Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #176 – Game of Aladdín

El final de Game of Thrones y Aladdín

May 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Las dos reinas – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

29-03-2019

Con un guion inteligente y una interpretación sobresaliente de Saoirse Ronan, Las dos reinas no deja de ser un drama histórico convencional, aunque eso sí, bastante entretenido.

Título original: Mary Queen of Scots
Año: 2018
Director: Josie Rourke (Much Ado About Nothing )
Actores: Saoirse Ronan, Margot Robbie, Jack Lowden
Fecha de estreno:29 de March de 2019 (MX)

Saoirse Ronan, quien tiene apenas 24 años, ha demostrado una y otra vez su amplia capacidad interpretativa al punto de que ha estado nominada en tres ocasiones al premio Oscar, dos como Mejor actriz (Brooklyn y Lady Bird) y una como Mejor actriz de reparto (Expiación, deseo y pecado). En Las dos reinas, la actriz irlandesa consigue crear un personaje de matices múltiples al encarnar a Mary, la reina de Escocia, cargando el peso de esta cinta histórica sobre dos personajes a los que el cine ha recurrido con cierta frecuencia: la ya mencionada Mary y la reina Isabel I, interpretada por Margot Robbie, con una transformación física notable pero sin el aliento interpretativo de Ronan, lo que ocasiona cierta disparidad en el filme.

Este drama histórico, escrito por Beau Willimon (el guionista de House of Cards) basado en el libro Queen of Scots: The True Life of Mary Stuart, de John Guy, está ambientado en el siglo XVI en medio de intrigas políticas que consiguen atrapar al espectador al mover los ejes narrativos a partir de un juego de estrategias de una violencia inmisericorde, pero soterrada, que da pie a una historia sobre el poder, la familia, las conveniencias y la lucha de géneros. Algo que Willimon supo explotar muy bien en la serie de Netflix y que aquí le funciona a pesar de los leves toques telenovelescos que le imprime a la historia.

Mary regresa a Escocia para reinar al volverse viuda a los 18. Prácticamente ha pasado toda su infancia en Francia, por lo cual la corte de nobles y asesores que la rodea tiene suspicacias a su regreso, especialmente James (James McArdle), su ambicioso medio hermano, y el clérigo protestante John Knox (David Tennant), quien ve como un peligro el catolicismo que profesa por lo que azuza a las masas contra ella.

Lejos de amedrentarse, la reina Mary busca imponerse. Y es aquí donde Ronan entrega una actuación sobresaliente, consiguiendo darle profundidad psicológica y emocional a su personaje, que lo mismo puede ser aterradora que frágil, confrontativa, valiente e imponente que resignada, temerosa y vulnerable. Un mar de contradicciones que incluyen una gran capacidad de seducción que compite con su ingenuidad, provocando que cometa el error de casarse con un noble aparentemente manejable que la engaña con facilidad evidenciando sus debilidades.

Y en medio de todo se encuentra la relación con su prima Isabel I, la llamada reina virgen, quien no se ha casado y, sin hijos, sufre la presión de nombrar un heredero, pues su consejo teme que acepte que Mary, quien se considera como la heredera natural por derecho sanguíneo, se convierta en reina de Inglaterra. Y aunque parece aceptarlo tácitamente, pronto se ve envuelta en las intrigas fraguadas por los hombres que las rodean, temerosos de perder sus influencias y privilegios ante estas mujeres.

La directora debutante Josie Rourke, directora artística de la compañía teatral londinense The Donmar Warehouse, consigue hacer resonar los elementos de thriller de su película para trascender el drama histórico. Emplea como recurso narrativo los tormentosos paisajes escoceses, metáforas visuales que subrayan las nada placenteras relaciones que se viven en las cortes, pero sobre todo, la soledad que va envolviendo a Mary a consecuencia de las intrigas. Emplea un paleta grisácea en sintonía con el paisaje nublado pero también para resaltar el ambiente desfavorable que se cierne sobre la reina Mary. Emplea un maquillaje sobrecargado, como en el teatro, para evidenciar la contradicción entre aquello que se hace y aquello que realmente se quisiera hacer, como cuando en un encuentro hiperteatralizado Isabel le condiciona su apoyo. Emplea los lugares cerrados, casi claustrofóbicos, para dar cuenta de la cerrazón ideológica. Emplea las argucias sintéticas del guion de Willimon, talentosísimo para poner mucha información en diálogos y escenas que no pierden interés, para generar una estética contenida que se favorece de algunos momentos visualmente poderosos y hasta terribles (la condena al supuesto amante, el nacimiento).

Sin embargo, Las dos reinas no deja de ser un drama histórico convencional, aunque eso sí, bastante entretenido. Si bien Saoirse Ronan es la protagonista, hay una disparidad enorme con Robbie, a quien la transformación física aparentemente absorbió. Y es que parece que toda su atención estuvo allí en vez de en elementos que hicieran trascender su personaje dado el peso histórico que tiene.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Elizabeth – La edad de oro (Shekhar Kapur, 2007)
  • Mary, Queen of Scots (Charles Jarrott, 1971)
  • Mary of Scotland (John Ford, 1931)

Nadie quiere acompañarlo al cine porque come palomitas hasta por los oídos e incluso remoja los dedos en el extraqueso de los nachos. Le emocionan las películas de Stallone y no puede guardar silencio en la sala a oscuras. Si alguien le dice algo, él simplemente replica: "stupid white man".

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios