Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #188 – Había una vez un podcast

Había una vez… en Hollywood; El juego de las llaves y The Inventor: Out for Blood in Silicon Valley.

August 2019

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Limonada (Lemonade) – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 4
Calificación usuarios: 4
Votar ahora:

Por:

09-08-2019

La cinta rumana Limonada examina desde una perspectiva la intolerancia hacia la otredad y la corrosión del sueño americano.

Título original: Lemonade
Año: 2018
Director: Ioana Uricaru (Amintiri din epoca de aur)
Actores: Mãlina Manovici, Dylan Smith, Steve Bacic
Fecha de estreno:09 de August de 2019 (MX)

Mientras en las noticias se acrecientan los relatos de intolerancia y los tiroteos con víctimas mortales, como consecuencia de una ideología supremacista y una supuesta “invasión hispana”, una película como la rumana Limonada (Lemonade), de Ioana Uricaru, examina la problemática desde otra perspectiva. También tiene a la intolerancia como telón de fondo a la vez inserta en la discusión otro tipo de violaciones a los derechos humanos: misoginia, discriminación, hostigamiento, abuso sexual y de autoridad.

El guion de Uricau y Tatiana Ionascu explora el sueño americano, la conquista de un nuevo ideal y las problemáticas mencionadas desde un ángulo femenino. Se percibe en la escritura, en los diálogos, en la visión de la lente y en la historia protagónica al frente de todo lo demás. Limonada trata sobre Mara (Mãlina Manovici), una joven mujer rumana viviendo en Estados Unidos, donde trabaja como enfermera. Su matrimonio con un hombre estadounidense y expaciente a pocos días de la expiración de su visa levanta sospechas. No de quienes la conocen. No de la gente alrededor. No de su nuevo marido, sino del departamento de migración.

limonada

La actuación de Mãlina Manovici es una mezcla perfecta entre vulnerabilidad y firmeza, entre inocencia y resolución.

Mara llama la atención de uno esos hombres que con un sello de aprobación o negación pueden definir el futuro de personas, madres, hijos o familias enteras. Mara se enfrenta así a dos antagonistas. El hombre a cargo de su caso (Steve Bacic) y el tiempo. En un renglón complementario, el arribo de su hijo de nueve años, Dragos (Milan Hurduc), al país de la “libertad” complica aún más las cosas para ella en el terreno personal. Debe cimentar la convivencia entre Daniel (Dylan Smith), su nuevo esposo, y su hijo.

Ioana Uricau crea tensión a partir de los tejemanejes alrededor de todas estas situaciones y poco a poco las traslada de un tono inofensivo a situaciones de verdadero riesgo para los personajes. Es un ejemplo explícito e ilustrativo de cómo el acoso sexual comienza a expandir sus redes sin que la víctima esté consciente del horror que se cierne sobre ella.

limonada

La protagonista demuestra todo lo que una madre es capaz de hacer por sus hijos.

Pero Mara es doblemente vulnerable porque, por un lado, es mujer, y es susceptible de violencia bajo la escuálida mentalidad machista aún presente en ciertos sectores. Por otro lado, es migrante, y eso da pie a que, erróneamente, se piense que se puede pasar por encima de sus derechos.

Desde la primera secuencia de Limonada la cineasta rumana deja claro el segundo punto –la cualidad de migrante–. Mara asiste a una consulta médica, donde la vacunan sin su consentimiento, sin pedirle su opinión. Se le trata como una niña –pese a que ella misma tiene conocimientos médicos– incapaz de tomar una decisión propia, porque la vacuna “es gratuita”. Y seguramente, como migrante, como invitada indeseable en una nación libertaria, no se va a rehusar a aceptar medicamento gratuito. El Estado y sus ejecutores le están haciendo un favor.

limonada

Limonada es una historia humana en donde vemos a la vez los mejores y peores atributos del ser humano.

Esta condescendencia tomará nuevos matices –algunos alarmantemente oscuros e irónicos– cuando Mara conozca a su investigador de migración. Aquí la directora da rienda suelta a un discurso de odio, de resentimiento social, de resquemor hacia la otredad, de cierre de fronteras, de enemistad. Esos postulados tan dañinos que hoy por hoy se exaltan desde la silla presidencial estadounidense.

Si bien Limonada hace cierto comentario socio-político sobre la situación en Rumania –era de esperarse, pues uno de los productores es Cristian Mungiu, uno de los representantes de la nueva ola de cine rumano–, su protesta es universal y tremendamente humana. No habla sólo de madres solteras oriundas de un país particular, sino de todo aquel que, en busca del sueño americano, ha recibido golpes bajos, ya sea asiático, europeo, latinoamericano…

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • Graduación (Cristian Mungiu, 2016)
  • La camarista (Lila Avilés, 2018)
  • Las niñas bien (Alejandra Márquez, 2018)

No soy la Madre de los Dragones, pero sí de @Enlabutaca; desde ahí y en Cine PREMIERE estoy en contacto con las buenas historias. Melómana, seriéfila, cinéfila, profesora universitaria, y amante de las bellas artes. Algún día escribiré una novela de ciencia ficción. ¡Unagui!

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios