Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #139 – Megalodón caribeño

Megalodón y la edición impresa de agosto

Agosto 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Listas TOPS

Lo mejor y peor de Star Wars: Los últimos Jedi

Por:

18-12-2017
the last jedi

Luego de dos largos años de especulaciones finalmente pudimos disfrutar de Star Wars: Los últimos Jedi, ¿valió la pena la espera?

El despertar de la Fuerza marcó el inicio de una nueva trilogía y aunque muchos la criticaron por sus evidentes similitudes con Una nueva esperanza, lo cierto es que la película abrió el camino a una serie de debates que nos aquejaron por años. La identidad de Rey, el destino de Kylo Ren y el papel de Luke Skywalker fueron sólo algunas de las preguntas que generaron incontables debates entre los warsies alrededor del mundo.

Sin embargo, el trabajo de Rian Johnson al frente de Los últimos Jedi generó una controversia que nadie imaginaba, con una trama desafiante que modificó diametralmente todo lo que esperábamos de esta renovada saga. ¿Cumplió el Episodio VIII con las expectativas de los aficionados?

A continuación les presentamos una lista con lo mejor y lo peor de esta nueva entrega que promete dar mucho de qué hablar durante los próximos años.

ADVERTENCIA: Esta lista incluye spoilers

Lo mejor: El desarrollo de [casi todos] los personajes
(Vía)
El despertar de la Fuerza marcó el regreso de viejos conocidos que fueron perfectamente coherentes con los personajes que conocimos en la Trilogía Original, pero también la introducción de una nueva tercia de héroes encomendada a continuar con el desarrollo de la saga. Ahora Los últimos Jedi continúa por el buen camino al respetar sus respectivas naturalezas y sobre todo, al profundizar en su construcción para la expansión de nuestra historia. La primera es Leia, cuya experiencia diplomática aunada a su madurez ofrece importantes enseñanzas para Poe Dameron; por su parte el piloto finalmente demuestra su valía para la Resistencia, aunque queda claro que todavía tiene mucho que aprender para ser el líder que su grupo necesita; tampoco podemos olvidarnos de Finn, quien se convierte en nuestro guía por una galaxia fascinante, pero llena de tiranías que no resaltan tan fácilmente a primera vista; y finalmente tenemos a Rey, quien establece un misterioso vínculo con Kylo Ren que le permite conocer todos los pormenores del conflicto. Mención aparte para Kylo Ren, cuyo camino se torna más obscuro que nunca ahora que ha tomado control definitivo de la Primera Orden.
Lo peor: Otra vez Phasma
(Vía)
Los últimos Jedi mostró un Capitán Phasma más temible y trascendente del que vimos en El despertar de la Fuerza. La película dirigida por Rian Johnson finalmente proyectó las capacidades del personaje en un fiero y muy personal combate contra Finn, lo que resultó en uno de los momentos más emocionantes de esta nueva trilogía. Sin embargo, aún fue insuficiente para cumplir con las altísimas expectativas generadas desde el Episodio VII. El destino de Phasma parece incierto, pues aunque el director no descarta su supervivencia para el Episodio IX, ahora todo queda en manos de JJ Abrams y su recién terminado guion. Eso sí, en caso de sobrevivir a su nueva derrota, tendríamos uno de los personajes más difíciles de aniquilar en toda la galaxia lejana.
Lo mejor: Nuevos personajes
(Vía)
Cada entrega de Star Wars llega acompañada de nuevos personajes y Los últimos Jedi no podía ser la excepción. Lo mejor: todos cumplieron con creces en su cometido de reflejar los diferentes rostros del bien y el mal. Por un lado tenemos a Amilyn Holdo, cuyas primeras decisiones nos hicieron dudar de su capacidad –e incluso sus intenciones– al frente de la Resistencia. Sin embargo, la vicealmirante interpretada por Laura Dern termina convirtiéndose en la heroína de nuestra historia tras impartir una auténtica lección de paciencia y sacrificio para el impulsivo Poe Dameron. Por otro lado tenemos a DJ de Benicio del Toro, un personaje engañoso y cuyo accionar siembra todo tipo de dudas en Finn, pero también en una audiencia que es invitada a cuestionar el funcionamiento de las instituciones. Tampoco nos olvidemos de Kelly Marie Tran como Rose, quien captura perfectamente la esencia de nuestra historia con una valerosa joven sumida en los rincones más obscuros de la Resistencia y quien termina convirtiéndose en una pieza fundamental en la búsqueda de la victoria final. Una heroína improbable que nos recuerda que no sólo las grandes dinastías juegan un papel importante en la construcción de la galaxia lejana. Mención aparte para la Guardia Pretoriana de Élite que demostró su peligrosidad y saldó algunas cuentas pendientes de la Guardia Real de Darth Sidious. Y finalmente no podemos olvidarnos de los porgs, que terminan con toda la polémica al mostrarse como tiernos comic reliefs en los momentos necesarios. No sabemos qué depara el futuro para esta nueva camada de personajes, pero estamos seguros que su legado vivirá por siempre.
Lo peor: El vuelo de Leia
(Vía)
Lucasfilm confirmó hace tiempo que Carrie Fisher –quien falleciera el pasado diciembre del 2016– no sería replicada digitalmente para el Episodio IX, de modo que la muerte de Leia Organa en Los últimos Jedi parecía inminente. Todos suponíamos que el momento llegaría con ese fiero ataque de la Primera Orden y en el que Kylo Ren vacila sobre presionar el gatillo contra su propia madre para así terminar su obra y su trágica conversión al Lado Oscuro. Pero el personaje es incapaz de hacerlo y al final son sus escoltas quienes destrozan el puente de la nave en el que viaja la Princesa convertida en Generala, cuyo cuerpo es expulsado y empieza a congelarse en la profundidad del espacio. Entonces la fémina despierta y vuela directo hacia lo que queda la nave. ¿Qué fue eso? Siempre supimos que Leia era sensible a la Fuerza y que tenía el potencial necesario para convertirse en un Jedi, pero ni siquiera esto justifica su supervivencia ante una situación de este tipo. ¡Y además lució absurdo! Finalmente hablamos de una escena innecesaria que bien pudo evitarse con una Leia inconsciente en su propia nave. Hoy en día el destino de Leia luce más incierto que nunca, pues es el único personaje de la Trilogía Original que se mantiene con vida en nuestra historia. Ahora JJ Abrams deberá decidir si alude al deceso del personaje en la cortinilla inicial de su Episodio IX o si lo replica digitalmente para un muy polémico adiós.
Lo mejor: Cameos y referencias
(Vía)
La saga construida por George Lucas siempre ha incluido guiños, cameos y referencias para complacer a sus aficionados. Sin embargo, pocas películas los han aprovechado con la elegancia de Los últimos Jedi. Y es que Rian Johnson no se conformó con los deleites visuales, sino que aprovechó todos estos elementos en beneficio de su historia. Entre los mejores ejemplos tenemos el mensaje original de Leia que es retransmitido por R2-D2 en un momento de necesidad, la presencia de un nuevo desafío durante el entrenamiento de un inexperto Padawan o la breve incursión de Yoda –Frank Oz incluido– para seguir transmitiendo esperanza tras varias décadas desde su conversión con la Fuerza. De este modo, el Episodio VIII se olvida de referencias sencillas para concentrarse en la esencia original de la Trilogía Original: una historia espectacular, conmovedora y llena enseñanzas que siguen siendo bien apreciadas por los aficionados.
Lo peor: Las dudas de Snoke
(Vía)
La sorpresiva caída de Snoke resulta positiva para el desarrollo de Star Wars al olvidarse de la fórmula que vimos en la Trilogía Original con un todopoderoso Maestro Sith y el ascenso de un aprendiz que aún parece lleno de dudas sobre su propia fidelidad al Lado Oscuro de la Fuerza. Sin embargo, el deceso del Supremo Líder también nos llena una historia llena de huecos que muy probablemente deberán ser resueltos mediante las novelaizaciones de la galaxia lejana. Y es que pasamos varios años especulando sobre la identidad de Snoke –unos decían que era Darth Plagueis, otros hablaban de la reencarnación de Darth Sidious y algunos más sólo lo consideraban como un poderosísimo maestro de las artes oscuras– para que al final Rian Johnson lo suprimiera con un golpe de espada y sin resolver ninguna duda. Sabemos que en el papel, este villano nunca lució tan interesante como Ben Solo, pero esto no significa que no tuviera relevancia o que deba ser suprimido sin más explicaciones. Sabemos que es difícil, pero todavía confiamos en que el Episodio IX pueda arreglar parte de este problema.
Lo mejor: Los giros de la Fuerza
(Vía)
Star Wars siempre fue emocionante, pero sus últimas entregas se conformaron con historias más tradicionales y muy alejadas de los giros vistos con la muerte de Obi-Wan Kenobi y el clásico ‘yo soy tu padre’. Esta situación resultó especialmente trágica con las precuelas, pues absolutamente todos sabíamos cómo terminaría la historia desde el Episodio I. Rian Johnson comprendió la necesidad de retomar esta práctica y la enfrentó con varias sorpresas que seguramente dejaron boquiabiertos a muchos aficionados: algunas fueron polémicas –la Fuerza en Leia y el pasado de Rey–, otras fueron espeluznantes –los orígenes de Kylo Ren– y otras fueron sencillamente gloriosas –la batalla final de Luke Skywalker. Al final sólo nos queda agradecer estos esfuerzos por impactar a las audiencias y soñar con las sorpresas que nos traerá el Episodio IX.
Lo peor: Un fragmentado ritmo semilento
(Vía)
Algunas películas de Star Wars han mostrado un ritmo semilento por momentos. Esto no es un aspecto negativo, aunque puede tornarse perjudicial cuando no es bien ejecutado. Tal es el caso de Los últimos Jedi, cuya excesiva fragmentación de la historia en cuatro frentes –Rey + Finn + Poe + Kylo– provoca que su primera mitad avance con demasiada lentitud e incluso pierda la atención de algunos sectores del público. Sobra recordar que todo cambia cuando nuestros personajes se reencuentran hacia el segundo acto. Lamentablemente para muchos el daño ya ha sido hecho.
Lo mejor: Luke Skywalker
(Vía)
El despertar de la Fuerza nos emocionó con los regresos de Han Solo y Leia Organa. Ahora es turno de Luke Skywalker, quien vuelve a la galaxia lejana para enfrentar una nueva amenaza desde el Lado Oscuro de la Fuerza. A diferencia de sus compañeros de la Trilogía Original que se mantuvieron casi idénticos a sus versiones originales, el viejo Maestro Jedi tuvo una evolución mucho más arriesgada al tomar un camino inesperado sin romper la esencia de lo que vimos hace más de 30 años, convirtiéndose así en uno de los puntos más fuertes en Los últimos Jedi. A esto agreguemos el estupendo trabajo de Mark Hamill, quien capturó perfectamente al Jedi consolidado, pero cuyos primeros años de vida y abrupto entrenamiento aún le impiden respetar los viejos valores de la Orden que prohiben todo vínculo sentimental que pueda llevar a la tristeza, el miedo y el odio. Finalmente no podemos olvidarnos de su reencuentro con Yoda, su emotivo enfrentamiento con Kylo Ren y su pacífica desaparición con la que garantizó la unión definitiva con la Fuerza. Quizás el Maestro Jedi ya no esté físicamente entre los suyos, pero esto no significa que el personaje ha quedado fuera de nuestra historia. Y hoy es más poderoso que nunca.
Lo polémico: Los padres de Rey
(Vía)
Entendemos –e incluso aplaudimos– lo que Rian Johnson intentó hacer con los orígenes de Rey: demostrar que la Fuerza no es exclusiva del linaje Skywalker para así expandir las posibilidades de la galaxia lejana. De cualquier modo, también comprendemos el malestar de algunos sectores del público que soñaban con ver a la joven Padawan como heredera de Luke Skywalker u Obi-Wan Kenobi. De un modo u otro, ambas opciones habrían funcionado y por ello sentimos que el verdadero malestar alrededor de esta revelación fue el modo en que sucedió: en una escena importante, pero anticlimática y muy alejada del enorme misterio generado por El despertar de la Fuerza. Todo habría sido diferente si Snoke hubiera ingresado en la mente de la joven para mostrarle el dolor de su pasado e intentar convertirla al Lado Oscuro; o si Luke la hubiera guiado por una pacífica revelación similar a sus enseñanzas de la Fuerza. Pero no. Hoy sabemos más sobre Rey, pero todo fue tan vacío que algunos se niegan a aceptarlo.
Lo mejor: El inesperado futuro de la saga
(Vía)
Parecía que el destino de la galaxia lejana estaba definido desde El despertar de la Fuerza. Por meses se anticipó que Snoke sería el rival a vencer, Kylo Ren su dudoso aprendiz que aún lucha en su interior y Ren la única esperanza en nuestra historia. Los paralelismos con la Trilogía Original eran evidentes. Pero Rian Johnson sacudió todas las teorías con una película plagada de sorpresas que nos deja un porvenir lleno de incógnitas: un Ben Solo que parece condenado y una Rey que aún lucha por definirse a sí misma. Dos personajes interesantes y que podrían ubicarse entre los elementos más memorables de toda la saga. Mención aparte para los enigmáticos Caballeros de Ren, una poderosa armada con conocimientos de la Fuerza y que seguramente apoyarán a su líder en la batalla final contra la Resistencia. Nada parece definido y tendremos que esperar un par de años para conocer la resolución de esta trama. Pero esto no lo es todo, pues Johnson también pareció sentar las bases de su nueva trilogía con la pequeña tercia de jóvenes esclavos que prometen convertirse en los nuevos protagonistas de nuestra historia.
mm

Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios