Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #164 – ¿Podrás perdonar al Oscar?

¿Podrás perdonarme?, el documental Fyre y predicciones Oscar 2019

February 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Gonjiam: Hospital maldito – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

24-11-2018

La cinta de Beom-sik Jeong no se estanca en los sustitos causados por estridencias repentinas; su manejo de cámara es inteligente, verosímil y la ambientación es crucial para el desarrollo de la historia.

Título original: Gon-ji-am
Año: 2018
Director: Beom-sik Jeong
Actores: Seung-Wook Lee, Ye-Won Mun, Ah-yeon Oh
Fecha de estreno:23 de November de 2018 (MX)

Cuentan las malas lenguas que las ruinas del hospital psiquiátrico de Gonjiam es uno de los siete lugares más extraños del mundo, según una lista que hizo CNN Travel en 2012 –entre los cuales también está la Isla de las Muñecas, en México, o el pueblo fantasma de Pripyat, en Ucrania–. Se dice que en el recinto surcoreano los pacientes cometieron un suicido colectivo en los años 70 y la persona a cargo desapareció. Se han barajeado las tesis de que tal vez también se suicidó o los enfermos acabaron con su vida y por ello espíritus malignos rondan sus confines. Gonjiam: Hospital maldito retoma este enigma sobrenatural y lo inserta en la era tecnológica.

La cinta está armada con el estilo visual del found-footage, aunque en estricto sentido no es tal, porque, dentro de la historia, el pietaje grabado no es hallado posteriormente; se transmite en vivo por internet y con un nivel de producción envidiable: no con una o dos, sino con cerca de una decena de cámaras y un dron. Un popular vlogger quiere reventar la red y para ello reúne a un grupo de incautos con deseos de abrir una puerta prohibida frente a innumerables curiosos. Quienes lo han intentado antes han muerto o renunciado a la cordura.

gonjiam_hospital_maldito_critica

A diferencia de otras películas de terror cuenta con excelentes y empáticas actuaciones en las que se explotan los close-ups.

La inteligente decisión creativa de tener varias cámaras a la disposición abre un mundo de posibilidades narrativas –y horríficas–, porque podemos observar diferentes sitios y ángulos, y prácticamente todos están justificados. Ya hacia el final observamos algunas tomas desde una cámara nunca antes introducida, pero este pequeño desliz es inofensivo tras el bien ejecutado terror que le antecede.

Filmada principalmente en la Escuela Superior Marítima de Busan y en los pasillos que el equipo de producción recreó con fidelidad de Gonjiam: Hospital psiquiátrico, el filme de Beom-sik Jeong juega hábilmente sus cartas en el manejo del ritmo, los cambios de tono y el horror –siempre increscendo– hasta llegar a un clímax espeluznante, no sin haber generado antes risas voluntarias y constantes taquicardias.

gonjiam_hospital_maldito_critica

La recreación del psiquiátrico de Gonjiam es crucial para crear una atmósfera claustrofóbica y terrorífica.

La cinta arranca con un tono ligero-cómico, gracias a la presencia de unos protagonistas entusiasmados con hacer historia en internet, adolescentes curiosos por atestiguar los misterios de Gonjiam con sus propios ojos. Eventualmente el “día de campo” fenece y las presencias malignas se dejan ver una vez que los chicos se internan en las entrañas del psiquiátrico.

Los terrores escalan, a veces matizados por breves descansos cómicos, hasta que llegamos a un clímax de miedo inclemente. Mucho también se sostiene porque el elenco hace un buen trabajo al pasar de un matiz tonal a otro, y gracias a la excelente química que muestran. Paulatinamente sus personajes se corroen o dejan llevar por lo que observan en una atmósfera claustrofóbica, la cual se apoya en recursos psicológicos y dobleces de espacio para atemorizar.

gonjiam_hospital_maldito_critica

El uso de la cámara subjetiva permite que descubramos mucho del terror a la par que los personajes.

Gonjiam: Hospital psiquiátrico no se estanca en los sustitos causados por estridencias repentinas; su manejo de cámara es inteligente, verosímil, la ambientación es crucial para el desarrollo de la historia al igual que el uso de maquillaje y los efectos visuales, pero, por encima de todo, las convenciones que plantea son respetadas casi hasta el final. Esto se desenvuelve mientras plantea cuestionamientos sobre lo que una persona es capaz de hacer y arriesgar por un “me gusta”. ¿Cuál es el costo de la fama inmediata, de la validación social? ¿Hasta dónde se puede llegar por el dinero? ¿Qué tanto nos ha consumido el capitalismo salvaje? Todo eso se pone a prueba en la oscuridad de un manicomio que puede ser metafórico o real.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Epitaph (Beom-sik Jeong, Sik Jung, 2007)
  • [REC] (Jaume Balagueró, Paco Plaza, 2007)
  • Eliminar amigo (Levan Gabriadze, 2014)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios