Buscador
Suscríbete a la revista
Artículos

Memoria viva: 60 años de la Filmoteca de la UNAM

08-07-2020, 12:49:29 AM Por:
Memoria viva: 60 años de la Filmoteca de la UNAM

A más de medio siglo de vida, la Filmoteca de la UNAM resguarda los tesoros cinematográficos del mundo e impulsa el amor por aquellas historias que vivirán por siempre en una tira de celuloide.

En 1994, un grupo de empleados de la Filmoteca de la UNAM discutía alrededor de una vieja moviola. La pantalla de aquel aparato pionero en la edición de películas mostraba algo que nadie había visto antes. Una tira de celuloide contenía una escena de Los olvidados, de Luis Buñuel, donde Pedro (Alfonso Mejía) asesinaba al Jaibo (Roberto Cobo) y después volvía a la escuela correccional; es decir, algo completamente distinto al desenlace macabro que recordamos de aquella película.

Tras investigar más sobre dicha secuencia, esta institución entendió que tenía en sus manos un final alternativo de aquella icónica cinta: uno que le obligaron a filmar a Buñuel en caso de que no se pudiera exhibir el original. Aquel rollo de película –que permaneció oculto más de 40 años– ayudó a colocar la pieza que le faltaba al rompecabezas del imaginario del cineasta. Era la prueba máxima de su libertad y de su desafío constante a lo establecido. Esa tira de celuloide, de apenas unos pies de extensión, se convirtió en un tesoro invaluable.

Los olvidados Filmoteca de la UNAM
Roberto Cobo y Stella Inda en Los olvidados. Foto: Filmoteca de la UNAM

El guardián de la memoria

Fundada el 8 de julio de 1960 por el cineasta y promotor cultural Manuel González Casanova, la Filmoteca de la UNAM se ha convertido en el guardián de la memoria fílmica en México; un lugar lleno de “imágenes poderosas o simplistas, que representan aspiraciones, sueños, ideas, formas de pensar, de ver el cosmos, de entender éste en un determinado contexto histórico”, como lo describió el crítico e historiador Rafael Aviña en el libro Filmoteca UNAM: 50 años. “Un momento específico, suspendido en el tiempo. El retrato de un mundo que ya no existe. Y gracias a su preservación, es posible viajar en el tiempo y entender el momento en el que fueron concebidas”.

Visitar este recinto –hoy ubicado en Ciudad Universitaria– nos permite asomarnos de forma gratuita a más de 50 mil títulos contenidos en 450 mil rollos de película; 90 mil fotografías, 10 mil carteles, 7 mil lobby cards e incontables libros, periódicos y revistas –incluidas las 310 ediciones de Cine PREMIERE–. “Estar en la Filmoteca es como estar parado en una mina de oro y a cada paso que das te vas encontrando con un tesoro distinto”, nos dice Hugo Villa, actual director de esta institución.

Filmoteca de la UNAM restauración
Foto: Filmoteca de la UNAM

Dicho acervo inició con una generosa donación del prolífico productor mexicano Manuel Barbachano Ponce, quien, en 1960, donó varias latas de nitrato que contenían los filmes Raíces (Dir. Benito Alazraki, 1954) y Torero (Dir. Carlos Velo, 1956). Aquellos rollos –donde venía oculto el final alternativo de Los olvidados– cimentaron el que hoy es el mayor acervo fílmico de América Latina.

Sus 15 bóvedas de nitrato cuentan con las condiciones ideales para garantizar la conservación de materiales fílmicos altamente inflamables. En sus anaqueles se resguarda todo tipo de tesoros, desde el negativo original de Los olvidados, reconocido como Memoria del Mundo por la UNESCO en 2003, hasta el acervo de Salvador Toscano, el legado audiovisual más importante de la Revolución Mexicana.

En este sentido, su espíritu protector no sólo se limita a albergar los grandes clásicos del cine nacional, sino a preservar todo tipo de material fílmico, sin distinciones. Junto a títulos que han formado nuestra identidad –desde piezas clave del cine silente como Tepeyac (Dirs. Carlos E. Gonzáles, José Manuel Ramos y Fernando Sáyago, 1917), hasta la trilogía revolucionaria de Fernando de Fuentes–, la Filmoteca también resguarda pequeños fragmentos no identificados que, con el tiempo, revelan un gran valor histórico. “Hace unos meses encontramos un pedazo que podría ser parte de El coloso de mármol, documental de 1928 sobre la inauguración del Palacio de Bellas Artes”, nos cuenta Hugo Villa.   

El compadre mendoza Filmoteca de la UNAM
El compadre Mendoza (Dir. Fernando de Fuentes, 1933) Foto: Filmoteca de la UNAM

Memoria viva

Inspirado por el amor palpable de distintos cineclubes universitarios de los años 50, Manuel González Casanova materializó uno de sus grandes sueños al fundar la Filmoteca de la UNAM. “Lo que comenzó siendo una discreta oficina, donde se programaban funciones de cine y se facilitaban algunas copias de 16mm a los cineclubes (…), se transformó en una institución donde no sólo se rescata, preserva y restaura el patrimonio fílmico de nuestro país, sino también en una entidad que lo difunde a escala nacional e internacional, y que también apoya su realización”, relató Guadalupe Ferrer, exdirectora de esta institución, en Filmoteca UNAM: 50 años.

En 2017, la Filmoteca recibió el Ariel de Oro por sus actividades de preservación, pero también ha destacado por impulsar la producción de distintos proyectos audiovisuales, documentales y largometrajes de ficción. También ha realizado publicaciones impresas y actividades académicas sobre historia y apreciación, como el seminario 50 lecciones de cine –impartido por José Revueltas, Raúl Lavista, Alejandro Galindo y Carlos Velo, entre otros–, que impulsó la creación de la hoy Escuela Nacional de Artes Cinematográficas (antes CUEC).

Como formadora de grandes investigadores y cinéfilos, en 1987 esta institución consolidó la Medalla Filmoteca de la UNAM, un reconocimiento destinado a quienes han contribuido a enriquecer el patrimonio cinematográfico en el mundo. La particularidad de esta presea es que se elabora en un 99.9% con plata pura extraída del proceso de revelado en sus laboratorios. Un premio de cine hecho de cine. 

Como parte de la Federación Internacional de Archivos Fílmicos, se ha asociado con las cinematecas del mundo para trabajar en la restauración de títulos invaluables –como Redes (Dirs. Fred Zinnemann y Emilio Gómez Muriel, 1934)–, o la recuperación de filmes que se creían perdidos, como Drácula (Dir. George Melford, 1931).

Pero el mayor logro de la Filmoteca de la UNAM ha sido incentivar el amor por el cine en la comunidad que la rodea. “La misión de una filmoteca es preservar las películas”, afirma Villa. “Pero la de una filmoteca universitaria es también acercar esas historias a los estudiantes, al público que se forma en la universidad. Somos un sitio muy abierto a quienes buscan conocimiento, que se acercan con respeto y con reverencia. Esa parte la hace muy afortunada porque nos hace estar muy vivos. Y que nuestro material todo el tiempo sea consultado lo convierte en memoria viva”.

El grito Filmoteca de la UNAM
El grito (Dir. Leobardo López Arretche, 1968) Foto: Filmoteca de la UNAM

· Lee también: El grito: La revolución en 16mm

Felices 60, querida Filmoteca

El gran archivo fílmico de la UNAM celebrará seis décadas de vida con una oferta imperdible de películas y actividades en línea. Éstas se suman a su catálogo imperdible de cintas en streaming el cual incluye cintas como El tren fantasma (1926); El puño de hierro (1927); Dos monjes (1934); La otra (1946) y Los confines (1987), entre otras.

Este 8 de julio –y sólo por 24 horas– la Filmoteca de la UNAM exhibirá en línea el filme Torero (1956). La cinta de Carlos Velo –junto a Raíces (1953)– marcó oficialmente la inauguración de esta institución cuando su productor Manuel Barbachano Ponce donó a la UNAM una copia en 16mm de dicho documental.

Torero
Torero (Dir. Carlos Velo, 1956)

Al día siguiente, el 9 de julio, y de nueva cuenta sólo por ese día, se podrá disfrutar completamente gratis la versión digital restaurada de Los olvidados (1950). Dicha restauración –exhibida en el Festival de Cannes en 2019– fue realizada por The Film Foundation –de Martin Scorsese–, en colaboración con Fundación Televisa, la Cineteca Nacional y la Filmoteca de la UNAM, apoyados por The Material World Foundation.

La fiesta se complementa con una exhibición gratuita de 24 horas de El suavecito. El filme de Fernando Méndez, de 1950, fue restaurada digitalmente con el apoyo de Guillermo del Toro y del Festival Internacional de Cine en Guadalajara, a partir de un negativo original resguardado por la Filmoteca de la UNAM.

El suavecito
El suavecito (Dir. Fernando Méndez, 1950) Foto: Filmoteca de la UNAM

En el marco de su magna celebración, esta institución nos permitirá explorar archivos en línea de personajes clave del cine mexicano como Fernando de Fuentes o Carlos López Moctezuma, así como la digitalización del guion restaurado de La sombra del caudillo (1960), con anotaciones de su director, Julio Bracho. Consulta todas las actividades de su 60 aniversario en su sitio web oficial.

Momentos clave de la Filmoteca de la UNAM*

· 1960

El cineasta y promotor cultural Manuel González Casanova funda y dirige la Filmoteca de la UNAM el 8 de julio de 1960.

· 1962

Lanzamiento de Cine Polaco, de Nancy Cárdenas. Primera publicación de la Filmoteca.

· 1966

Surge la publicación Anuario de la Filmoteca de la UNAM.

· 1970

Inicia la relación con la Federación Internacional de Archivos Fílmicos (FIAF).

· 1971

Se rescatan La mujer del puerto (Dir. Arcady Boytler, 1934) y Vámonos con Pancho Villa (Dir. Fernando de Fuentes, 1936).

· 1974

Publica La búsqueda del cine mexicano, de Jorge Ayala Blanco.

· 1976

Se reinaugura el Museo del Chopo.

· 1980

Se inauguran las salas Julio Bracho y José Revueltas en el Centro Cultural Universitario de Ciudad Universitaria.  

· 1981

Se rescata y restaura El león de Sierra Morena (Dir. Miguel Contreras Torres, 1927).

· 1982

Se recibe una copia de ¡Que viva México! (Dir. Sergei Eisenstein, 1932). La Filmoteca se muda a la colonia Copilco Universidad.

· 1983

Tras el incendio de la Cineteca Nacional, se traslada el acervo al Antiguo Colegio de San Ildefonso. Un nuevo hogar.

· 1985

A un lado de la estación de bomberos de la UNAM se construye la primera bóveda para preservar películas de nitrato de celulosa. 

· 1987

Carlos González Morantes, nuevo director de la Filmoteca.

· 1989

Iván Trujillo, nuevo director de la Filmoteca. 

· 1990

Se produce la serie 18 lustros de la vida en México en el siglo XX.

· 1994

Se encuentra la película La mancha de sangre (Dir. Adolfo Best Maugard, 1937). La Filmoteca colabora en la exhibición de La sombra del caudillo (Dir. Julio Bracho, 1960), luego de 34 años de censura.

· 1997

La Filmoteca se muda a Ciudad Universitaria. Se lanza el sitio web de la institución. 

· 2003

La Filmoteca obtiene el Ariel de Oro por sus logros.

· 2008

Guadalupe Ferrer, nueva directora de la Filmoteca. 

· 2010

Se edita en DVD la trilogía de La Revolución Mexicana, de Fernando de Fuentes.

· 2011

Se funda el Festival Internacional de Cine UNAM (FICUNAM). Inicia el concurso de crítica cinematográfica Fósforo. Se dona el archivo Toscano a la Filmoteca de la UNAM. 

· 2015

Se restaura el guion original de La sombra del caudillo.

· 2018

Hugo Villa, nuevo director de la Filmoteca. Se restaura El grito (Dir. Leobardo López Arretche, 1968). Inicia Arcadia, Muestra Internacional de Cine Rescatado y Restaurado.  

*Con información del libro Filmoteca UNAM: 50 años.

Padre nuestro UNAM

Este artículo se publicó originalmente en la revista Cine PREMIERE No. 310 en julio de 2020. Compra tu copia aquí.

Cine mexicano Filmoteca UNAM
mm Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Mag21
Comentarios