Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #132 – El club de los increíbles

Los increíbles 2; El club de los insomnes, Ozark

Junio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

GIFF 2017: Presentan cortometrajes de realidad virtual de cineastas mexicanos

Por:

28-07-2017

Roberto Fiesco, Carlos Hagerman y Juan Carlos Rulfo presentaron Pélpum, El beso y La roca.

De la mano de los cineastas mexicanos Carlos Hagerman, Roberto Fiesco y Juan Carlos Rulfo, la realidad virtual (RV) llegó a la vigésima edición del Guanajuato International Film Festival (GIFF). Con el Teatro Juárez como sede se presentaron mundialmente los proyectos que resultaron del programa Opera Orbis: cortometrajes de RV de temas y narrativas totalmente diferentes entre sí, pero que comparten la emoción de la incursión en una nueva tecnología. Esta es la primera vez que proyectos de RV se producen y presentan con el respaldo de un festival mexicano. 

Sarah Hoch, directora y fundadora del festival, explicó durante el estreno que dicho programa comenzó a desarrollarse hace cuatro años, con el propósito de llevar la RV a manos de cineastas con un gran lenguaje cinematográfico, que estuvieran dispuestos a dejar su zona de confort. ¿Los elegidos? Carlos Hagerman (Vuelve a la vida, El patio de mi casa), Roberto Fiesco (ganador del Ariel en 2014 por su documental Quebranto y en 2016 por su corto Trémulo) y el documentalista Juan Carlos Rulfo (Del olvido al no me acuerdo).

La roca, de Rulfo, llega en el marco del centenario de Juan Rulfo y narra la búsqueda del lugar donde su padre –a modo de selfie– se fotografió junto a una piedra muy particular. Fiesco presenta Péplum, cortometraje que muestra una competencia de fisicoculturismo en un gimnasio de Silao, Guanajuato; mientras que El beso, de Hagerman, se va a la zona de las relaciones interpersonales y retrata a un grupo de jóvenes que lidian con una situación un tanto complicada. Los tres cortometrajes se proyectarán en diversas sesiones de RV a lo largo del resto del festival, abiertas al público de forma gratuita.

“Es un juego con el espectador. Puedes darle señales para guiarlo en el cortometraje”, dijo Juan Carlos Rulfo, sobre la experiencia de la realidad virtual. En la misma línea, Hagerman, opinó que el espectador se vuelve un hombre invisible, que experimenta todo lo que conforma la narración.

“Es una experiencia enormemente provocadora”, explicó por su parte Roberto Fiesco, aunque el cineasta duda que pueda desplazar a la magia del cine convencional. Los tres directores coinciden en esto último. En palabras de Carlos Hagerman, dicha hazaña se encuentra más cerca de ser una experiencia única y más lejos de que “te cuenten un cuento”.

Ya desde el año pasado, el GIFF mostró compromiso e interés por la realidad virtual: contó con una sala de exhibición de proyectos en este formato. Esta vez no sólo se limitó a exhibir: le apostó a la producción. 

 

-Tamara Cuevas

Foto: Eduardo Islas

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios