Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

Un golpe con estilo

Calificación Cine PREMIERE: 2.5
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

16-04-2017

A pesar de sus estrellas (Michael Caine, Morgan Freeman y Alan Arkin), Going in Style es una comedia tan convencional como olvidable.


  • Título original: Going in Style

  • Año: 2017

  • Director: Zach Braff (Garden State)

  • Actores: Morgan Freeman, Michael Caine, Alan Arkin

  • Fecha de estreno: 21 de abril de 2017

¿A quién no le gustan los abuelitos? Al parecer, con una frase similar fue que el director y actor Zach Braff dio su brazo a torcer y, después de un desafortunado intento por realizar y distribuir su última película detrás de la cámara (el dramedy Wish You were Here, que financió hace pocos años vía Kickstarter), el otrora Dr. J.D. Dorian en la serie Scrubs se hace cargo de su primera película de alto perfil para un gran estudio. 

Basado en una premisa poco original y previamente explorada por Martin Brest en 1979 bajo el mismo título (Going in Style, en su idioma original), Braff se aleja por completo de trabajos como su efectiva ópera prima como director, Garden State, que fuera un fenómeno generacional para muchos cinéfilos por allá de 2004, cuando el término “millenial” ni siquiera acuñado estaba. Casi 15 años han pasado desde entonces y Braff, ahora con 42 años recién cumplidos, se encuentra ante un material (escrito por Theodore Melfi) que no refleja la misma madurez que su debut cuando apenas tenía 29. 

Protagonizada por un elenco que en cualquier otro argumento se antojaría de ensueño, con figuras como Morgan Freeman, Michael Caine y Alan Arkin encabezando el cartel, el nuevo trabajo de Braff peca de genérico y facilón. Chistes blancos y a costillas de la edad de sus protagonistas abundan cuando después de una experiencia cercana con la muerte y el anuncio de que han perdido sus pensiones a pocos días del retiro, este improbable trío decide tomar cartas en el asunto y asaltar el banco que ha perpetrado este improperio sobre ellos.

A favor de Braff podemos decir que, aunque sería el colmo no lograrlo, la química entre sus protagonistas se siente orgánica y convence. Sin embargo, es tal el afán del guion por enternecer al espectador con situaciones tan ñoñas como un escape en silla de ruedas eléctrica después de su primer ensayo de asalto, que para cuando llega el momento de la verdad los chistes se han agotado (¿era en verdad necesario poner a los protagonistas a fumar mota, por ejemplo?), así como la paciencia de quien aquí escribe, si soy sincero.

Más desafortunados resultan los intentos de Braff y compañía por construir un antecedente sentimental en sus personajes titulares, recurriendo a situaciones tan vistas como la lejanía de uno de ellos con su pequeña nieta o el forzado romance (con todo y sus sugerentes momentos de sexo geriátrico) entre el personaje de Arkin y la actriz Ann-Margret, quien aquí interpreta a la abuela de un niño que toma clases de saxofón con él (situación que origina quizás una de las mejores escenas en todo el metraje).

Lapidar Un golpe con estilo y señalarla como un ejercicio de cine comercial fallido sería exagerado. La película, aunque sólo ofrece el carisma de sus protagonistas como garantía, es un trabajo efectivo para un público sin altas expectativas o exigencias que, de no ser por su innecesaria extensión cerca del desenlace (que se deja llevar por el tramposo sentimentalismo) y el antecedente de Garden State en la filmografía de Braff, pasaría de lo aceptable a ser una completa decepción.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:

  • Antes de partir (Rob Reiner, 2007)

  • Las confesiones del señor Schmidt (Alexander Payne, 2002)

  • Ajuste de cuentas (Peter Segal, 2014)

Periodista y comentarista de cine en El Fanzine, Nylon, Puentes, Cine Premiere y quien se deje. Mi papá me puso a ver Buenos Muchachos a los diez años y "as far as I can remember, I always wanted to be a gangster".

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

Comentarios