Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #156 – Don Mowgli de la Mancha

Mowgli: Relatos de la selva y El hombre que mató a Don Quixote

December 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Las hijas de Abril

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

20-06-2017

Aunque vemos algunos de los vicios de Franco, el filme es lo suficientemente contenido para abstenerse de llevar las situaciones al terreno del melodrama.

  • Título original: Las hijas de Abril
  • Año: 2017
  • Director: Michel Franco (El último paciente: Chronic)
  • Actores: Emma Suárez, Enrique Arrizon, Ana Valeria Becerril
  • Fecha de estreno: 23 de junio de 2017

Probablemente estamos ante la mejor película de Michel Franco, quien, a través de sus tres protagonistas femeninas (Emma Suárez, Ana Valeria Becerril y Joanna Larequi), desde la primera toma hace comentarios en torno a la juventud actual, la disfunción familiar y la manera en que un embarazo a los 17 años trastoca este núcleo. Las hijas de Abril es una bola de nieve que se acrecienta y tiene consecuencias pasmosas

Todo comienza con el regreso de una madre alejada de sus dos hijas procedentes de distintos padres: Clara (Larequi) es una adulta pusilánime, vulnerable, de andar grisáceo y dominada por su progenitora; Valeria (Becerril), una adolescente rebelde que a sus 17 años tiene un futuro más dibujado que su hermana mayor, pues está próxima a convertirse en madre pese a que ella misma es una niña obligada a crecer por las circunstancias. 

Puerto Vallarta es el escenario en donde los conflictos escalan sin premura tras el nacimiento de la primera nieta de Abril (Suárez). Gracias a la triada de protagonistas de diferentes generaciones Franco recrea con fidelidad un microcosmos femenino en el que palpita su estilo de dirección minimalista de escasos cortes, tomas largas, silencios profundos y movimientos de cámara dosificados. Salvo por El último paciente: Chronic, a través de su contundente filmografía ha dejado en claro su interés por los universos de mujeres bien delineadas que se topan con diferentes tragedias, ya sea el secuestro e incesto forzado que vive Marimar Vega en Daniel y Ana; el tormento de una madre en A los ojos; el bullying adolescente de Después de Lucía o la inestabilidad emocional y la envidia desquiciada en este nuevo largometraje. 

Nunca antes el director mexicano nos había ofrecido a un personaje central tan macabro y escabroso como el que aquí vemos, pero uno que a la vez está dotado de una cierta ambigüedad que, fiel a lo que le gusta hacer como cineasta, tiene como objetivo primigenio cimbrar al espectador, incomodarlo e inundarlo de un realismo trágicamente sobrecogedor que define la experiencia cinematográfica de sus proyectos. Es este sello el que lo ha convertido en un director al que Cannes recibe con los brazos abiertos e incluso ha premiado en varias ocasiones (recordemos que ganó la sección Una Cierta Mirada con Después de Lucía, el reconocimiento de Mejor guion con Chronic y ahora el premio del Jurado de Una Cierta Mirada).

En Las hijas de Abril construye una paradoja, pues a la vez que lleva las situaciones al extremo es una ficción que no quita el dedo de la realidad y es emocionalmente compleja desde la secuencia inicial, cuando vemos a una Clara abnegada al trabajo doméstico mientras escucha a su hermana menor tener relaciones sexuales con su novio, momento que sienta un precedente de tono para el resto de la película y nos deja ver que eso es apenas un esbozo de lo que Franco nos tiene preparado. 

Aunque en ella también vemos algunos de sus vicios, el filme es lo suficientemente contenido para abstenerse de llevar las situaciones al terreno del melodrama telenovelero, sino que aunque ofrece plot twists que dinamitan un estado de shock, son situaciones menos gratuitas que en trabajos previos. De esta manera, Las hijas de Abril significa un paso más en la solidificación de un cineasta consciente de cuál es su estilo y de qué tipo de historias quiere contar. 

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Después de Lucía (Michel Franco, 2012)
  • El último paciente: Chronic (Michel Franco, 2015)
  • Daniel y Ana (Michel Franco, 2009)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios