Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #151 – El primer overlord en Hill House

The Haunting of Hill House, El primer hombre en la luna y Overlord.

November 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

La maldición de Thelma – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

29-03-2018

La maldición de Thelma es una interesante exploración del deseo humano y la identidad que los seres humanos construyen lejos de casa.

Título original: Thelma
Año: 2017
Director: Joachim Trier (Más fuerte que las bombas)
Actores: Eili Harboe, Kaya Wilkins, Henrik Rafaelsen
Fecha de estreno:29 de March de 2018 (MX)

En 2017, una de las cintas que más se repetía en las listas de las mejores películas queer fue La maldición de Thelma, del director noruego Joachim Trier (Más fuerte que las bombas). Sin embargo, aunque la película sí toca el tema del despertar sexual de la protagonista –y por ende, sus preferencias–, ese aspecto no es  lo más interesante o lo más atractivo de este proyecto. El cuarto largometraje del realizador noruego es un coming of age con tintes sobrenaturales, que cuenta una historia cuyo mayor conflicto reside en la influencia que la familia puede tener sobre una joven y las dificultades que ella tiene para satisfacer sus propios deseos.

La maldición de Thelma inicia con una estremecedora escena en un bosque nevado. Es el escenario perfecto para sentar las bases de lo que está por venir: la atmósfera de toda la cinta es fría, misteriosa y pareciera que ocurre a un ritmo distinto del resto del mundo. Thelma (Eili Harboe) es una joven que está peleando con sus padres por su deseo de ir a una universidad lejos de casa. Ella gana la batalla, pero eventualmente tiene que confrontar la realidad de su situación: tras vivir en una familia conservadora y sumamente religiosa, se siente abrumada por la nueva libertad que tiene a su disposición, en especial por el interés que empieza a mostrar por Anja (Kaya Wilkins), otra chica de la escuela.

El director Joachim Trier no está preocupado por explicar los poderes sobrenaturales de su personaje o por construir una mitología alrededor de ellos. El director tampoco está interesado en convertir a La maldición de Thelma en una película de terror explícita; en su lugar prefiere enfocarse en el mundo interno de Thelma y en la tristeza, nostalgia y poder que vienen con crecer y dejar a tu familia atrás. Lo sobrenatural sirve como una herramienta para contar una historia más grande. No es coincidencia que cada vez que Thelma comienza a sentir que pierde el control, una referencia bíblica se hace presente. La reacción de la protagonista es inmediatamente de culpa o remordimiento por aquello que siente o desea.

La fotografía del filme es destacable gracias al trabajo de Jakob Ihre: ya que la película está llena de silencios, gran parte de las imágenes que Ihre captura ayudan a contar la historia y a llenar los espacios en blanco de aquello que no está explícitamente dicho. La historia de Thelma está contada como un secreto: reservado, sin prisas por dar toda la información, pero con la seducción palpable de quien, al mismo tiempo, quiere compartirlo todo.

La cinta, sin embargo, tiene un par de detalles que impiden que sea perfecta. El ritmo del tercer acto es irregular y el flashback que tiene lugar en este punto de la película traiciona un poco lo que había construido la historia hasta ese momento. Este flashback aporta información importante sobre la relación de Thelma con sus padres, pero falla en continuar con la sutileza y la moderación que Trier había mostrado en el resto de la cinta. Asimismo, incluso cuando Kaya Wilkinson le brinda mucha personalidad al papel de Anja, su personaje muchas veces da la impresión de ser un simple accesorio para contar la historia de la protagonista. Estos son pequeños detalles en la que es, la mayor parte del tiempo, una interesante exploración del deseo humano y de las identidades que se construyen lejos de casa.

Hay una escena en la película en la que Thelma se somete a unos exámenes médicos para entender qué es lo que está pasando con ella. La religión le ha fallado, su familia no tiene las respuestas que está buscando y no importa lo feliz que se sienta ante todas las posibilidades que tiene lejos de casa, sigue buscando algo para silenciar su miedo. En esta escena, la doctora, y por lo tanto la ciencia, también falla en darle las respuestas que ella busca. De cierto modo, el verdadero terror de La maldición de Thelma se encuentra en la reflexión que nos deja: nada más aterrador que nuestros propios pensamientos y deseos contra aquello que el mundo espera de nosotros.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Está detrás de ti (Dir. David Robert Mitchell, 2014)
  • The Lure (Dir. Agnieszka Smoczynska, 2015)
  • Voraz (Dir. Julia Ducournau, 2016)

Soy fan de los slasher y me gustaría vivir en una película de terror. De grande quiero ser como Sidney Prescott. Algún día escribiré un best seller. Me gustan los libros, las series y obviamente, el cine.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios