Revsita del Mes Suscríbete
Mapa interactivo Entra y explora
CP96 – Eso, sólo en América

Hablamos de It (Eso) y Barry Seal, sólo en América

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

TOPS Listas

La conversión (Pinocho, 1940)

Por:

28-11-2016

Los aficionados de Pinocho recordarán que sus aventuras animadas nos transportan por diferentes lugares, siendo la Isla del Placer uno de los más recordados con sus juegos de feria, dulces e incontables atractivos. Pero el sitio también oculta numerosas aficiones prohibidas, luego de que Polilla invita a nuestra marioneta a participar en juegos de apuesta, […]

Los aficionados de Pinocho recordarán que sus aventuras animadas nos transportan por diferentes lugares, siendo la Isla del Placer uno de los más recordados con sus juegos de feria, dulces e incontables atractivos. Pero el sitio también oculta numerosas aficiones prohibidas, luego de que Polilla invita a nuestra marioneta a participar en juegos de apuesta, emborracharse, fumar y realizar todo tipo de actos vandálicos. Es entonces cuando Pinocho se da cuenta que a su amigo le está saliendo una cola y aunque al inicio culpa a las cervezas por su alucinación, pronto confirmará sus horrores al descubrir que al joven truhán le aparecen largas orejas peludas, un enorme hocico, así como poderosas pezuñas. El joven implora por ayuda, hasta que ya no puede emitir palabras puesto que ha dejado de hablar para comenzar a rebuznar, para luego gritar, chillar y patear como presa del pánico. ¡Pero no es el único! Todos los niños del lugar se han convertido en asnos que son metidos en pequeñas cajas de madera para ser vendidos al circo! Algunos mantienen la palabra y buscan desesperadamente a sus madres, pero son golpeados brutalmente con la furia de numerosos látigos. El propio Pinocho empieza su transformación, hasta que el siempre oportuno Pepe Grillo le ayuda a escapar del lugar.

¿Y el resto de la película?
Entre la Isla del Placer, la locura de Stromboli, la ferocidad de Mostro, los gritos desesperados de Gepetto y la aparente muerte de Pinocho, no nos sorprende que muchos adultos aún sufran ante el recuerdo del clásico animado. Nosotros les recomendamos darle otra oportunidad y centrarse en sus caras más amables: la inocencia de Pinocho, la bondad de Gepetto, la lealtad de Pepe Grillo –nuestra eterna conciencia oficial–, la sabiduría del Hada azul e incluso la ternura de Fígaro y Cleo. El filme es tan emotivo, que al final todos los miedos desaparecen y sólo quedan esperanzas de que una estrella lejana convierta todos nuestros sueños en realidad.

mm

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

Comentarios