Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #148 – Halloween Upgrade

Halloween, el regreso de Michael Myers.

October 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Galerías TOPS

Kate Winslet sus MEJORES películas

Por:

06-10-2018
kate winslet

Una de las mejores actrices de su generación y ha sabido incursionar en varios géneros.

Kate Winslet nació el 5 de octubre de 1975 en el Reino Unido y comenzó su carrera como actriz en 1994. Sin duda una de las mejores actrices de su generación y que ha incursionado desde proyectos independientes hasta grandes blockbusters, incluso cuando no tenía todavía ese imán taquillero que se le caracteriza. 

Fuera de pantalla, su amistad con Leonardo DiCaprio es una de las cosas que más fascinan al público y siempre emociona verlos juntos en alfombras rojas y compartir un par de minutos. Fuera de eso, la británica ha sabido abrirse paso entre el cine de autor y hasta producciones sci-fi.

A continuación las mejores películas de Kate Winslet, ¿cuál es su favorita?

Secretos íntimos (Dir. Todd Phillips, 2006)

La premisa de esta película podría leerse igual que la de Solo un sueño: el espíritu de una mujer se ahoga en la rutina de la ama de casa suburbana. Sarah Pierce solía ser una feminista radical, pero ahora pasa sus días cumpliendo con su rol de madre y esposa, soñando con el pasado. Para calmar sus vacíos y sus ganas de arder, Pierce empieza una aventura amorosa con otro padre de familia suburbanos. Aquí, Kate Winslet toma un personaje ordinario y nada consciente de sí mismo, y lo eleva. Todos podemos ver que tanto ella como el resto de los adultos necios en la trama son en realidad los niños pequeños a los que el título en inglés (Little Children) se refiere, y eso que constantemente están rodeados de verdaderos niños pequeños.

Eterno resplandor de una mente sin recuerdos (Dir. Michel Gondry, 2004)

La Clementine Kruczynski de Kate Winslet es el personaje que de cierta forma le dio la vuelta al rol de heroína enamorada que le dio su lugar en el Olimpo de estrellas. La comedia romántica de Michel Gondry y Charlie Kaufman le dio la oportunidad a la actriz de refrescar su papel de interés amoroso femenino y darle nuevos tonos: como quien se tiñe el cabello de nuevos colores. La trama sigue a Joel (Jim Carrey) quien al tratar de superar la ruptura con su novia (Clementine) se da cuenta de que ella lo ha borrado de su mente, mediante un procedimiento digno de la ciencia ficción. él decide hacer lo mismo y ambos se embarcan en una historia de escape dentro de sus propias memorias. Aquí vemos el lado humorístico de Winslet, que es una bocanada de aire fresco.

Titanic (Dir. James Cameron, 1997)

La película que lanzó a Winslet al estrellato. Gracias a su interpretación de Rose DeWitt Bukater, recibió su primera nominación al Oscar como actriz protagónica y se convirtió en una de las caras más buscadas en la industria. Tenía solo 22 años cuando entró a liderar la producción gigantesca,  que se convirtió en ese entonces en la película más taquillera de todos los tiempos. En el momento en que Winslet se subió a este barco a realizar todo lo que se espera de una protagonista de un blockbuster (escenas emotivas, y también de bastante acción), la actriz dejó de ser una promesa en la actuación para consolidarse como una estrella de cine, con todas sus letras. El papel pudo haber sido de Claire Danes o de Gwyneth Paltrow, según se sabe, pero hoy es imposible imaginarlo sin ella y su belleza fuera de los estándares raquíticos de Hollywood.

Sólo un sueño (Dir. Sam Mendes, 2008)

En esta cinta se reunió nuevamente con su coestrella Leonardo DiCaprio, pero para retratar un amor a la inversa: ese que se desmorona y saca lo peor de cada uno. Dirigida por su esposo en ese entonces, Sam Mendes, Kate interpreta a la volátil April Wheeler, una mujer sumida en la esterilidad de la vida en los suburbios de la década de los 40. Lo que vemos en la película es a un matrimonio que se destruye en medio de la nada: llevan una vida anodina, sin eventualidades, existen en la rutina implacable que asfixia cualquier chispa. Este escenario sirve de vitrina a los talentos y el rango de Winslet: es volátil, escapista, neurótica, apática y decididamente trágica. Tanto Kate como Leonardo Dicaprio fueron nominados a un Globo de Oro por su interpretación.

Sensatez y sentimientos (Dir. Ang Lee, 1995)

Después de su escalofriante Juliet Hulme, nadie hubiera pensado que una Winslet de 20 años sería la indicada para encarnar a Marianne Dashwood, la romántica y sensible heroína de la novela de Jane Austen, quien descubre que el amor puede no tener la apariencia que ella piensa. El mismo director, Ang Lee, tenía dudas sobre si la actriz podría encarnar a una dama victoriana, así que Winslet tuvo que tomar clases de piano, de etiqueta, leer varias novelas victorianas y hasta practicar tai chi. Su encarnación, sin embargo, resultaría en la primera de seis nominaciones al Oscar que ha recibido. A raíz de la tierna, elegante y apasionada Marianne, Winslet sería buscada frecuentemente para interpretar a mujeres de época o de adaptaciones literarias.

Wonder Wheel (Dir. Woody Allen, 2017)

Esta película de Woody Allen pasó un poco desapercibida a principios de 2018 –mucho tuvo que ver el movimiento Me Too en Hollywood – pero en ella habita una Kate Winslet como no se había visto en mucho tiempo. Histérica, teatral, deliciosamente imperfecta y vulnerable, el personaje de Winslet es una mujer que añora su pasado y que vive en una suerte de escapismo digno de las damas creadas por el dramaturgo Tennesse Williams en sus obras. De hecho, el trabajo de la actriz en esta cinta fue llamado por los críticos un pariente cercano a aquel realizado por Cate Blanchett en Jazmin azul. Ginny, su personaje, raya en la locura nostálgica y no podemos más que admirarla con compasión (y envidiar su inamovible y lastimosa esperanza en la vida).

El lector (Dir. Stephen Daldry, 2008)

La película que finalmente le dio el Oscar a Mejor actriz. En ella, Kate interpreta a Hanna Schmitz, una mujer alemana analfabeta que, en los años posteriores a la Segunda Guerra Mundial, mantiene una aventura amorosa con un joven que le lee libros en cada uno de sus encuentros. Ella desaparece abruptamente y solo reaparece en la vida del joven Michael cuando éste ya es un estudiante de derecho: Hanna está siendo enjuiciada por haber sido una de las guardias de la SS que dejaron morir a 300 mujeres judías en una iglesia incendiada durante la Segunda Guerra Mundial. La actriz encarna las contradicciones de una mujer de moral ambigua, que se mantiene cerrada a los deseos del espectador de ver algo de remordimiento en ella, pero que encuentra formas para transmitir emociones, atribulaciones del alma e incluso, inocencia. Algo impensable de alguien que ha cometido tales atrocidades.

Un dios salvaje (Dir. Roman Polanski, 2011)

En la película de Roman Polanski, dos parejas de “adultos” y padres de familia se reúnen en la casa de una de ellas para discutir un asunto serio que necesita resolverse con sensatez y civilidad: los respectivos hijos de ambos matrimonios se pelearon en el parque. En esta comedia negra que sucede en su totalidad en un departamento de Brooklyn, Kate Winslet es Nancy Cowan, la sofisticada esposa de Christoph Waltz que, tal como sucede con todos los presentes, poco a poco abandona toda cordialidad para mostrarse como somos en realidad: unos salvajes. Cómo olvidar su diálogo cumbre: “¡Me alegro de que mi hijo se haya madreado al tuyo y me limpio el trasero con tus derechos humanos!”

Criaturas celestiales (Dir. Peter Jackson, 1994)

Kate Winslet se dio a conocer al mundo a los 19 años en la cuarta película de Peter Jackson. Inspirada en una casi inverosímil historia real del país de origen de Jackson, Nueva Zelanda, Winslet encarna a Juliet Hulme, una adolescente que desarrolla una relación enferma con otra, Pauline Parker. Desconectadas por completo de la realidad, ambas se obsesionan la una con la otra hasta le punto de cometer un homicidio frío y sociópata. Dicha actuación, que terminaría por ser única en su carrera –por lo diferente que es a los roles que la han definido en su carrera desde entonces–, fue el trampolín que la puso en la mira de la industria del cine.

Steve Jobs (Dir. Danny Boyle, 2015)

La asistente del visionario Steve Jobs funge como el “Pepe Grillo” del personaje excéntrico que llevara Michael Fassbender a la pantalla. La película se concentra en momentos específicos –y definitorios– de la carrera del fundador de Apple para mostrar su relación con distintas personas: su hija, su socio Steve Wozniak, sus colaboradores etc. Sin embargo, Winslet interpreta a aquella figura de la cual no se había hablado mucho: la asistente y directora de marketing Joanna Hoffman, representada como la mano derecha de Jobs. Winslet despliega ese espíritu fraternal, que se caracteriza entre otras cosas por la capacidad de levantarle la voz al genio al que todos los demás le temían.

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios