Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Harry Potter las películas de la PEOR a la MEJOR

Por:

16-11-2018
harry potter

El universo creado por JK Rowling y el ranking de sus películas.

Todo comenzó gracias a la pluma de JK Rowling, quien le dio vida a Harry Potter, un pequeño niño mago que va descubriendo, junto con nosotros el lector, la fantástica vida que hay no sólo detrás de Hogwarts sino en nuestro mundo muggle.

Chris Colombus haría de Harry Potter y la piedra filosofal una historia única gracias a su visión del niño enfrentándose al mundo adulto, algo que hizo muy bien en la comedia de culto Mi pobre angelito con Macaulay Culkin. Aunque a diferencia del niño olvidado en casa mientras sus papás están de vacaciones, el cast del colegio de Hogwarts ha sabido manejar muy bien su carrera.

A continuación te presentamos el ranking de las películas de Harry Potter donde incluimos además el universo extendido a través de la nueva saga: Animales Fantásticos.

Harry Potter y el Misterio del príncipe (2009)

El mejor libro de la saga se transformó en la peor cinta de este mundo mágico. La trama presentada en la sexta novela es la más oscura de todas. Cada una de las historias que la componen nos lleva a descubrir más de la vida de Voldemort, sus intenciones y las motivaciones de la gente que lo acompaña en su nuevo intento por ascender al poder. El viaje escrito por J.K. Rowling nos va dando los últimos detalles rumbo al gran final de la saga. Pese a tener esta gran historia entre manos, tanto el director David Yates como el guionista Steve Kloves decidieron sacrificar la oscuridad y hostilidad de la sexta entrega literaria para girar el argumento principal de la cinta alrededor de las historias de amor entre varios de sus personajes principales. Como resultado, el filme ignora por completo escenas clave en la saga como el funeral de Dumbledore o más detalles trascendentales del pasado oscuro de Tom Riddle. Aunque pocos, los aciertos más grandes de esta película son, entre otros, la presencia de un gran Jim Broadbent como el profesor Horace Slughorn y la poderosa actuación de Michael Gambon en uno de los momentos más importantes de la historia de Dumbledore. Por su parte, con su música compuesta para esta entrega, Nicholas Hooper entrega uno de los mejores scores de la saga, digno de la desesperanza y oscuridad que reina en este momento de la historia mágica.

Animales fantásticos y dónde encontrarlos (2016)

En una nueva y ambiciosa apuesta, J.K. Rowling decidió expandir su universo mágico tomando de pretexto el pequeño e ilustrativo libro de Newt Scamander. Gracias a él y a sus criaturas mágicas, la escritora quiso llevarnos por un nuevo camino, construido a partir de momentos ligeramente mencionados –o inexistentes– en la historia alrededor de Harry Potter. La cinta, al ser la primera de cinco entregas, se convierte en la construcción de los cimientos de una nueva aventura. Escrita únicamente por la autora de la saga, esta nueva serie le permite a la británica decidir en solitario qué y cómo trazar en la pantalla el nuevo camino de su universo. Desafortunadamente, el filme de poco más de dos horas no termina de alcanzar el carisma y la emoción que cualquiera de las películas –o libros– protagonizados por Potter. Vale la pena no olvidar la posibilidad que nos da esta cinta de explorar la vida mágica en Estados Unidos. El esplendor con que lo hacen le dio a la saga el primer Oscar de su historia. La responsable de ello fue la destacada Diseñadora de vestuario Coleen Atwood.

Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald

La segunda entrega –de cinco cintas– sobre la nueva exploración de Rowling a su universo dejó muchas más incógnitas que respuestas. Si bien nos da la posibilidad de explorar más detalles sobre lugares, personajes y situaciones claves en la historia de su universo, la escritora –única guionista de estas nuevas aventuras– se enreda en varias historias que nunca logran consolidarse, que no le dan el peso suficiente a Eddie Redmayne (Newt Scamander) de convertirse en el héroe que guiará esta nueva pentalogía y que no deja claro el camino que J.K. quiere seguir. Si bien es mejor que su antecesora, Los crímenes de Grindelwald decepciona más por no entregar lo que el público esperaba. De esta segunda de cinco aventuras nuevas, destaca la posibilidad que nos ofrecen de ver a Hogwarts en todo su esplendor. La cinta abre la puerta a la futura exploración de la vida y obra de Dumbledore previo a la llegada de Harry Potter, lo cual sería algo que todos los fans agradeceríamos. Si la mitad de lo que Rita Skeeter escribió en su libro sobre este poderoso mago –contenido entre las páginas de Las reliquias de la muerte– es explorado en esta nueva etapa de la franquicia, sólo así la serie de Animales fantásticos podría estar a la altura del resto de la saga. De lo contrario, la misma J.K. Rowling estaría dañando profundamente a su mágico y exitoso universo.

Harry Potter y la Cámara secreta (2002)

Hay una delgada línea entre lo que significa ser la mejor adaptación del libro a la pantalla a tratar de construir una película con todos los elementos presentados en una obra literaria. Si bien El prisionero de Azkaban es la mejor adaptación de los libros de Harry Potter al cine, La Cámara secreta es la más fiel en cuanto al material escrito en el que está basado. El director Chris Columbus trabajó de nuevo en la saga con un guion de Steven Kloves que metió con calzador casi todo lo presentado en casi 300 páginas escritas por J.K. Rowling. El resultado es un filme de 161 minutos –el más largo de la serie– que se convierte en el ejemplo perfecto de que hay cosas que funcionan maravillosamente de forma escrita pero cuya esencia no le permitirá llegar a otros medios. En contraste, la cinta acierta en dar vida a algunos elementos sorprendentes de la secuela de esta historia: Del Ford Anglia volador al Sauce Boxeador; de la poción multijugos al bosque prohibido; de Aragog al Basilisco, sin olvidar la presencia del primer horrocrux de la saga. Mención especial merece el destacado trabajo en CGI que nos permitió ver a Dobbie en todo su esplendor.

Harry Potter y el Cáliz de fuego (2005)

El prisionero de Azkaban se convirtió en el puente de madurez no sólo de sus personajes sino del tono que la saga había presentado anteriormente. Con ese recurso a su favor, J. K. Rowling escribió uno de los libros más ricos en términos de lo que nos permitió conocer sobre otras latitudes de su mundo mágico. A través del Torneo de los Tres Magos, la autora se atreve a llevar a sus personajes al límite, exponiéndolos a los retos más salvajes hasta ahora presentados en su universo mágico, mismos que nos meten de lleno a la oscuridad detrás de lo que originó esta historia. Al tratarse de un libro de 600 páginas, el guionista Steve Kloves modificó notablemente lo presentado en la obra literaria sacrificando algunos elementos elementales para conectar algunos cabos de la historia: La oscuridad del libro cedió ligeramente ante el despertar adolescente de sus protagonistas y sus relaciones amorosas. La presencia de Sirius Black, Barty Crouch y hasta Rita Skeeter fueron minimizadas notablemente; y la terrorífica prueba del laberinto o el esplendor de la Copa Mundial de Quidditch fueron presentados en breves secuencias, entre otras cosas. Sin embargo, la eliminación –o minimización– de algunos personajes secundarios permitió el empoderamiento en pantalla de Neville Longbottom, algo que él merecía más que nadie. Por el lado musical, Patrick Doyle asumió la responsabilidad de continuar con el legado de John Williams en las tres cintas anteriores. Aunque se trata de un compositor notable, Doyle entregó un score que la mayor parte del tiempo se siente ajeno a este mundo mágico. Finalmente, el punto más interesante de la cinta llega al final de la misma, cuando somos testigos del gran regreso del hombre más temido de este universo. La secuencia en el cementerio ilustra a la perfección la maldad de Voldemort y de lo que es capaz de hacer para cumplir sus propósitos.

Harry Potter y las Reliquias de la muerte – Parte 1 (2010)

La primera parte del último libro de la saga es quizá uno de los más complejos y difíciles de adaptar. Entre sus páginas, la escritora británica nos dio una larga lista de datos y guiños al resto de las novelas que terminaban de detallar el camino que había trazado por años pero que hacían muy complicada su adaptación a la pantalla grande. Desafortunadamente, la penúltima película adquiere un ritmo lento y pausado que no fue del agrado del público y la crítica. Además, la historia presentada decide minimizar una de las subtramas más interesantes del libro y de toda la saga: La vida de Dumbledore a través de la visión amarillista y sensacionalista de Rita Skeeter. Sin embargo, el filme destaca por algunos de los momentos más oscuros y peligrosos vistos hasta entonces: Lo ocurrido en la boda de Bill y Fleur; la destrucción del primer horrocrux y una macabra visita a la casa de Bathilda Bagshot. Además, gracias a un acomplejado y misterioso Xenophilius Lovegood –y a una secuencia de animación sorprendente–, la Fábula de los tres hermanos –cuento incluido dentro de Los cuentos de Beedle el Bardo– nos permite conocer la importante leyenda sobre las reliquias de la muerte. Ese ritmo lento que permea en casi toda la cinta termina con dos momentos clave para toda la saga: primeramente, tenemos un improvisado baile –escrito únicamente para la película por el guionista Steve Kloves– que nos muestra a Harry intentando sonreír ante la tragedia que ha dominado su vida. Dicha secuencia nos recuerda que, aunque él y sus amigos son guerreros valientes que aparentan no doblegarse ante nada, siguen siendo niños que no debían vivir lo que estaban atravesando. Por otro lado, la cinta guarda para su final el doloroso momento en que Dobbie se sacrifica por Harry y sus amigos y fallece como lo que siempre quiso ser: un elfo libre y valiente.

Harry Potter y la Orden del Fénix (2007)

Dolores Umbridge es lo mejor que le pudo haber pasado al universo de Harry Potter. No hay personaje que levante tantas emociones encontradas como el interpretado por Imelda Staunton en la pantalla grande. Su figura funciona para ejemplificar a la perfección la esencia de esta cinta: el peligro está en todos lados; tanto en los enemigos como en los aliados de Harry Potter. Luego de la sorpresiva aparición de Voldemort al final de la cinta anterior, de la mano de Harry, la audiencia descubre un camino secreto, lleno de mentiras y secretos, que inician la etapa más oscura, peligrosa y emocionante de la saga. Esta es la primera cinta de la franquicia dirigida por David Yates y la primera también en tener a un guionista que no fuera Steve Kloves, el hombre responsable de escribir todas las adaptaciones anteriores. Aunque David y Michael Goldenberg (Contacto), el nuevo guionista, tomaron algunas decisiones polémicas –que construyeron uno de los filmes más cortos de este mundo mágico–, el resultado no deja fuera los elementos más importantes de uno de los libros más extensos y enriquecedores de Rowling: desde el ejército de Dumbledore, las sesiones de oclumancia –uno de los mejores momentos de Snape– hasta la fascinante historia de La orden del Fénix, la organización de magos que da título a la cinta. Mención aparte merece el momento final del filme donde ocurre una de las batallas más emocionantes de la serie: El Ministerio de Magia es sede del enfrentamiento mortal entre Dumbledore y un Voldemort cada vez más poderoso y exitoso en su camino al triunfo. La aventura que significa esta película es musicalizada por Nicholas Hooper, un compositor que, junto a John Williams, logró transformar la magia de las páginas impresas a uno de los mejores scores de la franquicia.  

Harry Potter y la Piedra filosofal (2001)

La vida de Harry Potter ya tenía unos cuantos millones de fans alrededor del mundo. Pero llevarlo a la pantalla grande requería a alguien que trabajara con la sensibilidad necesaria la historia de un niño marginado, profundamente lastimado, pero optimista y con un futuro lleno de aventuras. El elegido fue Chris Columbus, (Mi pobre angelito; Papá por siempre), quien logró construir de forma acertada una puerta de entrada a un universo que cautivó a su audiencia desde sus primeros minutos. Cada uno de los elementos de esta película –iniciando, por supuesto, con los acordes de la música compuesta por el gran John Williams– se ensamblaron de tal forma que el público quedó más que encantado. Si bien la adaptación del libro dejó algunos elementos fuera o modificó otros tantos para hacer la historia más apta para el público infantil, dicha decisión –vista a la distancia– se convierte en uno de los grandes aciertos de la saga. Mientras que, en su año de estreno, los adultos se dejaban cautivar por las aventuras en la Tierra Media de El señor de los Anillos, los más pequeños se sentían identificados por un pequeño niño que, pese a vivir debajo de las escaleras y con una familia horrible, nunca dejó de maravillarse por el mundo que tenía frente a sus ojos. Fue así como hubo toda una generación que creció junto a él y garantizó el éxito que ahora conocemos. Siempre nos quedará la duda de qué hubiera sido si el travieso y odioso Peeves apareciera en pantalla; especialmente si el responsable de darle vida hubiese sido Robin Williams.  

Harry Potter y las Reliquias de la muerte – Parte 2 (2011)

Es posible que la decisión de dividir en dos partes Las Reliquias de la muerte haya parecido como una estrategia meramente monetaria por parte de Warner. Si bien la cinta se convirtió en una de las más taquilleras de la historia, el resultado en pantalla es sumamente satisfactorio para todos aquellos que crecieron con esta saga. Hay muchos elementos en favor de esta cinta. En poco más de dos horas somos testigos de la culminación de un viaje largo, emocionante e intrigante. De la misma forma en que las páginas del libro sorprendieron y conmovieron hasta las lágrimas a todos los potterheads, la cinta nos ofrece la posibilidad de ser parte de la batalla más épica en la historia del universo de J. K. Rowling. Es innegable la emoción que provoca el ver el castillo de Hogwarts como el campo de batalla en donde se decide el destino del mundo mágico. Si bien algunos elementos se modificaron para beneficiar la narrativa de la cinta, afortunadamente, tanto el director David Yates como el guionista Steve Kloves (Wonder Boys) respetaron la esencia del desenlace literario de la saga. De las muertes más sorprendentes y desgarradoras de la segunda guerra mágica hasta el momento en el que la pantalla se llena de los hechizos mortales entre Harry Potter y Lord Voldemort, la cinta se convierte en una montaña rusa de emociones cuyo momento más impactante es la historia real de un Severus Snape que brilla como nunca en la saga. Cada camino que fue trazado al inicio de esta historia encuentra aquí su conclusión, dándole el punto final digno y emocionante que merecía una de las sagas más exitosas de la historia del cine.

Harry Potter y el Prisionero de Azkaban (2004)

El director Chris Columbus logró consolidar a Harry Potter como una franquicia exitosa. Sin embargo, los resultados un tanto desastrosos de La cámara secreta demostraron que era urgente un cambio en la dirección de la saga, misma que tendría posibilidad de seguirse expandiendo en las manos correctas. La elección de Alfonso Cuarón para comandar esta nueva entrega se convirtió en una de las decisiones más acertadas de los productores de esta aventura fílmica. El mexicano, con el estilo, visión y el cuidado de sus personajes que lo han distinguido por años –y que le ha valido premios en todo el mundo– se convirtió en una gran oportunidad de llevar el mundo mágico por un nuevo camino, más maduro y complejo; algo que la historia y sus protagonistas pedían a gritos. La adaptación más fiel de la saga literaria a la pantalla grande se ve, en gran medida, beneficiada por la poderosa presencia de Gary Oldman (Sirius Black), David Thewlis (Lupin) y Emma Thompson (Sybill Trelawney), así como unos aterradores y misteriosos dementores. Mención aparte merece Michael Gambon quien, tras la muerte del actor Richard Harris, tuvo que asumir el reto de dar vida a Albus Dumbledore. Éste fue el punto más alto en la franquicia y ninguna cinta logró igualar sus resultados. Sin embargo, las siguientes aprovecharían el legado de El Prisionero de Azkaban para expandir dignamente el vasto y emocionante universo de Harry Potter.

Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios