Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Frantz – Crítica (21º Tour de Cine Francés)

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 2.5
Votar ahora:

Por:

08-09-2017

Mediante un tenso y elegante relato situado en los días finales de la I Guerra Mundial, François Ozon ofrece un sensual cuadro de época sobre el perdón, la traición y los fantasmas del nacionalismo

Título original: Frantz
Año: 2016
Director: Francois Ozon (Una nueva amiga)
Actores: Pierre Niney, Paula Beer
Fecha de estreno:08 de septiembre de 2017 (MX)

El ritmo de trabajo de François Ozon está más cerca del atletismo que de la filmografía. Con un promedio de una o dos películas al año desde Mirando al mar (1997), el parisino ha ido firmando una de las trayectorias más diversas y mutantes, pero también más personales, del cine europeo contemporáneo. Sus escalas impredecibles, llenas de altibajos pero unidas por un sentido inquebrantable de la forma, el relato y la elegancia, transitan del cine de época al psico-thriller, la comedia coral de enredos, el drama intimista, el cine fantástico o el melodrama de autor, todos con el único parentesco de observar a personajes cotidianos, casi anónimos, cuando se enfrentan a vuelcos bruscos del destino o el azar, casi siempre referidos a la identidad amorosa o el ejercicio de la sexualidad.

Frantz, estrenada en el Festival de Venecia en 2016 y parte del 21º Tour de Cine Francés en México, es a la vez una confirmación de estas obsesiones y un distanciamiento inesperado de las mismas. Financiada y creada como una coproducción franco-alemana, se impone el reto de rehacer The Broken Lullaby (1932), un clásico casi olvidado que el legendario Ernst Lubitsch filmó durante su exilio en Estados Unidos. Escrita y ejecutada como un canto a la reconciliación entre franceses y germanos después de la Primera Guerra Mundial, The Broken Lullaby (también estrenada como The Man I Killed) alertó sobre los riesgos de iniciar otra guerra por los mismos motivos. Por supuesto, nadie prestó la menor atención: Hitler ganó la cancillería unos meses después.

La versión presentada por Ozon sigue el mismo argumento: un soldado francés (Pierre Niney) se aventura a viajar a Alemania justo después de la guerra, con el fin de buscar a la familia de Frantz, un soldado sajón muerto en combate con el que fraguó una amistad íntima; como siempre en Ozon, buena parte de la tensión emana de la incertidumbre sobre lo que debemos entender por íntima. En una provincia alejada de Sajonia, encuentra a los padres, la prometida (Paula Beer) y la tumba vacía de Frantz. Su relación con ellos, con la memoria que todos guardan del joven y de los secretos que esconden unos de otros son dosificados entre líneas, de modo que las revelaciones que conducen al clímax no llegan en explosiones, sino en susurros.

Es cierto: en primera instancia, una película antibélica sobre la I Guerra Mundial parecería una toma de postura algo anacrónica en un mundo acechado por amenazas más aterradoras que un soldadito prusiano. Pero la apuesta de Ozon por subrayar la reconciliación no está de más en una Unión Europea secuestrada por fantasmas de nacionalismos separatistas, xenofobia y viejas heridas. De hecho, tampoco a los americanos nos queda mal el saco.

Melodrama sobre pasiones rotas por la guerra y sobre la persistencia doble del amor y del odio, Frantz exhibe una facetas poco exploradas de Ozon –el cine de época– a la vez que aborda uno de sus temas predilectos: las trampas de la identidad. Filmando al ritmo que filma, el francés suele padecer del síndrome Woody Allen, que precisa hacer unas cuatro películas medianas y una terrible para que, después, le salga una obra maestra, todo eso en cinco años. Afortunadamente, con todo y sus puntos flacos (cierta afectación teatral en muchos diálogos, un juego entre el blanco y negro que se siente efectista y envejecido), Frantz entrega un Ozon en la mejor forma que hemos visto en varios años.

Si te interesó esta película, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Remordimiento (Dir. Ernst Lubitsch, 1932)
  • Joven y bella Dir. Francois Ozon, 2013)
  • La gran ilusión (Dir. Jean Renoir, 1937)
mm

Periodista, cinéfilo y lector compulsivo, conductor en Mi cine tu cine (Once TV), locutor, jazzero y tragón. Miembro de la Semaine de la Critique de Cannes en 2014 y del Berlinale Talents Press. Estando antes en París, pasaba más tiempo dentro del cine que afuera, así que volví a la Ciudad de México en donde el cine es más barato y, digan lo que digan, se come mejor.

Opnion de la comunidad

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios