Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #111 – La forma de la maravilla

La forma del agua y La rueda de la maravilla

Enero 2018

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Columnas

La lucha continúa…

Por:

01-11-2008

Vera Anderson narra desde San Francisco la premiere de Milk: Sean Penn y Diego Luna, en la cinta sobre un político que abogó por los derechos gay.

 Fue como regresar en el tiempo, manejar al legendario Cine Castro en San Francisco para ver una película acerca de Harvey Milk – el primer funcionario abiertamente gay elegido para un cargo público y un luchador incansable de los derechos civiles – mientras que al otro lado de la calle cientos de fanáticos aprovechaban las cámaras de televisión para desplegar pancartas de protesta en contra de la Propuesta 8, el controversial referendo en contra del matrimonio gay. Exactamente hace 30 años, miles de simpatizantes marcharon a este mismo sitio, vela en mano, como un tributo a Milk, quien había sido asesinado junto con el Alcalde George Moscone por el Supervisor Dan White, en sus oficinas en el Ayuntamiento. (Por cierto Sean Penn es excelente como Milk – aunque Diego Luna, que interpreta a uno de sus amantes dice que “¡no es muy bueno besando!”)

 

Milk ganó notoriedad cuando (con el apoyo de personajes tan improbables como Ronald Reagan y Jimmy Carter) fue capaz de detener el momentum de la “derecha religiosa” que estaba abatiendo el país con leyes anti-gay que permitían que cualquiera fuera despedido de su trabajo basado en su preferencia sexual. “Es un héroe americano” dice el director Gus Van Sant, quien trató de realizar su película por más de dieciocho años. “Es un gran ejemplo de un hombre representando a su comunidad y a si ciudad”.

Al ver esta película en el viejo vecindario de Milk, con tantos políticos y muchos de sus viejos amigos que se reunieron para celebrar, podías sentir la historia en el aire. Y no puedo evitar pensar que a él le hubiera complacido ver a tantos manifestantes, gay o heterosexuales en las calles, peleando por algo en lo que creen: la igualdad de derechos.

In English:

It was like going back in time, driving up to San Francisco’s legendary Castro Theater to see a movie about Harvey Milk – the country’s first openly gay elected official and a dedicated champion of civil rights –  while across the street hundreds of fans were taking  advantage of the TV cameras to display banners protesting Proposition 8, the controversial California ballot measure against gay marriage. Exactly thirty years ago, thousands of mourners marched to this very spot, in a candlelight tribute to Milk, who had been assassinated along with Mayor George Moscone by fellow Supervisor Dan White, in their offices at City Hall. (Sean Penn is superb as Milk by the way – though Diego Luna, who plays one of his lovers, says, “he’s not a very good kisser!”)

Milk gained prominence when he (with support from sources as unlikely as Ronald Reagan and Jimmy Carter) was able to stop the momentum of the ‘religious right’ that was sweeping the country with anti-gay laws allowing anyone to be fired from their job based on sexual preference. “He’s an American hero,” says director Gus Van Sant, who tried to get this film made for more than eighteen years. “He’s a great example of a man representing his community and his city.”

Seeing this film in Milk’s old neighborhood, with so many politicians and many of his old friends there to celebrate, you could feel the history in the air. And I can’t help but think it would have pleased him to see so many protesters out on the street in front of the theater, gay or straight, fighting for something they believe in – equal rights.
 

 

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios