Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

Inframundo: La rebelión de los Lycans (2009)

Por:

09-02-2009

Lo más notable de las dos primeras películas de Inframundo, ambas dirigidas por Len Wiseman, era su condición de objeto ultravisual. Era una interesante actualización del mito del vampiro, ya no como continuación de la tendencia neoclásica que refinara Entrevista con el vampiro de Neil Jordan siguiendo los pasos del Drácula de Bram Stoker por […]

Lo más notable de las dos primeras películas de Inframundo, ambas dirigidas por Len Wiseman, era su condición de objeto ultravisual. Era una interesante actualización del mito del vampiro, ya no como continuación de la tendencia neoclásica que refinara Entrevista con el vampiro de Neil Jordan siguiendo los pasos del Drácula de Bram Stoker por Francis Ford Coppola, sino como un intento de trasladarlo al mundo posmoderno o hipermoderno, o la cruza de ambos. Vampiros para la generación Matrix, si es que acaso existe una.

 

Inframundo: La rebelión de los Lycans abandona con mala fortuna lo que hiciera famosa la saga, ese delirio visual en cinematografía impecable de azules intensos, por una estética que parece rendirle un tributo a lo peor de Uwe Boll. De ahí el abuso de un CGI chafísimo, principalmente para los Lycons y de ahí esa fotografía en colores deslavados que logra que la película se vea muy baratona… a pesar de esos 35 millones para el presupuesto.

 

Pero acaso lo peor sea que el conflicto principal del filme es reducido a una telenovela. La hija del jefe de los vampiros se enamora de un hombre lobo pero ¡oh! resulta ser el esclavo de su padre por lo que su amor está prohibido y debe permanecer en secreto. A eso sigue el consecuente castigo ejemplar para la hija por “no amar a uno de su clase” y ya pueden imaginar en que termina todo una vez que el padre se entera. Por desgracia, ese regodeo ultrasádico que hace parecer el filme La pasión de los Lycans, no es suficiente para darle algo de emoción o intensidad auténtica.

 

Y se extraña a la Beckinsale. Que regrese.

 

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Notas relacionadas

Comentarios