Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #222 – Especial de recomendaciones

¿Qué vamos a ver este fin de semana?

April 2020

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

TOPS Listas

Las enfermedades mentales en la literatura

Por:

07-02-2020

Cuando la mente humana es una prisión.

Depresión, ansiedad, bipolaridad, depresión. Las enfermedades mentales son un padecimiento presente en el mundo que no respeta ni edades ni clases sociales. En el marco del estreno de All the Bright Places en Netflix, buscamos historias de enfermedades mentales en la literatura como aquella de Jennifer Niven que han ayudado a sus lectores a liberar prejuicios y hasta salvado vidas.

–Estela Ruiz

Violet y Finch, de Jennifer Niven

Cuando los protagonistas se conocen en la torre de la escuela, es imposible determinar quién salvó a quién. Ambos habían considerado terminar con sus vidas ese día: Violet debido al duelo de perder a su hermana y Finch debido al dolor que lo acompaña, pero es gracias a ese arrebato que conectan. Su historia, lejos de ser condescendiente, muestra con crudeza a dos personajes agobiados por la soledad y la incomprensión, que buscan darle sentido a sus vidas a pesar de sus trastornos. Brett Haley (Sonidos del corazón) adapta esta historia a la pantalla de Netflix con las actuaciones de Elle Fanning y Justice Smith. Estreno: 28 de febrero.

La señora Dalloway, de Virginia Woolf

Este relato encierra un estudio sobre la locura y la cordura, una fuerte crítica social y una declaración feminista. Al ser víctima de una época sin el conocimiento ni recursos para ayudarla, Virginia representó en las peleas de Clarissa y Septimus aquellas que sostuvo con la depresión durante su vida adulta. La presión que sufren ambos personajes en un solo día de junio resulta en uno eligiendo la vida y otro la muerte, provocando que los lectores reflexionen sobre su propia existencia.

Orange, de Ichigo Takano

¿Qué harías si la vida de un ser querido dependiera de que tu futuro se viera alterado? Cuando Naho Takamiya recibe una carta donde una versión futura de sí misma le advierte sobre el suicidio de Kakeru Naruse, comienza una carrera contra el tiempo. Preocupada por repetir los errores que la llevaron a perder al chico que le gusta, recurre a los miembros de su grupo de amigos para intentar salvar a una persona cuyo inmenso dolor y tristeza quedaron sepultados bajo una fachada de felicidad.

El lobo estepario, de Hermann Hesse

En su intento por hacer frente a su depresión, soledad y locura, Harry emprende un tormentoso camino de reflexión que pone en evidencia los vicios y virtudes de la humanidad. El título de esta novela describe a su protagonista: un hombre de naturaleza sensible, atrapado en convenciones sociales de las cuales no puede escapar. Con este autorretrato, el autor alemán muestra la influencia que tienen los deseos incumplidos en la posibilidad de moldear un “nuevo yo” que pueda conquistarlos.

My Mad Fat Diary, de Rae Earl

Tras una crisis, Rae deja el ala psiquiátrica de un hospital en 1989. Con 17 años, la gravedad de su desorden alimenticio solo palidece ante la perspectiva de retomar su vida como una adolescente más. Este diario, basado en la vida de la autora y cuya adaptación a la televisión británica fue merecedora de varias nominaciones a los BAFTA, busca recordarnos que podemos tener unos kilitos de más, ser víctimas de bullying o tener problemas familiares, y las cosas aún pueden salir bien.

La campana de cristal, de Sylvia Plath

Esther Greenwood es una neoyorquina con una carrera prometedora, así como el talento e ingenio suficientes para convertirse en escritora. Sin embargo, su incapacidad para reconciliar sus aspiraciones con la persona que el mundo demanda que sea, la lleva a sumirse en una profunda depresión –que llega a rayar en la locura–. En esta dolorosa novela semi-autobiográfica, Sylvia expone su relación con el padecimiento crónico que la inspiró a crear… pero lamentablemente terminó destruyéndola.

Goodnight Punpun, de Inio Asano

La vida de Punpun, un niño sensible y soñador, no es tan simple como el dibujo del pajarito que lo representa: su depresión se alimenta de cada abuso que ha sufrido y del hecho de tener que vivir con su tío después de que su padre es encarcelado y su madre es internada. El pequeño quiere ganar un Premio Nobel y salvar al mundo, quiere gustarle a la chica de la que está enamorado y que Dios lo escuche, pero en su lugar consigue que su espíritu se vea aplastado. Esta historia te rompe el corazón.

Save Me the Waltz, de Zelda Fitzgerald

Cuando a Zelda le diagnosticaron esquizofrenia, pasó un tiempo internada en una clínica. Estando ahí experimentó una oleada de creatividad que resultó en su primera y única novela, misma que le sirvió como terapia. Las confesiones de esta glamourosa y abatida mujer capturaron a la perfección el espíritu melancólico de su época. Lamentablemente, la novela fue editada para que su esposo le permitiera publicarla, provocando que no quisiera volver a escribir sino hasta después de que él muriera.

Las ventajas de ser invisible, de Stephen Schbosky

La experiencia de Charlie con la ansiedad, una condición aterradora y aislante, nos hizo darnos cuenta de que cada persona tiene derecho a sentir lo que siente, que las amistades correctas pueden salvarnos la vida y que no importa de dónde venimos, sino a dónde queremos llegar. La generación que adoptó esta historia encontró en ella frases icónicas como “aceptamos el amor que creemos merecer”, empatía con sus miedos, pero sobre todo, comprensión para las víctimas de una agresión sexual.

Tokio Blues, de Haruki Murakami

Al ritmo de Norwegian Wood de los Beatles y bajo la premisa de que “la muerte no existe en contraposición a la vida sino como parte de ella”, conocemos a Toru. Su mejor amigo se suicidó cuando tenía 17 años y él, intentando llenar el vacío de su ausencia, terminó enamorándose de la novia de este: Naoko. Estos jóvenes, marcados por el suicidio y la inestabilidad emocional, tendrán que decidir si seguirán anclados al dolor del pasado u optarán por las sorpresas que pueda proporcionarles el futuro.

Este texto fue ideado, creado y desarrollado al mismo tiempo por un equipo de expertos trabajando en armonía. Todos juntos. Una letra cada uno.

Ver comentarios

Comentarios Comentarios