Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Jennifer Garner: Una mamá muy trabajadora

Por:

11-05-2009

Protagoniza Los fantasmas de mis ex. 

Por Vera Anderson

¿Sientes que siempre has sido buena para juzgar a los hombres?
Wow. Bueno, pues creo que no te puedes confiar de las primeras impresiones, tienes que realmente conocerlos. No hay de otra. He juzgado bien y mal, pero en general creo que los hombres que han sido mis amigos, o de quienes me he enamorado, han sido un grupo espectacular de personas.

El personaje de Connor es todo un chico malo. ¿Tú te hubieras casado con un chico malo? ¿Puede cambiar?
El consejo número uno de mi mamá hacia mis hermanas y a mí, siempre ha sido: “Nunca te cases con un hombre pensando que lo vas a cambiar”. Así que, ¿casarme con un chico mal? No lo creo. ¿Estás llamando a Ben un chico malo? –Pregunta riendo–.

Han dicho que esta cinta originalmente estaba planeada para Ben. ¿Tú hubieras interpretado el papel de haber sido él?
No, Dios, no, hubiera sido demasiado extraño. Ya no puedo verlo como nada más que lo que representa para mí. No sería una relación orgánica de actuación para ninguno.

¿Cuál fue tu primera impresión cuando conociste a Ben?
Ben y yo nos conocimos hace muchísimo tiempo. Nos volvimos amigos en Pearl Harbor, y cuando volvimos a trabajar juntos fue una combinación de amistad y esa otra cosa que me gustaba sobre él, que aunque yo estaba en un momento muy vulnerable de mi vida, él nunca intentó nada conmigo. Y por eso me gustaba. Siempre fue muy respetuoso y aunque hablábamos abiertamente y teníamos una relación muy buena, él nunca cruzó esa línea. Y eso me permitió hacerme su amiga de una forma muy honesta, así que cuando resurgió todo unos años después, fue muy natural, fue una evolución sorpresivamente lenta. Y luego, cuando ya estaba avanzada, simplemente un día dijimos: pues ya, hay que tener un bebé y casarnos –ríe–. El resto, como dicen, es historia.

Tienes dos hijos, de tres años y de cuatro meses, tu carrera y tu esposo se ven de maravilla, ¿cómo funciona todo, les cuesta trabajo mantener un balance?
Todo es diferente, pero al mismo tiempo, todo es lo mismo. Tengo que ser la que mantiene la calma porque, seamos honestas, todo viene de la cabeza de la familia, y esa es la madre. Nos mudamos a la nueva casa el viernes. Tuvimos que ir a Boston para el nuevo trabajo de Ben el martes. Luego tuve que regresar para la premiere de esta cinta, y de ahí a Nueva York y los niños me alcanzaron allá. Y así es, así que sólo tengo que mantenerme tranquila y todo lo demás viene después. Tomo las cosas una a la vez y no dejo que me llegue el pánico cuando viene el trabajo porque ya cuando se pongan críticas las cosas, ya veremos. Sobre el balance, solía no hacer nada más que trabajar y ahora mi vida está mucho más balanceada. La mejor forma para que una mujer se tome un descanso, es embarazándose. Así que me encanta estar embarazada y estar en casa y realmente meterme a ese mundo: cocinando, horneando pan los domingos, llevando a mi hija a la escuela y estando 100% en casa. Haces lo mejor que puedes. La realidad es que el balance es una pesadilla para cualquier mujer que trabaje, y yo me cuento entre ellas, pero tengo ayuda y apoyo y puedo contratar a gente que me eche la mano en lo que necesite hacer. Así que soy una mujer que trabaja que tiene mucha suerte.

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios