Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #148 – Halloween Upgrade

Halloween, el regreso de Michael Myers.

October 2018

Suscríbete a la revista Media Kit

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

NOTICIAS

Los adioses: la otra Rosario Castellanos

Por:

25-08-2018
Rosario Caastellanos

La directora Natalia Beristáin y la actriz Karina Gidi platican de dónde surge el retrato de Rosario Castellanos que vemos en la película Los adioses.

Hablar de Rosario Castellanos significa explorar una sensibilidad implacable, desbordada en diversas áreas que, gracias a ella, se demostraron sorpresivamente complementarias: la poesía, la promoción cultural, la docencia, y sí, hasta la diplomacia. La escritora ejerció todas con humanidad e inclinación hacia los más necesitados, usualmente mujeres e indígenas. Su paso de gigante por el escenario cultural mexicano a mediados del siglo XX allanó el camino para el resto de sus congéneres y eso –junto con obras como El eterno femenino–, con el tiempo le valieron el título de feminista: término que, cuando es simplificado, suele traer a la mente imágenes fantasiosas de seres invulnerables, completamente inmunes a las inseguridades y dolores –¿poco elevados?– del amor.

Los adioses, película dirigida por Natalia Beristáin (No quiero dormir sola), sin embargo, nació del deseo de mostrar algo diferente. Inspirada en los versos de la poeta, intuye al corazón que hay detrás para dejar claro que, cuando se trata de las grandes pasiones y de la vida en pareja, ni las mentes más elevadas se salvan de su época.

Protagonizada por Karina Gidi y Tessa Ia –quienes interpretan a las versiones adulta y joven de Castellanos–, la película huye de la fórmula tradicional de la biopic. Más bien, ofrece un bosquejo ficcionado de la existencia doméstica de la escritora, inspirado en su mismo trabajo poético. “Su poesía es su obra más autobiográfica”, nos dijo Beristáin, durante el estreno de la película en el pasado Festival Internacional de Cine de Morelia.

Rosario Castellanos

Según la cineasta, en un inicio no planeaba tocar la vida de la escritora: su deseo se limitaba a explorar, mediante alguna ficción, la vida de pareja y las complejidades de ser mujer en cierto momento histórico. Sin embargo, la cinta cobró vida cuando se topó con las cartas que Castellanos le escribiera al académico Ricardo Guerra, quien fuera su esposo y cuyas infidelidades derivaron en el divorcio.

“Su figura se me hizo más tangible. De pronto ya no era esta poderosísima figura de la escritura, sino que era esta mujer falible y fallida, como todas”, dijo la directora durante la conferencia. “Cierta autora decía que cuando una mujer inteligente se enamora, lo hace como idiota. Lo que más me sorprendió fue reconocer que Rosario era una mujer como yo. Eso me pareció casi tan poderoso como su obra”, nos dijo después en entrevista.

Rosario Castellanos

La directora Natalia Beristáin fue nominada al Ariel de Mejor dirección por Los adioses.                Foto: Eduardo Islas

Enriquecida también por los testimonios de allegados a la poeta –como Elena Poniatowska o Juan Villoro–, Los adioses se concentra en la relación tormentosa de Castellanos con el académico Guerra (interpretado por Daniel Giménez Cacho y Pedro De Tavira, en su adultez y juventud respectivamente), al mismo tiempo que intenta romper con los estereotipos inmaculados: que las inteligencias prodigiosas están exentas de dudas, que en la maternidad no existe la frustración y, sobre todo, que una pareja de genios es inmune al machismo. “Para construir a Ricardo no queríamos un antagonista ni a un victimario con su víctima”, nos comentó la directora. “Él también obedece al momento histórico en el que le toca ser el hombre que es”.

Los adioses tiene como objetivo argumentar que nadie, ni Rosario Castellanos, puede estar exento de las cadenas impuestas por su contexto cultural y social. “La única forma en la que vamos a poder pensar las cosas de otra forma ante la equidad es reconocer eso en nosotros mismos, identificando aquello que vivimos de forma aprendida”, concluyó Beristáin.

Rosario Castellanos

La actriz Tessa Ia fue nominada al Ariel por encarnar a Rosario Castellanos en su juventud.

Karina Gidi: Sensibilidad lejos de tabúes

La actriz mexicana recientemente ganó el Ariel a Mejor actriz por su papel de Rosario Castellanos, una mujer que amó hasta los huesos al hombre que, como es mostrado en la cinta, quería controlar su brillo.

La película combina la fuerza intelectual de Castellanos, pero también su vulnerabilidad en la vida doméstica ¿Cómo preparaste un arco de fragilidad así?

La parte frágil ya la tenía porque esa ya la traigo –ríe–. Soy mamá de dos niñas y como cualquier mamá soy defectuosa. No tengo en mi cabeza el chip de la idealización, ni de la maternidad, ni de ser mujer en la vida doméstica. Sé que tiene sus retos y sus cosas fastidiosas. Y era importante para mí que eso se viera: no perpetuar esta imagen de mamá abnegada y permanentemente feliz. No hay tal, y mientras más pronto lo sepamos, menos culpa vamos a sentir. Y más genuino va a ser nuestro cariño y nuestro trato en dicha vida doméstica.

Rosario Castellanos

¿Cómo interpretar la genialidad?

Esa era la parte que más me preocupaba. ¿Cómo interpretas a alguien que es más genial que tú? ¿De dónde lo sacas? Ahí sí tuve que hacer acopio de todo mi valor, y también de mucha imaginación para lograr sentir lo que era tener esas capas y capas de profundidad del universo interno de Rosario.

¿Leíste las cartas de Rosario hacia Ricardo?

Yo ya las conocía porque cuando hice una obra que se llama La voz humana, de Jean Cocteau, el director y yo las leímos. Y son unas cartas de un nivel de entrega y sacrificio que casi caen en el arrastre. Era muy interesante para nosotros ver cómo efectivamente se pueden tener ambas cosas, cómo puedes tener una inteligencia como esa y ser una feminista en la pluma, y al mismo tiempo, no poder evitar responder con los impulsos que tu educación y tu época te imponen. Una se sorprende a sí misma cuando te descubres como la única que siente que debe de recoger los platos de la casa.

¿Hubo algo sobre la producción que te sorprendiera ahora que viste la película?

¡La escena de la tina! Ay, Dios, siempre sufre uno con esas cosas, soy más pudorosas de lo que esta carrera me deja ser. Pero confiaba mucho en Dariela [Ludlow] la fotógrafa y en Natalia. Pero pues si te vas a salir de la tina, te tienes que salir sin ropa, no hay manera de negociar eso. Vale la pena por un proyecto así, esa desnudez es la que menos cuesta.

¿Qué te quedas de Rosario Castellanos después de una cinta así?

El reto de no sentir culpa. No importa qué tanto talento tengas, ni qué tanta inteligencia tengas, no hay que sentirnos culpables por brillar. Debes abrazarte como eres, en todas tus facetas.

Rosario Castellanos

Foto: Eduardo Islas

Periodista, editora en Cine PREMIERE y bailarina frustrada en sus ratos libres. Gustosa del cine, la literatura, el tango, los datos inútiles y de la oportunidad de desvelarse haciendo lo que sea.

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios