Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #175 – Brightburn John Wick

John Wick 3 y Brightburn

May 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

La maldición de La Llorona – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 2
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

17-04-2019

La maldición de La Llorona es lejana al folclor que la vio nacer pese a los intentos por incorporarlo y traducirlo a una mentalidad estadounidense.

Título original: The Curse of La Llorona
Año: 2019
Director: Michael Chaves (ópera prima)
Actores: Linda Cardellini, Patricia Velasquez, Raymond Cruz
Fecha de estreno:18 de April de 2019 (MX)

Dos niños caminan por un pasillo oscuro envueltos en una luz apenas rutilante, uno de ellos parece estar en estado sonámbulo mientras el otro, el más pequeño, le cuestiona a dónde se dirige. La creación de la atmósfera lúgubre deja claro que la oscuridad los observa y que el chico mayor se encuentra poseído. De pronto la cámara hace un juego de picada y contrapicada que denota la presencia de agua. Todo está claro. Ella está presente y La maldición de La Llorona (The Curse of La Llorona) se encuentra próxima a cobrar vida.

La leyenda mexicana que ha aterrorizado a generaciones de niños al narrar la historia de una mujer que ahogó a sus hijos en un río y busca suplantarlos al llevarse a chicos ajenos, recibe un tratamiento hollywoodense. Para ello, Warner Bros. optó por encomendarle la tarea a Michael Chaves, un novel cineasta que debuta en la realización de un largometraje con esta entrega, y que en el futuro estará a cargo de El conjuro 3. Apadrinándolo se encuentra James Wan, cuya presencia en la producción asegura sorpresas relacionadas con su trabajo de terror más reciente.

la maldición de la llorona
Tony Amendola interpreta al Padre Pérez, quien asiste al personaje de Linda Cardellini en su búsqueda por la verdad y por comprender el mal que se ha enquistado en su familia.

La maldición de La Llorona es lejana al folclor que la vio nacer pese a los intentos por incorporarlo y traducirlo a una mentalidad estadounidense, anglosajona, o tal vez simplemente extranjera. Es por ello que el filme inicia con los antecedentes de la mujer atormentada, sus motivaciones para cometer la atrocidad que la carcome en el más allá, y posteriormente quedan claras las dimensiones de su poder.

Pero ese nombre que deja una estela de escalofríos en la tradición nacional parece ser incomprensible para el público de la Meca del Cine. De ahí que para facilitar la explicación de su misticismo, Anna Tate-Garcia (Linda Cardellini) representa la idiosincracia foránea: la incomprensión de este particular ente maligno, de los posibles remedios al margen de la iglesia, la idea de los chamanes o de una “limpia” con todo y huevos. A la par que a ella se le convence de la situación en la que se encuentra cautiva, a la audiencia se le ofrece un planteamiento didáctico sobre el tema –algo similar a lo que ocurrió con el Día de Muertos y Coco, aunque con resultados de diferentes calibres–.

la maldición de la llorona
Jaynee-Lynne Kinchen y Roman Christou hacen un buen trabajo al convertirse en las presas de La maldición de la Llorona.

El personaje de Cardellini es una trabajadora social viuda a cargo de sus dos hijos en el Los Ángeles de 1973, un año inconsecuente para la trama. Cuando un caso de posible abuso doméstico se sale de control, los hijos de Anna terminan en el radar de La Llorona, y su misión es impedir que el ente se los arrebate. Chaves echa mano de un exceso de símbolos acuáticos que evidencian una y otra vez el acecho de la despiadada antagonista, los cuales, junto con compases de suspenso y una atmósfera exacerbada delatan los momentos escabrosos por venir.

La maldición de la Llorona, al fin y al cabo, recorre el camino esperado. Ofrece uno que otro sustito o situación inesperada que pueden atemorizar, aliviar o entretener –voluntaria e involuntariamente– pese a los desperfectos del guion, la obviedad de los diálogos o lo ridículo de la escena, así como la obligatoriedad de incorporar un «sabor latino» al universo que plantea, un sabor confundido con excentricidad. ¿Lo más escabroso? Que la maldición podría continuar vigente en entregas por venir.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • El conjuro (James Wan, 2013)
  • Annabelle (John R. Leonetti, 2014)
  • La monja (Corin Hardy, 2018)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios