Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #192 – Especial TIFF

Toronto International Film Festival y Midsommar.

September 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

La llegada del diablo – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 1
Calificación usuarios: 2
Votar ahora:

Por:

23-08-2019
la-llegada-del-diablo-critica

A la infortunada distribución de sucesos y planteamientos de La llegada del diablo se le añade un pobre trabajo actoral.

Título original: Along Came the Devil
Año: 2018
Director: Jason DeVan (Mindless)
Actores: Sydney Sweeney, Jessica Barth, Matt Dallas
Fecha de estreno:23 de August de 2019 (MX)

Hacia la mitad de La llegada del diablo (Along Came the Devil) hay una escena en donde Tanya (Jessica Barth) y su sobrina Ashley (Sydney Sweeney) deciden pasar la noche en compañía de una película ligera. Cuando el personaje de Barth saca el recipiente con las palomitas del microondas, la contraluz revela que el enorme balde de colores rojo y blanco apenas si contiene aperitivos de maíz en su interior. Este aparentemente nimio detalle de producción es extremadamente revelador cuando se examina la película como un todo.

Así como en este momento se cumplió con apenas lo necesario para sacarla adelante la producción y se limitaron los recursos –¿de verdad se necesitaba un molde enorme con apenas un puñado de palomitas?–, así la película presenta continuas carencias en su hechura. Un primer ejemplo es el guion. Abusa del uso de la elipsis, de la repetición de diálogos, de escenas que dan la impresión de estar inconclusas o mal editadas, pero también presenta situaciones incomprensibles.

la llegada del diablo

Sweeney tiene un aire de inocencia y ojos melancólicos, pero también poca química con el resto del elenco.

La llegada del diablo es otra película más sobre posesiones y dista de El exorcista –la cual, de hecho, se referencia en un diálogo–. La salvedad es que se centra en el caso de una adolescente con una vida trágica, la cual, a la postre, se vuelve redundante en términos narrativos. El tratamiento del subgénero no ofrece nada nuevo bajo el sol más que la protagonista (Sweeney) es huérfana de madre y padeció la violencia un padre abusivo. Ahora que su hermana mayor se fue a estudiar a la universidad, la joven Ashley debe vivir con su tía Tanya (la hermana de su mamá).

En un principio, el asentamiento de los personajes y la integración de Ashley a su nueva vida, así como la reconexión con viejos amigos toma demasiado tiempo del metraje –casi una hora de su hora y media de duración–. Paradójicamente, el establecimiento de relaciones “entrañables” y sinceras tiene un paso galopante y superficial: en un día Ashley ya tiene mejor amiga y galán.

la llegada del diablo

Tanya, el personaje de Barth, guarda un secreto que eventualmente dará pie a la secuela, que ya se filmó.

A la infortunada distribución de sucesos y planteamientos se le añade un pobre trabajo actoral. Sweeney posee poco carisma, el personaje de Barth se siente mecánico en sus reacciones –en especial en las escenas cuando debe contestar el teléfono– y durante las charlas para generar vínculos con su sobrina. Pero este mal se extiende hacia todos los polos de actuación, básicamente, el resto de los personajes. Aún más cuando toman una decisión sin sentido, como en el momento en que Tanya se da cuenta que su sobrina está poseída y decide recostarse en un sillón y dormirse, en lugar de ir a buscar ayuda con celeridad.

la llegada del diablo

Matt Dallas, conocido por su rol en Kyle XY, es uno de los sacerdotes que ayudan a Tanya y Ashley en la última media hora del largometraje. 

Por otro lado, los efectos visuales de La llegada del diablo pueden ser hilarantes, ya que durante la mayor parte del tiempo lucen descuidados y tienen una efectividad precaria, nula, para causar resquemor o atemorizar. Ni siquiera porque está basada en hechos reales amedrenta. Esta última fue una carta que Jason DeVan, el director y guionista –uno de ellos, al menos– nunca supo aprovechar.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • El exorcista (William Friedkin, 1973)
  • El exorcista de Emily Rose (Scott Derickson, 2005)
  • El conjuro (James Wan, 2013)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios