Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Cine CRÍTICAS

La bella y la bestia

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 4.5
Votar ahora:

Por:

11-03-2017

El live-action de Beauty and the Beast es una pieza de nostalgia que encanta y desencanta en distintos momentos.


  • Título original: Beauty and the Beast

  • Año: 2017

  • Director: Bill Condon (Mr. Holmes)

  • Actores: Emma Watson, Dan Stevens, Luke Evans

  • Fecha de estreno: 17 de marzo de 2017

Es difícil ignorar el factor nostalgia al evaluar esta película. El live-action de La bella y la bestia de Bill Condon funciona en cuanto se reconoce que es una experiencia ligada a otra, pues sirve para evocar la memoria de la versión animada de 1991 de Walt Disney Animation Pictures. Y no se trata de una competencia, de comparar ambas versiones: “¿es tan buena como la animada?” “¿Le hace justicia?” Estas preguntas son irrelevantes para valorar y disfrutar esta nueva versión, pues La bella y la bestia de 1991 es un clásico intocable e inalcanzable. El éxito de esta película, está en darnos la oportunidad de sentarnos en una sala de cine y poder decir: “¡qué maravilla es poder revivir el recuerdo de ese clásico animado!”. “¡Qué maravilla es poder escuchar nuevamente las canciones de Alan Menken y Howard Ashman!”. 

Y es justamente este lado musical donde la cinta encuentra su mayor acierto. Las nuevas grabaciones de las canciones originales son un deleite. En primer lugar: auditivo, pues aunque fueron regrabadas con nuevas voces y sufrieron algunas modificaciones, todas conservan su esencia original. Y en segundo lugar, visualmente, porque las coreografías y escenarios que acompañan a cada uno de los números están llenos de vida, de energía. A este repertorio de canciones ya conocidas, se le añadieron tres nuevas que, si bien no tienen la misma fuerza que las otras, tienen una melodía dulce y placentera.

Mención especial en esta versión se lo lleva sin lugar a dudas el número musical de “Gastón” por la disfrutable química que tienen Luke Evans (Gastón) y Josh Gad (Lefou) en pantalla, por su ágil coreografía y por los dotes musicales de ambos. Tristemente, la escena del baile de “La bella y la bestia” no destaca. Se siente rígida, y su mayor problema es el uso evidente del CGI y del motion capture en la Bestia. En ocasiones es tan evidente que rompe esa burbuja mágica. Viniendo de Disney, esto es un gran descuido y falla.

Sobre la animación y representación moderna de los personajes del castillo cuando son hechizados, la primera vez que aparecen se extrañan las caras familiares de Lumiére, Din Don y la Sra. Potts, pero rápidamente el carisma que tiene cada uno de ellos (gracias a los actores que están detrás de las voces, Ewan McGregor, Ian McKellen y Emma Thompson) terminará por ganarse incluso a los más escépticos.

Luke Evans es, de los tres protagonistas, el mejor logrado por mucho: es natural y cautivador. Dan Stevens también es carismático como la Bestia, pero su interpretación es a veces opacada por el notorio uso del CGI, y esto consecuentemente también dificulta la química con Emma Watson como Bella. Esta última cumple con el papel, luce hermosa y cae bien, pero en términos actorales no llena los zapatos de la princesa Bella.

Mucho se ha hablado de las adiciones a la trama que no estaban en la versión animada, Bella es una inventora que crea una lavadora, y la más reciente, la polémica que ha desatado la presencia del primer personaje gay en una película de Disney. Ambas añadiduras son bien intencionadas, pero se han sobrevalorado y sobrevendido sin necesidad entre el público. Esta nueva adaptación, más que un remake, es un muchos momentos una recreación de la animada y, aunque haya momentos nuevos –como el pasado de la Bella y de la Bestia–, éstos no entorpecen la trama… aunque tampoco se sienten necesarios.

El live-action de La bella y la bestia puede resumirse con el título de una de las nuevas canciones de la película: “How does a moment last forever” ¿Cómo hacer que un momento dure para siempre? ¿Cómo hacer que una historia nunca muera? Esta película evoca y recuerda a esa maravillosa experiencia que es la cinta animada de hace 26 años. Celebrándola, y sin desaparecerla u opacarla, pero todavía lejos de alcanzarla. Lo interesante será ver cómo responde el público que no conozca o haya olvidado ya la versión original, es decir, aquéllos que no tengan ese filtro de la nostalgia. 

mm

Editora Web en Cine PREMIERE y locutora de “El cine y…” en Ibero 90.9 FM. Fan-from-hell de La Tierra Media, los sables de luz, Westeros, Stitch y el helado.

Notas relacionadas

Comentarios