Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #144 – Depredadores millonarios

El depredador, Locamente millonarios

September 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

La Navidad de las madres rebeldes – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

08-12-2017

Una secuela que no está a la altura del filme original, pero que cumple con divertir y contagiar a las audiencias con el espíritu navideño.


  • Título original: A Bad Moms Christmas

  • Año: 2017

  • Directores: Jon Lucas, Scott Moore

  • Actores: Mila Kunis, Kristen Bell, Kathryn Hahn, Susan Sarandon

  • Fecha de estreno: Diciembre 2017

La Navidad se acerca, y con ello todo el estrés y compromisos que acompañan las festividades. Pero este año, Amy (Mila Kunis), Kiki (Kristen Bell) y Carla (Kathryn Hahn) han decidido rebelarse en contra de la tradición y celebrar una Navidad casual, libre de tensiones y ansiedad. Sin embargo, sus planes son puestos de cabeza cuando sus madres deciden pasar las fiestas con ellas. Amy tendrá que lidiar con las duras críticas de su madre Ruth (Christine Baranski), Kiki con la codependencia de su madre Sandy (Cheryl Hines), mientras que Carla tendrá que enfrentar algunos fantasmas del pasado con su desobligada y ausente madre Isis (Susan Sarandon). ¿Qué podría salir mal La Navidad de las madres rebeldes?

No es un déjà vú, la trama de la película es muy similar a la de Guerra de papás 2, cuyo conflicto principal también se basa en la llegada inesperada de los abuelos (también interpretados por actores veteranos) en las vacaciones de Navidad. Pero entre papás y mamás librando la batalla de las generaciones, la victoria se la llevan las madres rebeldes.

En su inicio, mientras las madres rebeldes “destrozan” un centro comercial, la cinta nos recuerda lo que El club de las madres rebeldes dejó muy claro: este trío es imparable. Sin embargo la complicidad y el desprecio absoluto por la reglas de esta tercia que encantó a las audiencias en 2016 se pierde entre las dinámicas e historias individuales de las protagonistas con sus propias madres. Para compensar esta parte, los escritores y directores de la cinta, Scott Moore y Jon Lucas, lo complementan con la introducción de las abuelas como un segundo trío dinámico que vive sus propias aventuras. Sin embargo, la introducción de estos nuevos personajes funciona mejor dentro de la trama cuando se trata de resolver los problemas madre-hija que aquejan a cada una.

La actriz Christine Baranski (quien evoca su rol memorable como la madre de Leonard en The Big Bang Theory) brinda una actuación impecable como la inflexible y crítica Ruth, quien está obsesionada con planear la fiesta de Navidad perfecta. El personaje de Kiki, ayudada de su inapropiada madre Sandy quien porta orgullosamente un suéter con la cara de su hija, es nuevamente la encargada de brindarnos esos momentos incómodos que resultan en risas nerviosas. Pero es Kathryn Hahn en el personaje de Carla quien nuevamente se lleva la cinta. Carla es la única de las madres que está feliz de ver a su mamá, lo cual nos desvela una faceta más dulce y vulnerable del personaje. Esto, aunado a su humor ácido cargados de chistes sexuales –que son incluso más obscenos que en la cinta original– la mancuerna con Susan Sarandon, y un inesperado romance, aportan el balance para lograr una cinta cómica y al mismo tiempo, emotiva.

El punto débil de la ahora franquicia es haber construido un mundo sólido en la película original con personajes secundarios notables, para después relegarlos casi por completo en la secuela. De Gwen (Christina Applegate) y su séquito sólo obtenemos un breve destello, mientras que la relación de Amy con sus hijos y con Jessie (Jay Hernandez) son prácticamente inexistentes. Aunque esto la hace funcionar como un filme independiente (aquellos que no hayan visto la primera película no tendrán ningún problema en entender esta segunda entrega), esta falta de contexto podría poner en aprietos la sustentabilidad de una tercera entrega.

Al final del día, La Navidad de las madres rebeldes no es un filme pretencioso, y nos entrega lo que promete: es una película que entretiene y divierte con situaciones inverosímiles, que contagiará a las audiencias el espíritu navideño, y que sigue haciendo relevante la comedia femenina para adultos.

 

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Damas en guerra (Paul Feif, 2011)
  • Chicas pesadas (Mark Waters, 2004)
  • El diario de Bridget Jones (Sharon Maguire, 2001)

Comunicóloga para quien el cine y la fotografía son las mejores maneras de ver la vida. Es fan de Sofia Coppola y la estética de Wes Anderson, añora décadas pasadas y piensa que todo el mundo debería irse en un road trip por lo menos una vez en la vida.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios