Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #132 – El club de los increíbles

Los increíbles 2; El club de los insomnes, Ozark

Junio 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Un jefe en pañales

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

27-03-2017

The Boss Baby es una divertida e ingeniosa reflexión sobre la hermandad y la paternidad, que resulta mucho más profunda de lo que aparenta.


  • Título original: The Baby Boss

  • Año: 2017

  • Director: Tom McGrath (Madagascar)

  • Voces en inglés: Alec Baldwin, Steve Buscemi, Jimmy Kimmel

  • Fecha de estreno: 31 de marzo de 2017

Desde su ameno y emotivo prólogo, Un jefe en pañales nos ofrece un planteamiento claro y establece con ingenio las reglas del universo que presenta. Estamos ante la visión infantil. Se trata de la perspectiva de un inquieto e imaginativo niño de 7 años y la crisis que debe enfrentar ante la inminente llegada de un hermano menor.

No es la primera vez que el realizador Tom McGrath aborda la niñez en sus largometrajes animados. Si bien de manera breve y tangencial, tanto en la serie de Madagascar como en la injustamente menospreciada Megamente, los acontecimientos vividos en la temprana edad resultan decisivos en la formación de sus protagonistas (¿infancia es destino?).

Las nuevas circunstancias que vive el pequeño Tim amenazan su hasta ahora perfecto mundo. En un instante, pasa de ser el centro de la atención de sus padres a ser tan sólo un personaje incidental en su propio hogar.

Ante sus ojos, el bebé habla y se comporta como adulto (“¡Mírenlo! ¡Usa traje!”), manipula descaradamente a sus progenitores, conspira con otros bebés y tiene algún tipo de maquinación secreta.

El provocativo nene cuenta con sus propios antecedentes y poderosas razones para comportarse así y tener, en efecto, una misión encubierta. Enfrascados en la rivalidad, los hermanos enfrentarán juntos diversas situaciones.

No es incidental la elección en el doblaje original en inglés de Alec Baldwin para el papel de Tim. Su peculiar propensión por la comedia y su inigualable tono imperativo le ha funcionado con personajes autoritarios. ¿Qué mejor voz para representar la imposición y tiranía del “jefe bebé” del título original?

Si bien de ninguna manera se trata de la primera vez que se emplea el recurso de tener a un pequeño que se expresa y actúa como adulto (desde hace años tenemos al irreverente y diabólico Stewie de Family Guy), el ardid funciona.

Por su perspicacia en torno al tema, el filme de Dreamworks debería sumarse a otros simpáticos esfuerzos que en diferentes niveles y momentos llegaron a trascender. El anhelo por un bebé ante la imposibilidad de la concepción (Educando a Arizona); los pensamientos y reflexiones de un neonato, expresados con la voz de un adulto (Mira quién habla); o la aprensión y desconcierto existencial ante la inminencia de la paternidad (Papá a la fuerza).

Es una lástima que el ritmo decaiga en la parte central, con un viaje que se alarga de más y con irregularidades en su efectividad humorística. Por otro lado, destaca el trabajo de la animación digital y chistosos efectos que logran su cometido. Como esa baba de bebé en 3D que se estira peligrosamente hacia el espectador.

De manera evidente, Un jefe en pañales apunta a un público de corta edad. Pero su premisa es mucho más que un pretexto para generar gags aparentemente inconexos y resulta más madura de lo que parece. Los papás y otros adultos reirán ante referentes como el de los Cazadores del arca perdida, en dos distintos momentos de la trama; de una persecución de coches infantiles con música de serie televisiva policiaca de los 70 (ni más ni menos que S.W.A.T.); o del salto con efectos sonoros de El hombre nuclear.

Apreciarán la selección de los Beatles como canción de cuna y disfrutarán la analogía de las demandas de un recién nacido con las exigencias de un mandamás corporativo. Además de las esperadas “lecciones” sobre la integridad familiar.

Pero sobre todo, Un jefe en pañales es una divertida reflexión sobre el papel de los padres y la capacidad de amar incondicionalmente y por igual. Todo ello, a través de la percepción e imaginación de un niño.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:

  • Educando a Arizona (Joel & Ethan Coen, 1987)

  • Papá a la fuerza (John Hughes, 1988)

  • Megamente (Tom McGrath, 2010

mm

Cinéfilo incorregible. Coleccionista de juguetes de películas. Fundador y conductor de @CinemaNET. Colaborador en Efekto Noticias y Filmmen. Escribe en Cine PREMIERE desde el 2002.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios