Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #124 – Luis Miguel, el podcast

Luis Miguel, la serie; Reencuentro; Verano 1993, y Yo soy Simón

Abril 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Artículos

La 4ª compañía: La película que se aferró a existir

Por:

06-04-2018
La 4a compañia

Luego de una década de realización, y más de un año de retraso en su lanzamiento, la ganadora de diez premios Ariel, La 4ª compañía, llega a los cines para mostrar que la vida dentro de una prisión en México sigue igual –o peor– que hace más de 40 años.

“Todos somos culpables”. Es el nombre de un mural dentro del penal de Santa Martha Acatitla. La obra, creada por Arnold Belkin en los 60, recrea el proceso por el que pasan los reos: el juicio, la sentencia, la reclusión y la libertad. “Nos sentimos como saliendo de la cárcel”, afirman los cineastas Amir Galván y Mitzi Vanessa Arreola, quienes recuerdan al mural como un aliciente para culminar La 4a compañía, un proyecto que estuvo a punto de morir, pero que se aferró a existir.

  • El crimen

El equipo de futbol americano Los Perros de Santa Martha era usado por el gobierno como ejemplo de que el sistema penitenciario había hallado la manera de reformar a sus reos: a través del deporte. Pero quienes de día ganaban partidos, en las noches eran liberados para asaltar bancos o robar autos. Las ganancias iban directo a Arturo “El Negro” Durazo, jefe de la policía de la capital en el sexenio de José López Portillo.

La-4a-compañia-cine-mexicano-ariel-presunto-culpable-carcel-negro-durazo

  • El juicio

Motivados por los deseos de llevar esta historia a la pantalla grande, los cineastas construyeron su película de la mano de Felipe Cazals. “Él nos dijo que la cinta era un fresco de la vida carcelaria en los 70”, recuerdan los directores, y afirman que el responsable de El apando –el gran clásico del cine mexicano en donde también aborda la tormentosa realidad de una prisión– se convirtió en un impulsor fundamental de la cinta, al igual que la guionista Marina Stavenhagen y el escritor Vicente Leñero.

la 4a compañia

  • La sentencia

“Trabajamos en un ambiente en el que no teníamos el control”, recuerda Amir, sobre la experiencia de filmar en Santa Martha. Ahí, cada miembro del equipo tenía que moverse con un grupo antimotines, encargado de controlar la seguridad dentro de la prisión en caso de situaciones extremas. El trabajo de filmación, que inició en 2010, fue suspendido por las fiestas navideñas y reiniciado en enero de 2011. Sin embargo, todo se retrasó casi dos años debido a que el actor Carlos Valencia –nominado al Ariel por su trabajo aquí– sufrió una enfermedad que lo mantuvo en coma por un buen tiempo.

  • La reclusión

Con la mitad de la película filmada y con su actor volviendo literalmente a la vida, los directores comenzaron a sentir la presión de los inversionistas del proyecto. Con el poco material existente –y una buena dosis de esperanza en los bolsillos–, emprendieron un viaje a Cannes para buscar nuevas fuentes de dinero. “Cuando parece que todo se va a acabar, que todo está destruido y ya no hay futuro, ocurre un milagro”, nos dice Arreola con una gran sonrisa. Tras dar con nuevos inversionistas en aquel festival, rodaron el resto de la historia en 2012 y pasaron cuatro años más de postproducción.

  • La libertad

Aunque en el Ariel 2017 La 4a compañía se convirtió en una de las cintas más premiadas en la historia del cine mexicano (se llevó diez estatuillas), muy pocas personas la conocían. “No he visto la película, pero supongo que está muy bien”, dijo el mismo Hernán Mendoza, al recibir su premio a Mejor actor de cuadro por su interpretación de uno de los reos. Aunque se tenía programado su estreno comercial para enero de 2017, los directores decidieron esperar un poco más.

Ahora, el filme producido por la destacada Mónica Lozano llegará a los cines cobijado por Layda Negrete y Roberto Hernández, productora y director del polémico documental Presunto culpable, así como por World Justice Project, un organismo encargado de monitorear y calificar el Estado de derecho en el mundo. “Nos encantaría que [La 4ª compañía] sirviera para que la gente entienda de qué se trata la crisis en el sistema penitenciario. Las cárceles son el lugar por antonomasia que representa lo que es un Estado. Y si todo dentro está colapsado, es porque todo afuera está en una profunda crisis social”.

Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, el 70% de las cárceles mexicanas son administradas, en parte o en su totalidad, por los internos. Antes era el Negro Durazo: hoy es cualquier político mexicano. Antes era un equipo de futbol: ahora la cárcel es un call center dedicado a extorsionar a la población. Aunque La 4a compañía nos lleva al pasado y nos muestra lo que la corrupción y la impunidad le hizo al país en la década de los 70, su historia se siente más actual y más aterradora que nunca.

mm

Apasionado de ver, escribir, leer, investigar y hablar sobre cine en todas sus formas. Soy fan de Star Wars, me sé de memoria todos los capítulos de Friends y si me preguntan de cine mexicano, no hay quien me calle. Editor en Cine PREMIERE.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios