Revsita del Mes Suscríbete
CP100 – El cien

¡100 episodios!

Octubre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

La sincronía de un director

Por:

27-11-2009

Desde elementos de Firefly, Battlestar Galactica hasta trabajar en Cine PREMIERE.

La sala seis del complejo comienza a tener más afluencia de la normal. Son las 2:50 de la tarde y la prensa nacional toma asiento, mientras en el pasillo, Jorge Iván Morales espera un poco para entrar y presentar su película.

“Se llama Sincronía, una comedia romántica de bajo presupuesto”, afirma unos minutos después. Palabras más, palabras menos, promete que habrá una sesión de preguntas y respuestas al terminar la función. Se le nota en la cara cierta emoción mezclada con nerviosismo, ya que es la primera vez que su ópera prima será proyectada en pantalla grande y durante un festival de cine.

Hora y media después respira más tranquilo mientras escucha los aplausos de las personas en la sala. Se pone de pie, agradece y toma el micrófono, listo para cumplir su promesa. Con muy buen humor, contesta todas y cada una de las dudas que lo bombardean los siguientes veinte minutos. Parece ser que la cinta ha obtenido la aprobación general, tanto de la prensa como del público, por lo que se le ve contento.

¿Es Sincronía una cinta autobiográfica?

No, para nada. El personaje principal es escritor como yo, pero no tiene nada más que ver conmigo. La historia surgió de una necesidad de hacer cine, no experiencias de alguien del equipo. Identificamos qué teníamos a la mano, sólo contábamos con un departamento y gente interesada en impulsar el proyecto, esas fueron las bases de la historia.

Después decidimos qué rumbo tenía que seguir. En cuanto al género, no queríamos sumarnos a todas esas cintas de terror. Varias cintas independientes han surgido últimamente, como Paranormal Activity, La Bruja de Blair, Hasta el viento tiene miedo, entre otras. Entonces nos inclinamos por la comedia romántica y la historia que más tenía sentido era la del chico que se tiene que ir, pero al hacerlo debe abandonar a las personas que quiere. Pero no, no tiene nada de autobiográfico.

¿Te consideras un fan del cine haciendo cine?

Totalmente. Me identifico mucho con directores como Kevin Smith, él mismo es fan y lo plasma en sus películas. Lo que más disfruto en la vida es ver cine y aprender de las películas.

¿No te da miedo ser catalogado como una copia de Smith, sólo que región 4?

No, para nada, estaría de poca madre. Los catálogos son intercambiables y su vida útil es efímera. En este punto de mi carrera que me digan lo que sea. Ya con nuestra siguiente película esperamos cambiar algunas cosas. Todo en Sincronía gira alrededor de los recursos que teníamos, por ejemplo, a la cámara en mano. No es que me quisiera sentir Paul Greengrtass o Cassavetes, sino que era nuestro último recurso.

Pero sí hay una secuencia en la cinta en donde los movimientos de cámaras y las tomas fuera de foco formaban parte del storytelling… ¿no?

Si, en esa parte no es accidental. De hecho, le dije a mi camarógrafo que simulara a los momentos de tensión que ocurren en Battlestar Galactica –ríe–. Le dije que viera un episodio, no recuerdo cuál exactamente y le pedí que investigara la manera de emular ese recurso. Esto lo usamos sólo como diversión, no es un concepto que pretenda sea mi firma o estilo, sino que nos pareció una manera adecuada de manejar la cámara en ese momento de tensión en específico.

¿Cuánto tardo Sincronía en estar lista para exhibirse en el FICA?

Comenzamos a crear el guión en enero del 2008, el cual terminamos por ahí de marzo. Entonces comenzamos la parte divertida, la de conseguir el dinero y buscar a los actores. Grabamos desde finales de junio hasta los últimos días de julio y luego nos dedicamos a la edición, a arreglar el audio y pulirla en general.

¿Cómo seleccionaste a los actores?

Pues fue toda una aventura. Mario, quien tiene el papel de Rafael, es un amigo que conozco de la universidad y es actor  de teatro. Para Marisol, bueno, jamás pensé que tendría a Marisol Centeno en mi película. Claro que me la imaginaba en el papel, todos en el equipo sabían que ella era la actriz ideal para ese personaje. Fue un sueño que se concretó por increíble que parezca. 

Originalmente teníamos a otra actriz como una candidata, una compañera de la universidad, pero el trato no llegó a buen término. A Marisol la conocí durante el Festival de Cine de Guadalajara en el 2006. Tiempo después, en una función especial de La última mirada, volví a coincidir con ella. No pensé que se acordaría de mi, aunque ella jura al día de hoy que si –pero aún me cuesta trabajo creerle–. Fue entonces que decidí contactarla, le comenté del proyecto, leyó el guión y  le encantó el personaje. En ese momento me di cuenta que la película iba más y más en serio.

Después entro Fuzz, quien fue recomendada por Gustavo Moheno, director del remake de Hasta el viento tiene miedo, cinta en donde ella tiene un papel pequeño. Pero tiene unos videos en YouTube que ella misma subió, en donde toca música y canta. Justo ví su video en donde interpreta Femme Fatale de Velvet Underground y me decidí por ella en ese momento, ya que esa era la actitud que necesitaba para su personaje. La contactamos y se sumó al proyecto.

Y, para terminar, nos encontrábamos a unas semanas de comenzar los ensayos y aún no teníamos al actor que interpretaría a Arturo, el personaje principal. Pero, en una visita al teatro para ver Avenida Q para despejar la mente un poco, de repente se levanta el telón y veo a Luis Gerardo Méndez cantando en el escenario. Ése era el Arturo que necesitábamos. Una conocida mía quien también estaba en el elenco de la obra me pasó su teléfono, además de que Marisol también lo conocía porque estudiaron juntos.

¿Su proyección durante el FICA es la primera vez que se proyecta en pantalla grande?

Si. Es una experiencia increíble, se sienten muchos nervios. Estuve más atento de las reacciones de la gente que de la película misma. No dejaba de pensar “¿qué fue ese ruido? ¿Se rieron?”, luego se reían cuando no tenían porqué hacerlo. En otras escenas, hay secuencias que a mi me matan de la risa, pero no levanto ni una sola reacción en el público. Bueno, gajes del oficio.

¿Veremos Sincronía en una corrida comercial?

Claro. Por el momento ya la hemos inscrito en varios festivales mientras que seguimos platicando con las distribuidoras para saber quién le entra. Pero mi idea es que se vea donde se pueda. No es una cinta hecha para la elite que disfruta de ver paiajes y tomas bonitas, en absoluto. Quiero que la gente la vea una vez, y otra vez, como sea, en el formato que  sea. ¿Por qué? Porque tiene muchísimos detalles que se disfrutan más cada vez que la vuelves a ver. Muero por hacer el audiocomentario del DVD para decirle a todo el mundo dónde esta el poster de Firefly, qué onda con las tomas tipo Battlestar Galactica y varias cosas más.

¿Cómo fue dejar de escribir de cine para dedicarse a hacer cine?

A mi me fascina colaborar con Cine PREMIERE. Cuando salí de la universidad no me ubicaba en el medio editorial, hasta que un día le envíe un texto a Carlos Gómez y le gustó –aún no sé porqué sigue dudando que yo haya escrito eso–. Bueno, gracias a ese escrito me ofrecieron chamba y entré con la finalidad de hacer conexiones en la industria del cine. No hice ninguna, pero me encantó trabajar ahí. Yo espero continuar colaborando y si me volvieran a contratar de planta lo haría con mucho gusto.

¿Qué sigue en tu carrera como cineasta?

Recién terminamos un cortometraje llamado Tres shots, también protagonizado por Luis Gerardo Méndez. Planeamos difundirlo en festivales y después lo subiré a internet para que la gente lo vea ahí. Un corto no tiene mucha vida útil, sólo quiero que la gente lo vea.
También tenemos listo el piloto de una serie de televisión, estamos buscando quien se interesa. Tenemos otra que está pensada para internet, trabajaremos en ella desde enero próximo. Ya después vendrá nuestro siguiente largometraje, el cual ya está escrito, es mucho más grande, por lo que tendremos que hablar con varios inversionistas.

mm

Stanley Kubrick alguna vez dijo "Para tener una visión más amplia, no sólo vean cine bueno, también el malo" obvio le hice caso en lo segundo y es muy divertido.

Notas relacionadas

Comentarios