Buscador
Suscríbete a la revista
Listas

Hans Zimmer: sus mejores soundtracks

12-09-2020, 2:56:55 PM Por:
Hans Zimmer: sus mejores soundtracks

El compositor moderno más influyente dentro de la música cinematográfica.

Resulta complicado poder cerrar a diez una lista de los mejores soundtracks de Hans Zimmer, luego de 43 años de carrera y 63 años de edad recién cumplidos. Son más de cien -no es mentira- las composiciones que el alemán ha creado para cine, televisión e incluso algunos videojuegos.

Si bien, su estilo ha sido emulado por un sinnúmero de compositores que continuaron su escuela y se apoyan de su particular estilo para crear bandas sonoras funcionales y dinámicas, ninguna de ellas puede alcanzar ese sonido especial que Zimmer ha construido a partir de sintetizador, orquesta y prácticamente cualquier elemento a su disposición que suene de manera adecuada para brindarle personalidad a cada proyecto.

hans zimmer mejores soundtracks

Este año el antiguo tecladista de Mecano añade a su longeva discografía proyectos como Wonder Woman 1984, The SpongeBob Movie: Sponge on the Run, No Time to Die, Dune, entre otras. Sin embargo, antes de lleguen recordaremos muchas otras que nacieron de algunas mancuernas tan especiales que ha tenido con directores como Ron Howard, Christopher Nolan, Gore Verbinski, o Ridley Scott.

Aquí una lista -no definitiva- de las 10 mejores obras de Hans Zimmer, (y otras más) que reflejan su desarrollo como compositor a lo largo de los años, su versatilidad en los géneros cinematográficos y los muchos tipos de sonidos con los que ha experimentado.

El Rey León

Hablar de la carrera de Hans Zimmer significa como consecuencia hablar de El Rey León, probablemente su mejor score y el más celebrado de toda su carrera musical. Quizás la razón detrás de ello es que se trata de la banda sonora más personal para el compositor, quien ha relatado que al igual que el personaje de Simba, perdió a su padre cuando era muy pequeño.

«Aquí estoy pensando, todo es tan divertido, es una caricatura de animales graciosos y de pronto estoy lidiando con la escena de la muerte de Mufasa que es la escena de un niño lidiando con la muerte de su padre», explica. «Mi padre murió cuando yo era muy joven y de pronto tuve que lidiar con ello. Nunca lo había hecho. Así que en ese momento, era yo escribiendo un réquiem para mi padre.»

La delgada línea roja

Esta banda sonora de Hans Zimmer le valió una nominación al Óscar, pero sobre todo el reconocimiento mundial como un compositor que podía abandonar el terreno de la aventura y la acción para adentrarse en los compases de un filme de autor reflexivo, contemplativo y a la vez inquietante. La cinta de Malick retrata el salvajismo de la guerra en contraste con la naturaleza de su entorno y la lucha espiritual de los soldados. La pieza de Zimmer colada en el video a continuación es una de las más icónicas de su carrera; replicada hasta el cansancio por otros compositores y por él mismo, y utilizada en un sinnúmero de trailers.

El aro

Con Hannibal el compositor incursionó en algo parecido al género de «terror» y la continuación natural y perfeccionada de aquella, fue The Ring. Aquí Zimmer parte de una canción de cuna para contarnos la trágica historia de Samara. Sin duda es un score que se caracteriza por un sonido de cuerdas melancólico y siniestro que esconde tras de sí un rencor que poco a poco cobra vida en temas más oscuros e intensos. El track «The Well» es una suite de casi 11 minutos de duración, que toca todos los motivos musicales que el universo de «la cinta asesina» tocó a lo largo de dos escalofriantes películas.

Piratas del caribe: en el fin del mundo

De la mancuerna con Gore Verbinski nació también la saga los bucaneros. Sin duda el trabajo mejor logrado y estructurado de la trilogía es su culminación. El tema principal de la saga fue compuesto por Hans Zimmer en una madrugada y con el tiempo contado. Más tarde fueron otros -principalmente Klaus Badelt- los que completaron la música de la película. Para las siguientes dos, Zimmer cogió las riendas e introdujo nuevos temas, pero fue en la tercera de ellas en donde alcanzaron sus puntos álgidos. En ésta el alemán abandona «casi» por completo los sonidos electrónicos y se entrega de lleno a la sinfónica para construir un sonido clásico, épico y en extremo emocional, ideal para darle cierre a una trilogía de aventuras y acción.

Gladiador

Cuando la música de Hans Zimmer inundó los altavoces de las salas de cine, propios y extraños se sorprendieron con la música que el compositor eligió para esta película. En lugar de seguir la norma y componer sonidos musicales propios del contexto histórico del relato, Zimmer decidió poner el puño sobre la mesa y llenar de su estilo la odisea de Maximus Decimus Meridius. El resultado son sonidos estridentes nacidos del sintetizador, lo electrónico, la orquesta, vocales masculinos, femeninos y solistas para darle grandilocuencia al conjunto.

Spanglish

No obstante, los sonidos electrónicos y estridentes no son lo único que el alemán puede aportar. Ya que el género de la comedia romántica y el drama también se ha beneficiado de su inventiva. Spanglish es quizás la mejor muestra de ello. Desde su título se adelanta un cruce de culturas que Zimmer sabe trasladar al terreno de los sonidos. Su música se construye a base de sonidos latinos formados por guitarras españolas, percusiones y cuerdas. Quizás la película no sea tan recordada, pero la música de Hans Zimmer se merece un lugar en el podio.

The Prince of Egypt

La música de esta película sin duda complica todo lo mejor que tiene Zimmer, sus sonidos imponentes para la acción y su música más delicada para los momentos emocionales. Y es que sin suda la historia lo requería. Se trata de un relato épico extraído directamente de los textos bíblicos y aderezado con una carga emocional mayúscula para su deleite comercial, sobre todo al ser un filme para niños. Una vez más el compositor recurrió a grandes grupos de vocales y a motivos musicales característicos de la cultura egipcia. El resultado es francamente épico.

Inception

Realmente no hay mucho que decir sobre una obra que se ha convertido en un clásico. Como los sueños dentro de sueños, este score contiene múltiples capas de sonidos y motivos musicales temáticos que poco a poco construyen el tormento y ambivalencia del personaje de Cobb. Al igual que el personaje, este lamento emocional danza entre la acción y caos de un sonido grandilocuente infinitamente adecuado para los cotes de epicidad que alcanza la obra maestra de Christopher Nolan. Un excelente detalle el uso de la melodía de Edith Piaf como un significante dentro de la historia y en la creación de la música.

The Da Vinci Code

Como si el mismo Grial o alguna divinidad más allá de nuestra compresión hubiera tocado la mente de Zimmer, esta banda sonora se erige como probablemente su obra más madura y mejor construida hasta la fecha. Aquí Zimmer se reinventa y toma prestado de todos lados: estilos musicales característicos sacros; motivos barrocos; instrumentación medieval; estilos renacentistas de siglos pasados; y los conjuga todos al servicio de una historia de suspenso y persecución constante. El resultado es un sonido oscuro, hermoso y místico a partes iguales. Por si fuera poco, Zimmer eligió grabar la música en un iglesia, decisión que le brindó a la banda sonora un sonido único.

Interstellar

Muy en la línea de El código da Vinci, este score toma prestado de aquel esa sonoridad mística que se percibe más grande que uno mismo, pero por motivos narrativos distintos. Este filme habla sobre la supervivencia del ser humano en el universo a la par del relato de un padre que anhela, más que cualquier otra cosa, regresar a los brazos de sus hijos. Para ilustrar semejante temática emocional Zimmer utilizó el órgano de una iglesia como eje central de una banda sonora que en ocasiones es melancólica, épica, terrorífica, aventurada por el miedo a lo desconocido y triunfante. El track «No Time For Caution» se ha convertido en todo un clásico dentro de la música de cine, tanto así que Zimmer lo regaló en línea al no venir incluido originalmente en la primera compilación discográfica.

Bonus: The Dark Knight

Lo contamos como un adicional a la lista porque mucho del éxito en el trabajo musical de esta película es debido a la labor de James Newton Howard. Hans Zimmer lo trajo a bordo porque necesitaba que el sonido contara con la misma dualidad de personajes que existe entre Batman y Bruce Wayne. Sin duda al alemán le podemos agradecer aquí los sonidos más oscuros, aquellos de acción y sobre todo la increíble experimentación musical tan escalofriante y estimulante que resulta en el tema dedicado al Joker.

Hans Zimmer soundtrack
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios