Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #198 – ¡Comentarios!

En este episodio del podcast de Cine PREMIERE respondemos ¡preguntas de los podescuchas!

October 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

La música de mi vida – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 4.5
Votar ahora:

Por:

13-09-2019

La música de mi vida retoma elementos del musical y el drama para homenajear a Bruce Springsteen, a partir de una historia real.

Título original: Blinded by the Light
Año: 2019
Director: Gurinder Chadha (Viceroy's House)
Actores: Viveik Kalra, Kulvinder Ghir, Meera Ganatra
Fecha de estreno:13 de September de 2019 (MX)

Es septiembre de 1980 y nos encontramos por primera vez con Javed (Viveik Kalra). Él no es un niño británico más. A sus espaldas carga una antigua tradición paquistaní heredada por sus padres conservadores, quienes nacieron en el país asiático. Sin embargo, el joven Javed se ha criado en Luton, un pequeño pueblo inglés, donde hay poco que hacer: estudiar, obedecer a los padres y, tal vez, escribir mientras los sueños personales se guardan en un cajón. Sólo un par de tomas después Javed ya está convertido en todo un adolescente emocionado por la notas provenientes de su pequeño walkman, emblema ochentero y aperitivo apropiado para conducir La música de mi vida (Blinded by the Light). 

Al igual que el joven Billy Elliot, Javed crece en un contexto social adverso: hay desempleo, células supremacistas que se manifiestan violentamente contra la migración –hay una escena donde niños orinan en la puerta de otro paquistaní de la comunidad– y crítica a las políticas gubernamentales. Pero, por encima de todo, estos dos jóvenes comparten la incomprensión paterna. Tanto el padre de Billy como el de Javed se oponen a que sus hijos persigan sus inclinaciones artísticas. En el caso de Billy es la danza; en el de Javed la escritura. 

La música de mi vida

Obviamente, como buena feel-good movie también muestra una subtrama romántica.

Incluso, la directora Gurinder Chadha recoge algunos puntos planteados en Jugando con el destino (Bend It Like Beckham), su película más conocida hasta ahora. Ella misma es hija de padres indios y llegó a vivir a Londres a los dos años de edad, por lo que comprende a la perfección el choque cultural y los antagonismos derivados de las tradiciones contrapuestas. Chadha hace filmes que destacan por la representación de grupos minoritarios vejados, perseguidos y orillados a enfrentar sus males al margen de los medios de comunicación. 

Si bien no existe la misma perspectiva de género que en Jugando con el destino, donde la cineasta invertía los códigos sociales en torno a la condenación social sufrida por las mujeres en un “deporte de hombres”, como el futbol; La música de mi vida sí reitera los sobajamientos xenófobos y misóginos cimentados en un supuesto supremacismo racial.

La música de mi vida

Dean-Charles Chapman, Tommen en Game of Thrones, interpreta a Matt, el mejor amigo de Javed.

Además, a diferencia de otras cintas en torno a figuras musicales modernas, como Bohemian Rhapsody y Rocketman, se centra indirectamente en el homenajeado –algo similar a lo que ocurre en Yesterday, pero de forma más sustancial–. Es decir, no es una biopic

A partir de la historia real de Javed y con secuencias musicales cercanas a las formalidades del videoclip –como las pantallas divididas y las letras yuxtapuestas a la imagen como en un karaoke–, se rinde homenaje a Bruce Springsteen y su simbología. La música de mi vida celebra a la clase trabajadora: a los obreros incontables veces convertidos en cifras de desempleo, a sus familias y las secuelas de ser carcomidos por la falta de oportunidades de sus círculos sociales. Sin embargo, Javed, este fan empedernido con ideales aspiracionales de convertirse en un célebre escritor, es quien protagoniza.

La música de mi vida

Una de las premisas de la cinta es la revalorización de la música moderna como piezas artísticas.

Las letras de The Boss lo ayudan a lidiar con su miserabilidad e incomprensión. Sí, un hombre blanco de “América” siente el mismo miedo, frustración y decaimiento que un joven paquistaní del pequeño pueblo de Luton. Apela, entonces, a la universalidad.

Tal vez el filme de Gurinder Chadha no es el más sofisticado ni en términos argumentales ni el más ácido en sus constructos de denuncia social, pero es una feel good-movie que apela al pathos de un modo, hasta cierto punto, mesurado. La salvedad es cuando a veces, de manera hiperbólica, se recae en puntos melodramáticos a partir de los códigos del género musical o del drama mediante close-ups, monólogos largos o secuencias de canto y baile. Pero eso es estimable cuando a nuestra vida le ponemos soundtrack. ¿Quién no ha realizado números musicales en la calle al son de Springsteen?

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Billy Elliot (Stephen Daldry, 2000)
  • Jugando con el destino (Gurinder Chadha, 2002)
  • Sing Street (John Carney, 2016)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios