¡Qué bueno que Cisco desarrolló tu aparato para dar el grito del canario, Black Canary!”). ¿Recuerdan cuando dijimos que en este lado de DC todo era más aliviando?

 

Ese tono ligero y amor hacia el material original han sido fundamentales, pero lo que ha arrebatado el corazón de los fans ha sido la inclusión de actores de todo el pasado histórico de DC. “Esa parte de la nostalgia es importante”, nos dijo Vicky Zambrano. “Porque contenidos que generen culto los hay, pero que además de eso, liguen generaciones de la forma en que lo logran los superhéroes, creo que es difícil de encontrar”. Como fans que crecimos consumiendo todos estos programas y cómics, uno no puede evitar sonreír al ver al Flash televisivo original, John Wesley Shipp, como el padre de Barry Allen; al ver que el papá y la mamá de Supergirl son el Superman de los 90 y la Superchica de los 80, Dean Cain y Helen Slater; al constatar que Laura Vandervoort (Kara Zor-El en Smallville) es ahora la villana Indigo; o al enterarnos de que en esta nueva temporada veremos a la Mujer Maravilla original, Lynda Carter, como la presidenta de Estados Unidos. Y, claro, cómo no disfrutar al bonachón de Brandon Routh, ahora en el traje de Atom.  “Greg ha hecho una excelente labor al revigorizar el género de superhéroes en la televisión”, le dijo el CEO de Warner Bros., Kevin Tsujihara, a Variety. “Abrió el canon de DC y se lo presentó a los fans de una forma nueva. Somos muy afortunados de trabajar con él”. Y esa confianza que el estudio ha puesto sobre Berlanti ya se tradujo en uno de los grandes honores que podría recibir: ya tiene autorizado utilizar a uno de los dos pilares sobre los cuales se erige toda la mitología del superhéroe. Superman (encarnado por Tyler Hoechlin) aparecerá como invitado especial en National City, la ciudad que su prima protege. ¿Tendremos esperanza de ver a Bruce Wayne por ahí algún día? “Nunca digas nunca”, contestó Stephen Amell a esta pregunta cuando se la hicieron en Comic-Con hace unos meses. 

Y sí, ¿quién diría que un chico a cargo de lo que era esencialmente una telenovela para adolescentes terminaría siendo el sabio maestro de los cómics en live action? Nunca digas nunca. 

 

Arrow comenzará su nueva temporada el 20 de octubre; The Flash también el 20; Supergirl el 26 y Legends of Tomorrow ése mismo 26. Las cuatro por Warner Channel.

 

(Éste texto fue originalmente publicado en Cine PREMIERE #264 de septiembre 2016)

 

 

Escritor, director de cine y director editorial en ésta, su amigable vecina publicación de cine, Cine PREMIERE. Nunca perderá la esperanza de una segunda temporada de Studio 60 on the Sunset Strip y Firefly.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios