Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #188 – Había una vez un podcast

Había una vez… en Hollywood; El juego de las llaves y The Inventor: Out for Blood in Silicon Valley.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

La boda de mi mejor amigo – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 1.5
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

14-02-2019

La versión mexicana de La boda de mi mejor amigo es una copia calcada de la original, y de ahí que se sienta anacrónica.

Título original: La boda de mi mejor amigo
Año: 2019
Director: Celso R. García (La delgada línea amarilla)
Actores: Ana Serradilla, Miguel Ángel Silvestre, Natasha Dupeyrón
Fecha de estreno:14 de February de 2019 (MX)

Cuando Julia Roberts hizo La boda de mi mejor amigo (My Best Friend’s Wedding), en 1997, conmocionó a amantes y detractores de las comedias románticas por igual. La darling estadounidense del momento no se quedaba con el galán de la película y su personaje era prácticamente la villana de la historia: quería separar a la pareja enamorada. Lo que impulsaba a Julianne Porter era su marcado egoísmo, pero tras un trabajo de introspección y los punzantes diálogos de su mejor amigo George (Rupert Everett), el guion de Ronald Bass le daba oportunidad de redimirse.

A 22 años de distancia llega un remake de aquella historia en medio de una crisis creativa dentro de la industria mexicana. De un tiempo a la fecha se han visto los refritos de la chilena Una mujer sin filtro, la india 3 idiotas, la italiana Perfectos desconocidos o la argentina Corazón de León, por mencionar algunos ejemplos. Cada una de ellas se mantuvo fiel a la historia original y La boda de mi mejor amigo, dirigida por Celso García (La delgada línea amarilla), no es la excepción.

la boda de mi mejor amigo

Miguel Ángel Silvestre (Sense 8) interpreta a Jorge, el mejor amigo gay de Julia, quien le aconseja que confiese su amor.

Ana Serradilla y Carlos Ferro en los roles de Roberts y Dermont Mulroney, y Natasha Dupeyrón y Miguel Ángel Silvestre en los de Cameron Diaz y Everertt, replican los movimientos y diálogos emitidos a finales del siglo pasado. La versión mexicana de La boda de mi mejor amigo es una copia calcada de la original donde no se dio pie a la modernización de nada; por lo mismo se siente obsoleta. Tampoco es una historia que se inserte adecuadamente en los tiempos que corren ni en el contexto latinoamericano –ni mexicano– que vivimos en 2019.

Julia (Serradilla) tiene el mismo trabajo de crítica gastronómica que en la versión estadounidense; Manu (Ferro) es periodista deportivo, pero lo más dañino y retrógrada es lo que ocurre con el personaje de Dupeyrón. Fiel al espíritu de la original, es una chica que si bien en el fondo se rehúsa a abandonar sus estudios, está dispuesta a hacerlo para seguir al amor de su vida mientras él cumple su sueño de cubrir partidos de futbol por todo México. Con los avances que ha habido en materia de igualdad de género, que este tipo de retratos se mantengan iguales a la norma del siglo pasado parecen anacrónicos.

la boda de mi mejor amigo

La selección musical de la entrega estadounidense marcó tendencia, pero en el remake carece del mismo magnetismo.

En el mismo canal se encuentra el esbozo de las ya famosas “primas fresas y zorras”, tan explotadas en la campaña de marketing. Más allá de ser un evidente estereotipo, esta connotación es dañina en una época donde pululan los feminicidios y la violencia de género. La frase implica un descomunal retroceso en materia de tolerancia a la libertad sexual, porque, además, los personajes de Mónica Huarte y Minnie West son una caricatura y un retrato burdo convertido en espectáculo, un problema desprendido del guion. Una y otra vez se recalca su conducta disipada y se ve con malos ojos, como si estuviéramos en los 90, cuando la cinta original vio la luz.

Por si fuera poco, La boda de mi mejor amigo acribilla una de las escenas más icónicas de las comedias románticas hollywoodenses: el momento en que todo el elenco canta en un restaurante de mariscos “I Say a Little Prayer for You”, interpretada por Diana King en el soundtrack original y compuesta por Burt Bacharach. Más allá de la canción elegida –la cual puede gustar no–, a la escena le falta espontaneidad como al resto del filme.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • La boda de mi mejor amigo (P.J. Hogan, 1997)
  • Quiero robarme a la novia (Paul Weiland, 2008)
  • Año bisiesto (Anand Tucker, 2010)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios