Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #212 – Jojo Rabbit y Mujercitas

Jojo Rabbit, Mujercitas

January 2020

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Mejores películas de gangsters

Por:

04-12-2019
The Godfather II El padrino II gangtsers mafia Michael Corleone Al Pacino

Desde la mafia italiana hasta las mayores leyendas del crimen estadounidense.

Aunque intimidante en la vida real, el crimen organizado suele provocar una extraña fascinación en una sociedad que lo ve como un estilo de vida ajeno a las reglas y el control de las autoridades. Sensaciones que le han convertido en un elemento recurrente del cine con los gangsters como su mayor exponente.

El término incluye a todo aquel «miembro de una banda organizada de malhechores» [vía], pero la cultura popular le ha relacionado casi exclusivamente con los grupos delictivos surgidos durante la era de la prohibición estadounidense, muchos de los cuales pertenecían a la mafia italiana.

Desde los grandes clásicos hasta los más recientes exponentes, recordamos las mejores películas de gangsters de todos los tiempos.

ADVERTENCIA: Esta lista incluye spoilers.

Scarface (Dir. Brian de Palma, 1983)
(Vía)
Son pocos los casos en que el remake termina superando la cinta original. Tal es el caso de Scarface, cinta dirigida por Brian de Palma y protagonizada por Al Pacino, quienes se olvidan del italoamericano Tony Camonte visto en el clásico de Howard Hawks para introducir al refugiado cubano Tony Montana. Una decisión controvertida que buscaba dejar atrás a los gangsteres cinematográficos en estado puro y los tiempos de la prohibición del alcohol con el fin de actualizar el cine criminal, para abordar los primeros años de la lucha contra la droga y su escalada de violencia que sigue manifestándose hasta nuestros días. Tan sangrienta que estuvo cerca de obtener la temida calificación X, que sólo evitó gracias a una serie de ediciones que irónicamente nunca llegaron al corte final en una confusión del estudio y la MPAA. Sin grandes reconocimientos –no fue nominada a un solo Oscar–, la cinta no tardaría en convertirse en un clásico de culto, alabada hasta nuestros días por la brillante actuación de su protagonista, considerada una de las más memorables en toda su carrera. Existen planes para una nueva actualización, esta vez con un narco mexicano que presuntamente será interpretado por Diego Luna, pero el proyecto lleva casi una década sin concretarse ante los continuos cambios en su dirección.
Calles peligrosas (Dir. Martin Scorsese, 1973)
(Vía)
La consolidación de Martin Scorsese como el mayor referente del cine criminal empezó muy temprano en su carrera. Su segunda película, Boxcar Bertha, le hizo explorar por primera vez las durezas de la Depresión, un viaje narrativo sin retorno que le llevó a Calles peligrosas, sobre un joven italoamericano cuya nobleza nada tiene que ver con el violento mundo que le rodea. Es recordada como la primera actuación verdaderamente destacada de Robert De Niro, su primera alianza con Scorsese y su salto definitivo al subgénero para consolidarse al año siguiente con El padrino II. La historia pudo ser muy distinta, ya que su estreno durante la blaxploitation hizo que el estudio sugiriera hacer la película sólo con actores afroamericanos, una propuesta que el joven creativo rechazó rotundamente.
Los intocables (Dir. Brian de Palma, 1987)
(Vía)
La gran mayoría del cine gangster se centra en los criminales, siendo Los intocables una de las pocas excepciones a esta tendencia. La cinta inspirada en la serie homónima, que a su vez adaptara las memorias de los agentes Eliot Ness y Oscar Fraley, aborda los primeros años del grupo titular integrado para terminar con el mandato de Al Capone durante la Prohibición. El proyecto sobresale aún más con un brillante ensamble integrado por Kevin Costner, Sean Connery, Andy García y muy especialmente Robert De Niro, cuyos deseos por acercarse lo más posible al mítico mafioso le hicieron ponerse en contacto con el sastre que vistiera al líder del hampa para la confección de algunos trajes hechos a la medida y con los mismos materiales usados por su más famoso cliente. Una brillante combinación de actores de enorme talento y algunas de las mayores leyendas del cine criminal, en donde Connery terminaría robándose el espectáculo con destacada interpretación que le valió el único Oscar de toda su carrera y que le consolidó para siempre entre las grandes élites del celuloide.
Nido de ratas (Dir. Elia Kazan, 1954)
(Vía)
Aunque no es un exponente puro del subgénero, sino un híbrido con drama, Nido de ratas se ha convertido en una de las mayores exponentes del gangster gracias a la potencia de su trama inspirada en una serie de 24 artículos periodísticos que le valieron el Pulitzer a Malcolm Johnson por revelar la profunda corrupción que aquejaba a los muelles neoyorquinos. A esto sumemos la brillante actuación de Marlon Brando, quien interpreta a un boxeador fracasado, obligado a trabajar para el corrupto jefe del sindicato portuario que recurre al crimen organizado para garantizar el control de los muelles neoyorquinos y ansioso por alcanzar la redención al conocer a la hermana de una de sus víctimas. Un clásico en toda la extensión de la palabra y una de las grandes ganadoras del Oscar, con ocho estatuillas incluyendo Mejor película y actor.
Bonnie & Clyde (Dir. Arthur Penn, 1967)
(Vía)
La pareja delictiva más famosa de los Estados Unidos ha sido venerada por generaciones gracias a que sus atracos cometidos durante la Gran Depresión les convirtieron en un símbolo del sueño americano fallido. Sus hazañas han sido adaptadas en numerosas ocasiones, alcanzando el estatus definitivo en 1967 con la inigualable Bonnie & Clyde. Buena parte de su éxito radico en la mancuerna integrada por Faye Dunaway y Warren Beatty, quienes no tardaron en posicionarse entre las duplas histriónicas más memorables de todos los tiempos. La cinta no estuvo exenta de polémica, pues su reflejo de los personajes protagónicos fue considerado una glorificación del crimen y de sus métodos altamente violentos.
Casta de malditos (Dir. Stanley Kubrick, 1956)
(Vía)
Stanley Kubrick es una de las grandes leyendas del cine y aun así son pocos los que recuerdan su paso por el genero criminal con Casta de malditos, tercera película en su carrera y que fuera clave en su ascenso al estrenar un año antes de La patrulla infernal la cual marcaría su consolidación definitiva. La cinta gira alrededor de un veterano criminal que planea un último atraco antes de retirarse para siempre. Su narrativa plagada de ironías y simbolismos no fue bien recibida por el público, pero sí por una industria que no tardó en convertir al británico en una de sus mayores promesas. Hoy es una pieza clave en el subgénero, cuya influencia sigue palpándose hasta nuestros días, destacando que el propio Quentin Tarantino ha confesado que fue una importante fuente de inspiración para la realización de Perros de reserva y Tiempos violentos.
The Irishman (Dir. Martin Scorsese, 2019)
(Vía)
Parecía que los días del viejo gangster cinematográfico habían quedado en el olvido, hasta que Martin Scorsese decidió rescatar el subgénero con The Irishman. La cinta se inspira en el libro I Heard You Paint Houses de Charles Brandt que nos introduce con un irlandés reclutado por la mafia italiana para convertirse en uno de sus asesinos más mortíferos, lo que le convertirá en pieza clave para la desaparición de Jimmy Hoffa que ya acumula más de 40 años ausente. Sobresale por las actuaciones de Robert De Niro, Al Pacino y Joe Pesci, tres de las mayores leyendas del cine criminal y que se reencuentran, quizá por última ocasión, para una despedida simbólica de un subgénero cada vez menos popular entre las audiencias. Tanto así, que el mítico cineasta batalló por conseguir apoyo para concretar el proyecto, hasta que logró un acuerdo de distribución con Netflix. Hoy la película está entre los rivales a vencer de la próxima temporada de premios.
Érase una vez en América (Dir. Sergio Leone, 1984)
(Vía)
Sergio Leone siempre sintió una gran fascinación por las sangrientas bases americanas. Así lo demostró con su Trilogía del Dólar que marcó el pináculo del spaghetti western, pero también con la mítica Érase una vez en América que relató el ascenso criminal de dos amigos judíos en tiempos de la Ley Seca. La producción coqueteó con algunos de los actores más talentosos de la época para el rol estelar, como fue el caso de Paul Newman, Dustin Hoffman y Jon Voight, pero el cineasta se inclinó por Robert De Niro. El actor quiso complementar su preparación entrevistándose con el peligroso Meyer Lansky y aunque su petición fue denegada, esto no impidió su consolidación entre los grandes referentes del subgénero. Hubo un tiempo en que el cineasta soñó con convertir este proyecto en el inicio de una nueva trilogía sobre las bases americanas, pero la idea fue desechada por la producción. Sería la última película del italiano.
Buenos muchachos (Dir. Martin Scorsese, 1990)
(Vía)
Una cruda adaptación a la vida de Henry Hill, asociado de la mafia italiana cuyo turbulento estilo de vida lo condujo a una debacle que le obligaría a refugiarse en el programa de protección a testigos para convertirse en lo que él mismo considera “un don nadie”. Aunque algunos nombres fueron modificados para la transición cinematográfico, la obsesión de Martin Scorsese por alcanzar el realismo extremo fue tal que incluyó verdaderos criminales reales en el reparto. Hoy se le considera la cinta que lo afianzó entre los maestros del gangster cinematográfico, que refrendó le leyenda de Robert De Niro en el cine criminal tras su experiencia previa en El padrino II y Érase una vez en América, y como una de las mayores joyas del subgénero, superada únicamente por una de las mayores obras maestras del celuloide.
Trilogía El padrino (Dir. Francis Ford Coppola)
(Vía)
La más profunda exploración cinematográfica de la mafia italoamericana, que lejos de conformarse con abordar un violento mundo delictivo, mostró una perspectiva nunca vista al deconstruirla como un grupo perfectamente bien establecido en la sociedad, con las élites corruptas como sus grandes aliadas y con la familia como su mayor prioridad. Esta visión intimista fue estupendamente valorada por el público y la crítica, pero también por el crimen organizado de la época que no dudó en manifestar su identificación con la historia relatada. Marcó uno de los puntos más altos en las carreras Francis Ford Coppola, Al Pacino, Robert De Niro y muy especialmente Marlon Brando, cuya mítica interpretación de Vito Corleone selló su estancia en el olimpo hollywoodense. Una de las franquicias más exitosas de la historia al acumular 9 Premios de la Academia de un total de 29 nominaciones.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios