Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #202 – Doctor polvo

Doctor Sueño

November 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Guillermo del Toro: Ranking de todas sus películas

Por:

19-08-2019
Guillermo del Toro

Guillermo del Toro ha ascendido entre los grandes directores de todos los tiempos gracias a su afinidad por los seres incomprendidos.

Guillermo del Toro es uno de los directores más aclamados por el público y la crítica, no sólo por el enorme talento mostrado a lo largo de toda su filmografía, sino porque su creatividad y su pasión por los monstruos le han convertido en uno de los grandes exponentes del terror y la fantasía. También es uno de los más queridos, gracias a su carismática personalidad y su eterno deseo por apoyar al prójimo.

Dueño de una impresionante obra que incluye faunos, demonios y fantasmas, repasamos todas las películas de Guillermo del Toro para presentar su ranking definitivo.

Blade II (Dir. Guillermo del Toro, 2002)
(Vía)
Es fácil pensar que Guillermo del Toro debutó en el mundo del cómic con Hellboy, cuando lo cierto es que su gran oportunidad en el campo llegó con Blade II, que mostró a un guerrero en una peculiar alianza con sus eternos enemigos vampíricos contra un enemigo común. Con un 57% de aceptación en Rotten Tomatoes, el filme peor evaluado en toda la filmografía del mexicano, consecuencia de un subgénero en sus primeros años de desarrollo, resultó en una trama demasiado básica y una estética saturada de CGI. Esto no le impidió convertirse en la entrega mejor evaluada de la trilogía Blade, convirtiéndose así en una de las primeras pruebas del enorme potencial del tapatío para los grandes blockbusters, lo que resultaría determinante para la adaptación de Hellboy (2004) sólo unos años después.
Mimic (Dir. Guillermo del Toro, 1997)
(Vía)
No pasó mucho tiempo para que Guillermo del Toro recibiera su primera gran oportunidad en Hollywood con Mimic, sobre un insecto creado para combatir a las cucarachas portadoras de una grave enfermedad, pero que termina evolucionando y saliendo de control. A pesar de la oportunidad, el proyecto representó una experiencia agridulce para el mexicano, quien libró una continua lucha de poder con los Weinstein, lo que resultó en un corte final hecho contra la voluntad del cineasta, ya que incluso difiere en su uso de luz y color. A pesar de ello, la experiencia resultó en un valioso aprendizaje sobre las adversidades en la industria norteamericana, marcó su primera colaboración con Doug Jones y le permitió desarrollar sus habilidades en lo más alto del cine, lo que sería determinante para sus años venideros.
Titanes del Pacífico (Dir. Guillermo del Toro, 2013)
(Vía)
El salto de Guillermo del Toro al mundo del kaiju generó sentimientos encontrados en el público y la crítica: es una de las cintas más espectaculares de su obra, pero también una de las más básicas. Esto poco le preocupó al mexicano, quien estaba interesado en realizar una cinta con temas más primarios, aunque no por ello menos importantes, tal y como las viejas historias sobre gigantescas criaturas asiáticas que tanto disfrutaba de pequeño. La película batalló pues recaudó poco más de $411 mdd a nivel mundial, apoyada en buena parte por el mercado chino. Una cifra aceptable, aunque algo tibia si se considera que el proyecto tuvo un costo de aproximadamente $190 mdd.
La cumbre escarlata (Dir. Guillermo del Toro, 2015)
(Vía)
Guillermo del Toro suele ser relacionado con los monstruos, pero también ha mostrado un gran interés en los fantasmas. Así quedó demostrado con La cumbre escarlata, que representó su retorno al reino de los espectros tras El espinazo del diablo (2001) y donde relató la historia de una joven cuyos deseos por escapar a su tortuoso pasado le adentran en una relación enfermiza y en una residencia maldita. Aunque tiene algunos altibajos en su trama, su majestuoso set y su brillante elenco integrado por Mia Wasikowska, Tom Hiddleston y Jessica Chastain le han convertido en una de las mejores películas de fantasmas de los últimos tiempos, así como en una de las grandes referentes del gótico contemporáneo.
Hellboy (Dir. Guillermo del Toro, 2004)
(Vía)
Guillermo del Toro debutó en el cine de superhéroes con Blade II (2002), pero su verdadera inmortalización dentro del subgénero llegó con Hellboy, una de las primeras adaptaciones de comics ajenas a Marvel y DC, con la que exploró el lado más humano de un protector incomprendido por su naturaleza demoniaca. El personaje titular fue brillantemente interpretado por Ron Perlman, cuya elección fue motivo de debate entre los aficionados, así como su caracterización que se inclinó por los métodos prácticos por encima del popular CGI de la época. La apuesta funcionó, pues hoy en día se le sigue considerando una de las mejores encarnaciones en este tipo de proyectos. A pesar de sus aportaciones y sus buenas críticas, la cinta no cosechó grandes resultados durante su paso por las salas de cine, pero su reivindicación llegó con una estupenda acogida en el formato casero.
Hellboy 2: El ejército dorado (Dir. Guillermo del Toro, 2008)
(Vía)
Hellboy no fue un gran éxito taquillero, pero sus buenos números en DVD y la consolidación absoluta de Guillermo del Toro con El laberinto del fauno (2006) fueron más que suficiente para garantizar una secuela. La trama dejó atrás a los nazis para abordar un conflicto mitológico que permitió profundizar en la intimidad de Hellboy: su naturaleza, sus demonios internos y las preocupaciones propias de su relación sentimental. Su historia y técnica, muy superiores a la original, confirmaron la madurez del mexicano, convertido en uno de los mejores directores de todo el mundo. A pesar de ello, la escasa popularidad del personaje titular y la creciente sobresaturación del subgénero provocaron una taquilla insuficiente, lo que eventualmente condenó la franquicia tras varios años de incertidumbre sobre su futuro.
El espinazo del diablo (Dir. Guillermo del Toro, 2001)
(Vía)
Además de su éxito hollywoodense, Guillermo del Toro también tiene un importante historial cinematográfico en España, el cual comenzó con El espinazo del diablo. Aunque los primeros bosquejos de la historia se desarrollaban durante la Revolución Mexicana, los apoyos de producción fueron determinantes para que las acciones se trasladaran a la Guerra Civil Española, con un huérfano enviado a un orfanato embrujado. La película no cosechó grandes reconocimientos, al grado que sólo obtuvo dos nominaciones técnicas al Goya, pero esto poco importó ante la estupenda recepción del público y la crítica, que la ubicaron entre las mejores películas de fantasmas de todos los tiempos. El filme también hizo que el tapatío mostrara gran interés en el conflicto ibérico, lo que años más tarde le condujo a la realización de El laberinto del fauno (2006), a la que él mismo considera la hermana menor de El espinazo del diablo.
Cronos (Dir. Guillermo del Toro, 1993)
(Vía)
El cine mexicano tiene una larga tradición en el terror, siendo Cronos uno de sus exponentes más destacados. La ópera prima de Guillermo del Toro nos introduce con un dispositivo ancestral capaz de proporcionar vida eterna, el cual ha sido codiciado por hombres de gran poder, pero que termina cayendo en las manos de un desafortunado comerciante de antigüedades que sufre en carne propia con sus efectos. Sus limitantes económicas fueron sorteadas gracias a la enorme destreza técnica y narrativa del tapatío, lo que resultaría en una historia tan ingeniosa como perturbadora que no tardaría en posicionarse entre los filmes más representativos de la industria nacional. A nivel personal, se le recuerda por ser la primera colaboración del director con Federico Luppi y Ron Perlman, dos de los actores más representativos de su obra y cuya experiencia fue clave para su ascenso.
La forma del agua (Dir. Guillermo del Toro, 2017)
(Vía)
Guillermo del Toro siempre sintió un gran pesar por la tortuosa historia de amor vista en El monstruo de la laguna negra (1954), lo que le llevó a prometerse que haría todo lo posible por corregirla. Fue así como nació La forma del agua, sobre una criatura anfibia que inicia una relación única con la conserje de una instalación gubernamental secreta. Muchos le consideran el punto más alto en la carrera del tapatío, tanto por sus Oscar a Mejor película y director, como porque fue la historia en la que mejor plasmó su eterna pasión por los seres fantásticos, a los cuales dedicó sus estatuillas. "Desde niño le he sido fiel a los monstruos”, aseguró durante su discurso de aceptación en los Premios de la Academia. “Me han salvado, me han absuelto, porque los monstruos son los patrones de nuestras imperfecciones y nos permiten contemplar la posibilidad de fallar y seguir adelante”.
El laberinto del fauno (Dir. Guillermo del Toro, 2006)
(Vía)
Pasan los años y El laberinto del fauno se mantiene firme como la gran obra maestra de Guillermo del Toro. No sólo por su conmovedora historia, sino porque fue la cinta que marcó su consolidación entre los grandes realizadores fantásticos de todos los tiempos. Para ello, el mexicano combinó los horrores de la Guerra Civil Española con la inocencia de una pequeña amante de los cuentos de hadas y cuyo encuentro con un fauno del bosque le adentra en una serie de peligrosas pruebas con las que tratará de recuperar su lugar en un reino de ensueño. La cinta refrendó al tapatío como todo un maestro en el diseño de criaturas, entre las que destacaron el propio Fauno y el Hombre Pálido, ambos brillantemente interpretados por Doug Jones, quien al no hablar español tuvo que memorizar sus líneas para un lip sync, así como las de Ivana Baquero para saber cuándo debía entrar. No menos destacado fue su desenlace, el cual ha generado toda clase de interpretaciones a las que del Toro respondió que “siempre pienso en la hermosa cita de Søren Kierkegaard en la que dice que el reino del tirano termina con su muerte, pero el del mártir empieza con su muerte. Creo que esta es la esencia de la película; vivir eternamente al elegir cómo mueres”.

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios