Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #139 – Megalodón caribeño

Megalodón y la edición impresa de agosto

Agosto 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

John Cusack: ¿qué hacer en el fin del mundo?

Por:

11-11-2009

"Siempre me llamó mucho la atención Nostradamus".

Por Vera Anderson / Corresponsal Hollywood

John Cusack es casi el anti-estrella de cine. Normalmente escoge papeles donde es el menospreciado en cintas peculiares (The Grifters, ¿Quieres ser John Malkovich?, Alta fidelidad) y en general intenta evitar a los medios. Excepto que a pesar de sí mismo, en realidad sí es una estrella de cine, y continúa generando fanáticas femeninas que lo adoran alrededor del mundo. Y ahora, con su papel estelar en la superproducción 2012, es improbable que el desganado actor titular se pueda seguir escondiendo en las sombras.

¿Por qué crees que exista tanta fascinación hacia las profecías del fin de los tiempos?

Personalmente, a mí siempre me llamó mucho la atención Nostradamus y algunos de los otros místicos.  De hecho, siempre me interesó el lenguaje del apocalipsis. Creo que la razón por la cual estas historias tienen relevancia, es que en ellas siempre hay un gran sentido de equilibrio hacia todo. Todas las personas se vuelven iguales, no hay más cristianos, judíos, árabes, chinos, rusos o americanos, todos están en lo mismo juntos. Estos cuentos te dan ese sentimiento de unidad o de que la gente responde bien ante una tragedia, y creo que a todos les gustaría compartir esa sensación de unidad. Tenemos un miedo colectivo hacia el futuro, definitivamente con el calentamiento global y los problemas nucleares, todo el mundo siente que estamos en vísperas de una catástrofe global sólo con ser personas modernas. Así que creo que la película le da voz a esos miedos, pero luego presenta una esperanza sobre cómo podríamos responder y sobrevivir.

¿Cómo reaccionas ante las películas de desastres?
Siempre me gustaron de niño. Recuerdo haber ido a ver The Poseidon Adventure y Towering Inferno y me encantaron, todas tenían elencos llenos de estrellas y luego el 70% de ellos se morían y te quedas ahí sentado, haciendo apuestas sobre qué estrellas se morirían después. ¡Ah! Este va a sobrevivir, este no. Shelley Winters se murió. También me gustan las de miedo. The China Syndrome, no es una película de desastres tradicional, pero da bastante miedo.

Como actor, ¿qué tan diferente es trabajar con grandes efectos especiales en comparación con otras cintas que ha hecho?
La gente asume que es algo a como nos imaginamos Star Wars, con dos personas y un sable de luz falso, sólo una pantalla verde. Pero en realidad, en esta cinta hubo un grandísimo trabajo de diseño de producción en el set, así que, por ejemplo, las escenas que hicimos juntos en la cima de la montaña en China, fueron en un estudio grandísimo sobre una falsa cima con nieve artificial y luego en la parte de atrás, una pantalla verde. Después, estaríamos en otro set masivo que se metía bajo el agua, y otro set que ocupaba toda una manzana de ciudad con casas falsas y todo sobre una plataforma que se podía mover. Siempre tuvimos muchas cosas a qué reaccionar, no tenía que crear todas las emociones de la nada.

¿En tu casa estás preparado para un desastre?
No, no lo estoy. No lo estoy. De hecho, en mi casa… a cada rato la veo y tengo estas linternas grandes que no sé ni dónde puse, luego abro un cajón y ahí están y pienso: "¡Ah, ahí están!". Pero en una emergencia, jamás sabría dónde están. Así que no estoy listo.

¿Trabajar en una película sobre el fin del mundo te hace detenerte y pensar sobre todo, sobre dónde estás en tu vida? 

Pienso en eso todo el tiempo. Déjame ver. No quiero ser evasivo, como siempre –ríe–, pero creo que conforme he crecido, siento que he podido separar un poco más lo esencial de lo no esencial. Esa parte de hacerte viejo me gusta. Hay cosas que me importaban más o me preocupaban y que me obsesionaban un poco o que eran puro ego y el mundo te quita eso a golpes y puedes ver todo con una perspectiva diferente. Eso también me gusta. Creo que hoy en día soy un poco menos juicioso y menos obsesionado conmigo mismo que cuando era más joven. Espero estarme convirtiendo en una mejor persona. 

Si sólo te quedaran horas, días, semanas, ¿cómo pasarías tu tiempo?

Pues la película hace esa pregunta y también te hace pensar sobre qué tanto te debería decir el gobierno, desde una perspectiva ética, ¿qué tanto es tu derecho saber? Y sobre cómo yo pasaría mi tiempo, te pones a pensar y ¿con quién tengo que arreglar cosas? ¿Tienes asuntos sin resolver con alguien? Definitivamente hay algunas personas a quienes me gustaría ver. Te hace pensar bastante. No como una película de género normal.

  

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios