Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #151 – El primer overlord en Hill House

The Haunting of Hill House, El primer hombre en la luna y Overlord.

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

La casa con un reloj en sus paredes – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

26-10-2018

Si bien la premisa de La casa con un reloj en sus paredes puede sonar conocida: orfandad, hechicería y un maligno brujo resucitado, esta no es la historia que creen conocer.

Título original: The House with a Clock in its Walls
Año: 2018
Director: Eli Roth (Deseo de matar)
Actores: Jack Black, Cate Blanchett, Owen Vaccaro
Fecha de estreno:26 de October de 2018 (MX)

A muchos lectores y cinéfilos les resultará familiar la anécdota sobre un niño huérfano que aprenderá magia y enfrentará el regreso -desde la muerte misma-, de un poderoso y perverso hechicero. Sólo que este joven aprendiz es estadounidense y precede en la palabra escrita, por más de dos décadas, a su innombrable contraparte británica. La casa con un reloj en sus paredes está basada en la novela del mismo nombre, escrita por John Bellairs (1938-1991) y publicada en 1973. El libro fue el primero de doce volúmenes que presentaba las aventuras de un chicuelo llamado Lewis Barnavelt.

Después de perder a sus padres en un accidente automovilístico, Lewis (Owen Vaccaro, de las películas Guerra de papás 1 y 2) tiene que irse a vivir con su tío. Se trata del extravagante hermano de su madre, que hasta ese momento no conocía. La residencia del Tío Jonathan (Jack Black) es por derecho propio un personaje más del filme. Sus ruidos, rechinidos, habitaciones, laberínticos espacios y hasta mobiliario viviente, harán que los espectadores evoquen casas como la de Monster House (2006) o el palacio de La Bella y la Bestia (1991). Sumen a ello los permanentes tic-tac de relojes por doquier.

Jack Black interpreta al Tío Jonathan, un brujo de poca monta, y Cate Blanchett a su vecina y amiga, la hechicera Florence Zimmerman.

 

Sorprende que la película esté dirigida por Eli Roth, inmisericorde realizador de Hostal (2005) e inmisericorde intérprete del Oso Judío en Bastardos sin gloria (2009). Roth sigue aquí el género del horror que le ha brindado identidad como cineasta, pero por primera ocasión en un filme familiar. Busquen su divertido cameo en este nuevo proyecto.

La ficción sitúa a los personajes en 1955, en un pequeño poblado llamado New Zebedee en Michigan, el estado de origen del autor Bellairs. La temporalidad permite que la cinta se nutra de la música de la época, como “Long Tall Sally” y “Hey Lolly, Lolly“. Además de las melodías de rock, el score compuesto por Nathan Barr –en su quinta colaboración con Roth– destaca por el interesante uso de un órgano Wurlitzer. El instrumento musical data de 1920 y, junto con la orquesta, logra crear una atmósfera que se complementa orgánicamente con la antigua casona.

la casa con un reloj en sus paredes

Uno de los principales atributos del filme lo encontramos en la interpretación del jovencito Owen Vaccaro, a quien ya habíamos visto en Guerra de papás.

 

Si bien el Tío Jonathan resulta ser un brujo de poca monta, no lo es así su vecina y hechicera amiga Florence Zimmerman (la siempre intachable Cate Blanchett), ataviada permanentemente de púrpura y de trágico pasado. Gratificación adicional resulta la presencia, breve y divertida, de Kyle MacLachlan como sobrenatural antagonista.

Hay que señalar que uno de los principales atributos del filme lo encontramos en la interpretación de Vaccaro. Como el nuevo chico de la escuela, un nerd que carga en su mochila diccionarios para recitar palabras nuevas todas los días, resulta encantador. Es su excentricidad la que nos permite identificarnos. ¿Acaso no todos somos únicos?

Este joven mago vivirá algunas aventuras que resultarán clichés y otras más insospechadas, en un favorable equilibrio. En manos de Roth, el pequeño personaje funciona como involuntario y bienintencionado levantisco. Busquemos la palabra. Lewis lo haría.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Willow (Ron Howard, 1988)
  • La Bella y la Bestia (1991)
  • El gran truco (Christopher Nolan, 2006)

Cinéfilo incorregible. Coleccionista de juguetes de películas. Fundador y conductor de @CinemaNET. Colaborador en Efekto Noticias y Filmmen. Escribe en Cine PREMIERE desde el 2002.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios