Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Julianne Moore: talento en tierra de ciegos

Por:

18-10-2008

Uno de los talentos histriónicos más grandes de Hollywood, platicó con nosotros acerca de la apocalíptica Ceguera. 

Por Mary Carmen Albarrán Torres

Julianne Moore, uno de los talentos histriónicos más grandes de Hollywood, platicó con Cine PREMIERE acerca de la adaptación del clásico de José Saramago, Ceguera, dirigida por Fernando Meirelles.

¿Disfrutaste trabajar en el filme?
Me encantó. Amé cada minuto y fue maravilloso por ser una producción verdaderamente internacional que estuvo financiada con dinero japonés, canadiense y brasileño. De los actores, sólo tres éramos norteamericanos, había canadienses, Gael de México, brasileños, japoneses… fue muy emocionante. Filmamos en Uruguay y después en Sao Paulo y el director la hizo ver, extrañamente, como el mundo en el que vivimos, pero a la vez, por la forma en que está filmada, la hace ver futurista.

¿Qué te atrajo al proyecto?
Fernando. No había leído el libro, pero escuché rumores de su adaptación y uno de mis agentes me dijo que creía que él me iba a ofrecer su película. Yo le dije que no bromeara con eso porque si no era cierto, ni siquiera quería hacerme ilusiones. Y literalmente minutos después recibí una llamada con la oferta y me mandaron el guión. Hubiera hecho cualquier cosa con él, realmente no importaba porque admiro su trabajo y después, cuando lo leí pensé: “Wow, esto es increíble, un maravilloso papel y gran obra literaria”. Era mucho más de lo que esperaba. Una de las razones por las que quise trabajar con él es porque los actores en sus películas son tan sutiles que no estás seguro de que estén actuando. Me emociona no saber si es actuación o sólo comportamiento humano.

¿Cómo te identificas con tu personaje? ¿Hay algo en lo que creas que te pareces?
Una de las cosas que me entretuvo y me pareció interesante explorar fue que normalmente cuando trabajo en una película, conozco el arco de mi personaje, cómo va a terminar y cuáles son los pasos para que llegue de un lugar a otro, pero no quise hacer eso con este personaje; quise ponerla en un lugar donde no supiera qué iba a suceder. No podía esperar, lógicamente, llegar a algún lugar para que las decisiones que tomara fueran como las que uno toma en la vida: sin saber si vas a ser heroico, si vas a ser amable, quería que fuera hasta cierto grado más inmediato. Así que quise hacerlo más como comportamiento y menos como actuación. Como una persona ordinaria que sólo está tomando decisiones, poniendo un pie frente al otro, uno a la vez porque lo tiene que hacer. En ese sentido creo que el personaje puede ser como cualquiera de nosotros.

¿Por qué crees que al personaje se le “permite” ver?
No sé, Saramago dice que él tampoco sabe. Pretendía que todos fueran ciegos en el libro y estaba escribiendo la escena en la que se suben a la ambulancia y en ese momento su personaje se volteó y fingió ser ciega. Y ahí fue cuando tomó la decisión. Así que realmente no lo premeditó e incluso Fernando le preguntaba, “¿Qué tiene ella? ¿Es especial? ¿Es fuerte?”. A lo que Saramago contestaba: “No, nada, es completamente ordinaria”. Cosa que yo creo que es muy relevante en la historia. No la hace diferente, ya que lo único que tiene literalmente diferente es que ella puede ver.

¿Cómo ha sido trabajar con directores latinoamericanos, primero Cuarón en Niños del hombre y ahora con Meirelles?
Es un mundo más nuevo para mí. Lo que está sucediendo con el cine es que ciertas voces empiezan a emerger de distintos países en diferentes momentos y lo que es interesante con los directores latinoamericanos, es que parecen tener una voz más fresca y nueva, con un sentido mucho más global. Desafortunadamente en EUA la visión es cada vez más angosta y más coloquial, mientras que los latinoamericanos pueden tener una perspectiva mucho más global y creo que esto tiene que ver con vivir en un mundo que no está viendo hacia adentro todo el tiempo, a diferencia de EUA que tiene una tendencia a hacer eso. Se está cerrando a sí mismo sin ver hacia afuera , mientras que Latinoamérica avanza hacia delante y se da cuenta de que hay un mundo emergiendo más allá de ellos.

¿Cómo fue trabajar con Gael y qué nos puedes decir de su personaje?
Bueno por un lado, es hermoso. Todo el mundo lo sabe. Es exquisito. No lo conocía antes, excepto muy brevemente y me quedé impactada de lo hermoso que es y cómo no paraba de hablar… es muy platicador y muy amigable. Sólo hablaba y hablaba y yo no podía dejar de ver sus ojos. Y creo que las decisiones que tomó con su personaje fueron impresionantes, me encantaron, porque es un personaje que no te esperas que se comporte como un tirano o de manera cruel. Amé trabajar con él, tiene mucha vida y es muy interesante y espontáneo, toma decisiones en el momento.

¿Qué nos puedes decir del momento en que tu personaje le dice al suyo que nunca va a olvidar su cara? Es un momento muy fuerte.
Fue difícil de hacer, extrañamente, porque es como si tuviera un destello de valentía y eso empieza a surgir pero no es algo grande. Sólo es su forma de decirle: “Te veo y no sólo tu cara, veo quién eres realmente”.

¿Cómo comparas este trabajo y el de Niños del hombre, que son películas obscuras y postapocalípticas con trabajos anteriores como comedia, por ejemplo?
Son muy diferentes y sin embargo creo que todas las películas son un reflejo de la cultura y de lo que pensamos de nosotros mismos. Estas dos películas tienen que ver con nuestro miedo del futuro, de dónde estamos ahora y cómo estamos manejando las cosas. Y cuando vemos una comedia, es literalmente un reflejo de cómo se ama a alguien, pero todo es viable porque es acerca de nosotros, aunque unas cosas sean mucho más ligeras que otras… y menos retadoras –ríe–. Pero creo que como actores necesitamos todo.

¿Qué momento del libro disfrutas más o qué escena ansiabas filmar?

(SPOILER: Lee bajo tu propio riesgo)

Creo que es el momento justo después de que mata al personaje de Gael. Eso fue muy interesante para mí porque tiene toda una inundación de sentimientos ligados a sus acciones y las consecuencias de ello es que esté completamente destruida. Y me llama la atención la reacción que esto genera en la gente, que en vez de pensar que es una heroína se vuelven en su contra.

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios