Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #124 – Luis Miguel, el podcast

Luis Miguel, la serie; Reencuentro; Verano 1993, y Yo soy Simón

Abril 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

REVISTA Columnas

Leatherheads/In the Valley of Elah: Cine a contracorriente

Por:

18-08-2008

Hace ya varios fines de semana que G y yo no podíamos estar solos y sin nada qué hacer. Entre bodas, visitas en casa, viajes planeados o inesperados y la ya eterna remodelación de nuestro departamento, eso de dominguear no se nos había presentado hace dos, tres meses. Fuimos a Blockbuster y rentamos, medio dudosos, […]

Hace ya varios fines de semana que G y yo no podíamos estar solos y sin nada qué hacer. Entre bodas, visitas en casa, viajes planeados o inesperados y la ya eterna remodelación de nuestro departamento, eso de dominguear no se nos había presentado hace dos, tres meses. Fuimos a Blockbuster y rentamos, medio dudosos, dos películas: Juego Sucio (Leatherheads) de George Clooney y En el valle de las sombras (In the Valley of Elah) de Paul Haggis. La primera se fue directo a DVD y fue recibida tibiamente en EUA; la segunda es dirigida por Paul Haggis, cuya ópera prima, Crash, es a mi parecer de las películas más sobrevaloradas de la historia. Pero qué buenas sorpresas: ninguna es algo nuevo o revolucionario, pero tienen un regusto a otra época, a ya visto, incluso. Esto no es necesariamente malo. Leatherheads narra los albores de la NFL, pero sabemos que en manos de un director tan diestro como Clooney -cuya obra, en éste su tercer filme, profundiza en los derroteros de la celebridad-, el filme será todo menos aburrido. Los ambientes recuerdad al Oh, Brother, Where Art Thou? de los Coen y los diálogos y situaciones al mejor cine de Capra, en especial a It Happened One Night (la escena del tren entre Clooney y Zellweger, eco de Gable y Colbert). Los personajes hablan rápido, como máquina de escribir en redacción de periódico viejo, y fuman puro y beben whisky a las 10 de la mañana. Clooney sigue demostrando talento, aunque, se acepta, este filme esté fuera de tiempo: es inocente, inteligente y entretenido. Nada más alejado que la corriente erótica y violenta sobre la que nada el Hollywood contemporáneo. Por su parte, In the Valley of Elah sirve de lienzo para los geniales brochazos histriónicos de Tommy Lee Jones, como un padre que investiga la muerte de su hijo soldado tras regresar de Irak. Muy al estilo de Costa-Gavras (la referencia obvia es Missing), Haggis teje un fino hilar que a la vez sirve de thriller competente y de desoladora anatomía (¿autopsia?) de un personaje. Es, además, un indictment del aparato de guerra norteamericano y la manera en que hiere de muerte tanto a sus enemigos como a los suyos. Quizás un poco melodramática, sí, pero a contracorriente y mucho más cercana al ánimo de Million Dollar Baby (el guión es de Haggis) que a Crash.

Clooney y Haggis: ojalá hubiese más voces como las suyas, la contracorriente inteligente.

Es investigador del Programa de Culturas Digitales de la Universidad de Sydney. Es el editor fundador de cinepremiere.com.mx y escribe sobre cine, televisión y tecnología en diversos medios nacionales e internacionales.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios