Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Columnas REVISTA

La mosca, El hombre elefante: la bondad en un mundo siniestro

Por:

17-02-2009

Estoy seguro de que mis padres no sabían lo que rentaba. El pequeño módulo de Videocentro estaba en el Aurrerá de Cuajimalpa, uno de los puntos de "civilización" más cercanos al suburbio en donde vivíamos. Cada domingo, después de desayunar en el VIPS, íbamos al súper, y yo rentaba "mis películas". Sí, pasó por ahí […]

Estoy seguro de que mis padres no sabían lo que rentaba. El pequeño módulo de Videocentro estaba en el Aurrerá de Cuajimalpa, uno de los puntos de "civilización" más cercanos al suburbio en donde vivíamos. Cada domingo, después de desayunar en el VIPS, íbamos al súper, y yo rentaba "mis películas". Sí, pasó por ahí el cine de Jean Clade Van Damme, con sus patadas mortales y la mucha, mucha sangre. Despuéslas películas de Bud Spencer y Terrence Hill (gracias a Eddy Scheffler por recordarme sus nombres), como Dos puños contra Río. Pero también rentaba dos películas que de infantiles no tienen nada, pero que sin embargo, y de alguna extraña manera, formaron mi manera de ver "al otro": La mosca de David Cronenberg y El hombre elefante de David Lynch. En ambas, buenas personas, en el caso de El hombre elefante, un tipo bondadoso, incluso, se encuentran atrapados en cuerpos considerados deformes, pero que tanto Cronenberg como Lynch pudieron hacer hermosos en su propio universo, hermosos en su instinto por proteger y ser protegidos, y, en el caso de La mosca, en su miedo a la paternidad. No sé qué le decían estas dos películas a la versión infantil de mí mismo, pero desde entonces, cada vez que siento un impulso por discriminar a alguien por cualquier razón (todos sentimos esos impulsos, todos), recuerdo al personaje interpretado por John Hurt bajando las escaleras (ver escena abajo), atacado por la imbecilidad del mundo, abatido por todos aquellos que no tienen la inteligencia o la visión suficiente para saberse también únicos, diferentes. En fin. Aquí, tres clips, uno amable, los otros dos también, in their own way. 

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

Comentarios