Buscador
Suscríbete a la revista
Cine

Los miserables – Crítica

07-02-2020, 10:57:28 AM Por:
Los miserables – Crítica

El multipremiado thriller policial de Ladj Ly comparte más que el título con la novela de Victor Hugo: es otra radiografía inolvidable de las tensiones urbanas.

Cine PREMIERE: 5
Usuarios: 4.5
Votar ahora:

Estamos en julio de 2015 en la tarde más caliente del verano parisino. A unos miles de kilómetros del Sena, en el centro de Moscú, la selección de fútbol francesa, les bleus, le disputa la Copa del Mundo a la croata. El asfalto de Campos Elíseos va a reventar de emoción. Mientras el partido avanza, un ejército de pieles morenas y negras, de labios gruesos y cabellos rizados va formando un círculo alrededor del festejo.

Son los habitantes de la periferia parisina, esa enorme y creciente mancha urbana que anhela la cartilla de identidad de una patria de la que se sienten excluidos. Pero en esa tarde, festejan bajo el arco del triunfo con la camiseta nacional, aunque sin olvidar que diez años antes, en 2005, los mismos suburbios fueron escenario de luchas violentas y furiosas con auras raciales, que en algo recordaban a las de 1848, descritas exhaustivamente por Victor Hugo en Los miserables.

Para narrar su explosiva ópera prima de ficción, el también documentalista y artista audiovisual Ladj Ly le tomó prestado el título al novelista para usarlo en sus dos significados: miserables son aquellos que habitan la miseria y carecen de casi todo, pero también son los míseros sin alma ni ética, capaces de cometer las atrocidades más bajas y disfrutarlas. En esta historia de policías y ladrones, de luchas cotidianas entre oprimidos y opresores, cada quién es miserable a su modo: unos por despojo, otros porque pueden.

En el fondo Los miserables, ganadora del Premio del Jurado en Cannes y nominada a casi cincuenta premios incluyendo el Óscar, comparte más que el nombre con la historia clásica de Victor Hugo y Jean Valjean, sin llegar a ser una adaptación: en ambas existe un robo, se busca al ladrón y conocemos a un policía obsesionado con la venganza, aunque él le llame justicia. En realidad, los policías aquí son tres (Damien Bonnard, Djibril Zonga y el co-guionista Alexis Manenti) y el ladronzuelo no es un ex convicto con hambre sino un chiquillo musulmán que no roba un pan, sino el cachorro de león de un circo. Para los agentes, es un hurto cualquiera que da pie a reafirmar su autoridad por la fuerza; para la comunidad islámica de Les Bosquets, en el barrio negro de Montfermeil, es otra cosa, pues el león es un símbolo del profeta que no tendría porque estar enjaulado.

Como en aquella canción del Boss Springsteen, “solo hace falta una chispa para empezar un incendio”, y en esa tarde de verano, el corto lo provocan una bala disparada por error, un callejón sin salida y un dron que sobrevuela las calles grabándolo todo. A partir de ahí, la ópera prima de Ladj Ly es un virtuoso, enérgico y meticuloso descenso a los infiernos cotidianos de la brutalidad policial y la incomprensión cultural.

Los miserables

Convencido de que uno sólo puede hablar con sinceridad sobre aquello que conoce en carne propia, la cinta fue rodada por completo en locaciones del barrio en donde Ladj Ly vive y dirige la escuela independiente de cine Kourtrajmé junto a su colega Romain Gavras, hijo del legendario Costa Gavras, una evidente influencia para el cine de thrillers sociopolíticos que practican ambos directores y que encontramos en otras crónicas de la Francia urbana, negra y proletaria tan buenas como El odio (La Haine, 1995), Dheepan (2015) o Divinas (Divines, 2014), las últimas dos disponibles en Netflix.

El guión, escrito a tres manos sin consignar ningún crédito a la novela de Hugo, es una afortunada revisión en clave de ficción policiaca de los temas, personajes, calles y ambientes que el director ha ido explorando en sus documentales previos, 365 días en Clichy-Montfermeil (2007) y Go Fast Connexion (2008), así como en el cortometraje previo del mismo título, Los miserables (2017), que con el mismo trío de protagonistas, puede verse como un primer ensayo para esta película.

Montfermeil es también uno de los escenario originales de la historia contada a mediados del siglo XIX por Victor Hugo, lo que arroja la triste conclusión de que, en siglo y medio de conflictos de clase en esa zona, los policías no han recibido suficientes cursos sobre derechos humanos. Evidentemente inspirado por la mítica The Wire (2002-2008), de David Simon (que bien podría ser la última novela del siglo XIX… sin novela), Los miserables es lo suficientemente madura, inteligente, mordaz y lúcida para no convertirse nunca en una lucha de buenos contra malos ni blancos contra negros, sino en señalar en que el problema, precisamente, es que los límites morales son borrosos y se mueven todo el tiempo entre un bando y otro.

Título original: Les misérables
Año: 2019
Director: Ladj Ly (Ópera prima)
Actores: Damien Bonnard, Alexis Manenti, Djibril Zonga
Fecha de estreno:07 de February de 2020 (MX)
crítica review
mm Periodista, cinéfilo y lector compulsivo, conductor en Mi cine tu cine (Once TV), locutor, jazzero y tragón. Miembro de la Semaine de la Critique de Cannes en 2014 y del Berlinale Talents Press. Estando antes en París, pasaba más tiempo dentro del cine que afuera, así que volví a la Ciudad de México en donde el cine es más barato y, digan lo que digan, se come mejor.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Mag21
Comentarios