Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE 104 – Jim, Andy y La liga de la Justicia

Hablamos de Liga de la Justicia, The Square y el documental Jim & Andy: The Great Beyond

Noviembre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine NOTICIAS

Festival de Toronto 2017: The Shape of Water, de Guillermo del Toro

Por:

12-09-2017
the-shape-of-water-toronto

Desde el Festival de Toronto 2017 (Toronto International Film Festival), nuestras primeras impresiones de The Shape of Water, la nueva película de Guillermo del Toro.

Érase una vez una solitaria chica que oía, pero no podía hablar. Érase una vez su vecino, un señor para quien estaba prohibido decir que amaba a quien amaba de verdad. Érase una vez su colega de trabajo, una mujer afroamericana y de carácter fuerte en un país que no gustaba ni del uno ni del otro. Érase una vez su jefe, él que sí se creía que no había mejores tiempos para estar vivo y que él era el hombre del futuro. Érase una vez su amor, una criatura salvaje que habían alejado de su tierra y que pretendían ahora moldear a su gusto. Érase una vez su apoyo inesperado, un científico de gran corazón que se había metido en aguas turbias. Érase una vez su ciudad, cerca del agua y lejos de todo lo demás. Érase una vez su amor por el cine y por la criatura. Érase una vez su país, en medio de una guerra que llamaban “fría” y de una caza de ciudadanos que llamaban “brujas”. Érase una vez The Shape of Water, (La forma del agua, como se le conocerá en nuestro país a su estreno el 12 de enero) el nuevo cuento de hadas del artesano Guillermo Del Toro.

Su décimo largometraje (vean el trailer aquí), que el tapatío ejecuta casi a la perfección, es el florecimiento de todo lo que ya había sembrado en sus títulos anteriores: los monstruos, la imposibilidad de comunicar, la necesidad de pertenecer, la imaginación como un refugio, la vida secreta como una salvación y la diferencia como una fuerza. El resultado es un homenaje al cine por un soñador trabajador que quiere abrazar al mundo con un mensaje de aceptación del otro.

La película abre con una secuencia lírica de una mujer dormida sobre un sofá en un departamento debajo del agua. En los colores y el diseño de decorados, The Shape of Water nos recuerda de inmediato el trabajo de la dupla creativa francesa Caro/Jeunet y sus icónicas Delicatessen y La ciudad de los niños perdidos. Predominan el rojo y el verde y hay un dejo anticuado en la atmósfera que no es solamente la reconstitución de la década de los años 60, sino algo más profundo, más fijado en el tiempo. Conforme va avanzando la película, también toma prestadas unas referencias visuales a Frank Miller, con lo que puede parecer un cómic en live action. Finalmente, hasta se permite un cambio de estilo radical para sellar el homenaje al cine, pero ésta es una sorpresa demasiado bonita para contárselas ahora. Sally Hawkins interpreta a Elisa Esposito con una paleta de emociones que pasan exclusivamente por el rostro, la mirada y el cuerpo. Un inmenso trabajo actoral, el de comunicar sin palabras. Elisa es solitaria y discreta, pero no es inocente ni sin personalidad. Se masturba en la tina, llega tarde al trabajo y desobedece las reglas impuestas por el terrible jefe del laboratorio. Así conoce a la criatura, este que unos llaman un Dios, otros llaman un monstruo. Este que tiene el poder de curar o él de destruir, este que es nuestro espejo y el recipiente de nuestras frustraciones y odios. Este que la enamora y le hace sentir por primera vez que ella también pertenece. Porque sí, The Shape of Water es definitivamente una película sobre el amor. No el cursi, no el de las comedias románticas. Sino el amor entre dos personas que se encuentran (o será que se reencuentran, como nos podría dejar pensar un elemento hacia el final del relato) y se reconocen en sus diferencias.

 

the-shape-of-water-critica

Sally Hawkins en The Shape of Water

Coescrita con Vanessa Taylor, también guionista de Divergente y de unos capítulos de Game of Thrones, esta historia original de Del Toro tiene además mucho humor y distancia crítica sobre la pretendida “normalidad” de los demás. Aquí nadie es lo suficientemente bueno para el sistema aplastante del American Dream: su piel no es blanca, su cultura no es anglosajona, sus preferencias sexuales van en contra de la moral. Del Toro apunta a una sociedad que lleva 50 años diciendo a los suyos que algunos pueden estar y otros no, ninguna novedad bajo el discurso de odio y segregación del presidente Trump. “Lo de hoy es un tumor”, dice Del Toro en conferencia de prensa, “no significa que no estaba el cáncer antes. Sólo significa que ahora se ha materializado.”

Después de ganar el León de Oro en Venecia hace apenas dos días, The Shape of Water, era por supuesto uno de los títulos más esperados de la selección del TIFF y además de los aplausos recibidos en la proyección de la mañana, el público de Toronto le dio una ovación de pie a Del Toro y a su elenco en la presentación de gala en el Elgin Theatre. Esto pinta bien, ¿no creen?

Notas relacionadas

Comentarios