Buscador
Suscríbete a la revista
Cine

Creadores de La vieja guardia comparten su opinión sobre la adaptación de Netflix

10-07-2020, 7:12:00 AM Por:
Creadores de La vieja guardia comparten su opinión sobre la adaptación de Netflix

Conversamos con Greg Rucka y Leandro Fernández sobre la travesía de La vieja guardia de la novela gráfica a una película de Netflix.

En febrero de 2017, el escritor Greg Rucka y el dibujante argentino Leandro Fernández publicaron el primer número de la novela gráfica La vieja guardia (The old guard), bajo el sello de la editorial independiente Image Comics. La historia acerca de un grupo de soldados aparentemente inmortales que han vagado por la Tierra durante varios siglos pronto atrajo la atención de la industria cinematográfica y, este fin de semana, Netflix finalmente estrena la adaptación fílmica dirigida por Gina Prince-Bythewood (Beyond the Lights) y protagonizada por Charlize Theron.

Cine PREMIERE tuvo la oportunidad de conversar con los autores de la novela gráfica en el marco del estreno del filme de acción en la plataforma. Ambos artistas cuentan con una larga trayectoria en el mundo de los cómics, incluyendo aclamados trabajos para editoriales como Marvel y DC. La vieja guardia representó su tercera colaboración tras el título independiente Queen & Country Vol. 3 Operation: Crystal Ball en 2002, y Wolverine Vol. 2Coyote Crossing de Marvel Comics en 2004. Ambos volúmenes les valieron diversas nominaciones a los Premios Eisner, los galardones más prestigiosos en la industria del cómic estadounidense.

Greg Rucka y Leandro Fernández nos hablaron acerca de la concepción de la novela gráfica, su participación dentro de la versión cinematográfica, su opinión sobre el producto final y sus planes para dar seguimiento a esta historia en los cómics.

la vieja guardia

Greg Rucka

Novelista y autor de cómics múltiples veces ganador del Premio Eisner, Greg Rucka es uno de los escritores más célebres dentro del mundo gráfico, recordado particularmente por sus trabajos con personajes como Batman, Superman y la Mujer Maravilla para DC Comics, así como la creación de aclamadas obras como la mencionada Queen & Country y Lazarus. Rucka también estuvo a cargo de escribir el guion de La vieja guardia.

¿Cómo nació el concepto de La vieja guardia?

Surgió de un par de conceptos. Primero, yo era consiente de cierto tipo de historias de fantasmas que pueden encontrarse por todo el mundo acerca de soldados que nunca mueren y reaparecen en momentos de necesidad. Esas son la clase de historias de «fantasmas» en las que siempre he estado interesado. La otra parte es que tuve esta idea durante mucho tiempo sobre una mujer que fuese increíblemente longeva y estuviese llena de tristeza, y la razón por la que ella estaba triste era porque había vivido tanto que ha visto a todos a su alrededor morir, una y otra vez. Este par de ideas se unieron y eventualmente dieron origen a Andy. Así es como inició todo.

Esta historia se ha vendido al público como la travesía de unos guerreros inmortales, sin embargo, en los momentos iniciales tanto de la novela gráfica como de la película descubrimos que, pese a su longevidad, estos personajes también pueden morir, sólo que no saben cuándo.  ¿Por qué era importante establecer esta regla?

No habría ningún peligro. Si ellos saben que jamás van a morir, desde el punto de vista dramático, tus elecciones se vuelven limitadas. Creo que era importante, al menos para mí, que ellos supieran que pueden morir, pero no saben cuándo y, aún más importante, no saben el por qué. En cierto modo esa es la manera en que todos vivimos. No sabemos cuándo nuestras vidas llegarán a su fin. Por supuesto, las reglas son distintas ya que aquello que nos mataría a nosotros no parece afectarles a ellos. Debía existir tensión y una posibilidad de que aquello que podría considerarse inicialmente como una bendición –su incapacidad de morir–, con el paso del tiempo se convierta para ellos en una maldición. Pero también debía haber una forma de escape para ellos.

Ahora, cuéntanos acerca del viaje de La vieja guardia hasta Netflix. ¿Fue una de tus peticiones para la adaptación encargarte personalmente del guion?

Tuve la idea [de La vieja guardia] por un largo tiempo y la compartí con Leandro Fenández. En ese punto, yo no había escrito nada aún. Tenía algunas notas para los personajes, pero no había escrito formalmente ninguno de los cómics. Terminé escribiendo el primer número durante el curso de una o dos noches. Cuando me senté a hacerlo fue un ejercicio de diversión total y sabiendo que Leandro lo ilustraría tenía una idea de como luciría. El arte de Leandro es muy dinámico y un poco caricaturesco, así que funcionaría para los elementos fantásticos de la historia. Lo hicimos y la gente respondió con mucha fuerza cuando salió a la venta, así que comenzamos a recibir llamadas de personas que estaban interesadas en adaptarlo. Al final, tuve una conversación con la gente de Skydance, con unos caballeros llamados Matt Grim y Don Granger. Ellos estaban muy entusiasmados por nuestros cómic, además de que ellos fueron quienes abogaron por la idea de que yo lo adaptase, que era algo que, por supuesto, yo quería hacer. Trabaje en un guion y el resultado de esto trajo a Gina [Prince-Bythewood] para dirigirla. Ambos trabajamos juntos en la película y el resultado de esa colaboración trajo abordo a Netflix y Charlize [Theron]. Esa es la versión corta del viaje. Dentro de mis experiencias en Hollywood hasta ese punto, especialmente de lado de las películas, muy rara vez he visto algo moverse tan rápido como lo hizo La vieja guardia.

¿Cuáles fueron los mayores desafíos al adaptar tu obra gráfica para un formato audiovisual? Es la primera vez que firmas un guion para un largometraje…

Ya había escrito algunos trabajos menores en televisión y videojuegos, así como algunos guiones para películas, pero éste es el primero que realmente iba a producirse. Así que fue mucho menos sobre desarrollar las habilidades para escribir un guion, porque he trabajado en esto por 30 años. He escrito novelas, cómics y guiones, y todos requieren cosas diferentes. Puedes tener un cómic que es razonablemente exitoso para lo que quiere ser en las viñetas, si está bien contado, pero eso no significa que va a traducirse por si sólo en una buena película. Hay cambios que deben realizarse cuando estás cambiando de un medio a otro, porque una novela no es un cómic y un cómic no es una película. Si tu pretendes que todo es lo mismo, terminarás con un guion desastroso y terminas insultando a cada medio en el proceso. Una película basada en una novela gráfica no puede ser simplemente el cómic en movimiento. Así que se hicieron cambios para sacar provecho de las fortalezas del medio.

La película se mantienen bastante fiel al material de origen, pero como lo mencionas hubo algunas modificaciones. ¿Qué esperas destacar de los personajes y el mundo de La vieja guardia con estos cambios?

Una de las grandes cosas que puedes hacer cuando adaptas de un cómic, al menos en mi experiencia, es que las historias en los cómics son muy condensadas porque no tienes mucho espacio. En una película también tienes restricciones sobre cuanto puedes hacer y eso se traduce en tiempo, pero no en espacio. En el cómic teníamos un número limitado de páginas en las que podíamos trabajar y eso delimita cuanta atención podías dedicarle a ciertos elementos de la historia. En una película puedes transmitir de una forma más eficiente los aspectos de la historia, a veces dos segundos de una actuación pueden decirte todo lo que necesitas saber sobre el estado mental de un personaje, lo que quieren o lo que sienten; algo que es más difícil de hacer en un cómic. Para mí, lo más gratificante fue ser capaz de expandir el mundo que ya había sido bien definido en el cómic. Nile, Nicky, Booker, Joe y Coopley, en particular, no estaban tan bien aterrizados en el cómic, y la película ciertamente trabaja en eso. Ahora todos son personajes vibrantes y complejos por propio derecho. Es un placer ser capaz de ver eso.

De las modificaciones en la adaptación, ¿hubo algo de la novela gráfica que por alguna razón no se te permitió llevar a la pantalla?

Hicimos una secuencia en el cómic que tenía lugar en [el rascacielos] Burj Khalifa y Skuydance nos pidió no hacer eso porque allí filmaron parte de [Misión Imposible] Protocolo Fantasma (ríe). Una de las cosas más increíbles es que hubo un par de momentos en los que fui con Matt Grim y Don Granger, y les dije: «¿qué piensan acerca de quitar esto?». Su respuesta era: «no, esa es la razón por la que queríamos que tu te hicieras cargo de esta propiedad. Si lo eliminas estaríamos muy molestos». Sé que no es normal en Hollywood obtener esa clase de respuesta, pero honestamente no recuerdo algo más en lo que ellos me dijeran: «no, no puedes hacer eso». Hicimos cambios y esos son los cambios que tienes que hacer cuando estás adaptando para un medio distinto, pero el corazón de la historia es el mismo y no podría haber pedido más.

¿Cómo describirías tu colaboración con la directora Gina Prince-Bythewood?

Yo vivo en Portland, Oregón, así que volé a Los Ángeles para conocer a Gina en las oficinas de Skydance. Llegué allí un poco antes que ella. Cuando Gina entró en la sala de conferencias traía una copia de la novela gráfica y comenzó a cuestionarme de inmediato: «¿por qué esto está en la novela y no en el guion?, y ¿por qué esto no está en la novela y si en el guion?» Eso definió el tono de nuestra colaboración de una forma fantástica porque era claro, desde el comienzo, que ella no sólo tenía una visión para la película que quería hacer, sino que además le importaba mantenerse fiel al corazón del cómic. Trabajamos de forma muy cercana. Hay muchos directores que cuando llegan al proyecto le dicen al guionista: «muchas gracias, ya puedes retirarte». Gina nunca me hizo sentir que me entrometí más de la cuenta. Me siento honrado de haber podido trabajar con ella.

¿Qué opinión te merece la película?

Me encantó. Yo soy probablemente el espectador más dócil y, al mismo tiempo, el más crítico de la producción. No es la novela gráfica, es su propia producción. Creo que es encantadora y más allá de ser una adaptación de algo que Leandro y yo creamos, si ignoró ese hecho, es simplemente una gran película, con actuaciones extraordinarias. Hay emoción genuina en ella, es divertida y emocionante, pero creo que también generará debates ya que pone sobre la mesa muy buenas preguntas. Soy consiente de como sonará esto, pero, genuinamente, no podría estar más feliz con ella.

¿Veremos más de La vieja guardia en la gran pantalla?

No es mi decisión. Será una decisión que tomará la audiencia. Yo sospecho que si es una película exitosa habrá discusiones sobre continuar la historia.

Leandro Fernández

Durante las últimas dos décadas, Leandro Fernández se ha convertido en uno de los dibujantes más solicitados dentro de Marvel Comics, trabajando en historias de personajes como Spider-Man, el increíble Hulk, Punisher, Deadpool o los X-Men, además de colaborar con aclamados escritores como Peter Milligan (The DisciplineThe Names), Bryan Hill (American Carnage) y, de nueva cuenta, Greg Rucka.

¿Cómo ha evolucionado tu relación profesional con Greg Rucka a través de los años, desde Queen & Country hasta La vieja guardia?

Conocí a Greg hace mucho años en la Comic-Con de San Diego, donde me ofreció la oportunidad de dibujar uno de los arcos de Queen & Country, que era una creación suya y lo que solía hacer era llamar a diferentes artistas para que colaborarán haciendo una historia en particular de esa serie. Hicimos el arco Crystal Ball para Queen & Country, al cual le fue muy bien. Me gustó mucho colaborar con Greg, me gustó mucho la historia y este libro incluso fue nominado a un [premio] Eisnner. Posteriormente, se dio la oportunidad de hacer Wolverine para Marvel Comics, por ahí del año 2003. Después estuve haciendo otras cosas para Marvel y, más tarde, para Vertigo en DC Comics. Entonces, empecé a buscar la oportunidad de hacer trabajos de autores, entiéndase trabajos que creamos con el escritor, donde trabajamos en conjunto para dar forma al universo de la historia que queremos contar, la situación, los personajes. Hice varios trabajos con estas características hasta que Greg vino a mí con una idea, me hizo un planteamiento bastante simple, de una sola oración: «son un grupo de guerreros inmortales, muy distintos el uno del otro». A partir de ahí iniciamos con un trabajo libre, sin restricciones, para delinear a La vieja guardia.

¿Qué fue lo que más te atrajo del concepto de La vieja guardia?

La simple palabra «inmortales» me pareció muy atractiva desde el punto de vista gráfico, ya que para un dibujante que tiene interés por hacer obras históricas es fascinante. Por una parte, me daba la oportunidad de trabajar en distintos períodos de la la historia y, bueno, también el hecho de trabajar con una historia de inmortales dentro del entorno actual, donde en la ciencia se está hablando de extender los límites de la vida natural biológica, ese era un contexto muy atractivo para empezar a trabajar visualmente por la diversidad de escenarios y situaciones.

¿Cómo cambia el proceso de darle vida a un universo gráfico desde cero, a diferencia de trabajar con propiedades preexistentes en Marvel y DC Comics?

Justamente al tratarse de una historia nuestra la libertad es total porque empezamos a trabajar desde el diseño de los personajes hasta la forma en que queríamos contar la historia. Cuando empezamos a sacar los primeros números una de las cosas con las que rompimos fue la estructura del cómic mensual, como suele publicarse en la industria norteamericana, donde alguien me envía un guion de 24 páginas y yo le devuelvo un primer número de 36 páginas, por ejemplo. Aquí nos tomamos nuestro tiempo para contar la historia, para ampliarla y pulir los detalles. Esa libertad se traduce en cosas que se pueden cuantificar en cierto modo, como la longitud de los capítulos. A partir de eso comenzamos a trabajar la historia centrándonos en la diversidad de un grupo muy heterogéneo. Sacamos el máximo provecho de esa libertad, esa apertura.

¿En qué momento te enteras del interés de Skydance por adaptar esta obra?

El momento preciso no lo recuerdo. Ya estaba terminado el primer volumen completo y de a poco unos productores mostraron interés y otros nombres comenzaron a unirse a la conversación: Netflix, Charlize [Theron]. Y de repente, era reunirnos y ver que el proyecto iba creciendo paso a paso. Cuando nos dimos cuenta la película ya estaba hecha. Estamos ansiosos de que salga y la pueda ver la gente.

¿Tuviste la oportunidad de involucrarte creativamente en la producción?

Estuve trabajando en la producción, pero no en lo que tiene que ver con la adaptación. Hice algunos dibujos para la producción, varios de los dibujos que se ven en la historia, que tiene relación con el respeto que [los productores] tienen por la obra original, por el cómic. Incluso hay una parte en la que un personaje dibuja en la película y tanto el dibujo como las manos que se ven son mías. Entonces, me filmaron a mí dibujando. En eso trabajé en la película. También visite el set en los estudios y en diferentes locaciones en Inglaterra y Marruecos.

¿Qué te pareció el resultado final?

Vi la película hace relativamente poco. Estoy muy contento, impresionado gratamente y sobre todo muy emocionado en relación al respeto que hay por la obra original, nuestra creación. Me parece que la película es muy buena, me gusta mucho ver el trabajo de Gina [Prince-Bythewood], la directora, y de los actores que tienen una química en cámara que es muy entrañable. Lo puede ver personalmente en el set y lo veo ahora en la pantalla. Me gusta mucho verlos actuar juntos, le dan una magia a la película que es alucinante. Y todo el equipo de producción, desde aquellos en los cargos más importantes hasta el técnico detrás de cámaras, todos estaban muy comprometidos. Estoy muy contento.

Ahora, háblanos del segundo arco de la historia, lo que sucede después de los eventos de la película: Force Multiplied. ¿Qué planes tienen en mente Greg Rucka y tú para dar seguimiento a esta historia en los cómics?

Del contenido en realidad no puedo decir mucho todavía, hay algunas cosas que faltan por verse. Pero en el cómic el plan es realizar tres volúmenes y apenas estamos terminando de producir el segundo, que va a salir completo dentro de poco. En un principio, Greg quería hacer un sólo volumen, pero cuando empezamos a trabajar esta historia nos dimos cuenta que es algo que tiene mucho más por desarrollar. Pero la idea es que esta historieta se componga de tres volúmenes. Y después veremos qué pasa.

La vieja guardia ya está disponible en Netflix.

Greg Rucka La vieja guardia Leandro Fernández netflix
mm Redactor de Cine PREMIERE y colaborador de Otaku-shi
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Mag21
Comentarios