Revsita del Mes Suscríbete
Podcast de Cine PREMIERE #106 – Guillermo del último Jedi

El cine de Guillermo del Toro.

Diciembre 2017

Suscríbete a la revista

Síguenos Social

Suscríbete al Newsletter Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

CRÍTICAS Cine

Los pasos de papá – Crítica

Calificación Cine PREMIERE: 3.5
Calificación usuarios: 3
Votar ahora:

Por:

10-11-2017

Ben Stiller vuelve a demostrar que tiene un talentoso rango dramático al convertirse en un hombre egocéntrico, paranoico y en plena crisis existencial.

Título original: Brad's Status
Año: 2017
Director: Mike White (Year of the Dog)
Actores: Ben Stiller, Austin Abrams, Jenna Fischer
Fecha de estreno:10 de noviembre de 2017 (MX)

Siempre es agradable ver a Ben Stiller lejos de su cómica zona de confort y en una travesía interior y existencial como en La increíble vida de Walter Mitty. La película Los pasos de papá (Brad’s Status) captura esta faceta –pero sin los brochazos oníricos de aquella película–, para regalarnos un drama cotidiano hecho y derecho donde el personaje central es tanto el protagonista como su peor antagonista.

Brad Sloan (Stiller) está en el apogeo de la crisis de la mediana edad y ansiosamente preocupado por cómo pagará los estudios universitarios de su hijo adolescente. Su obsesión con el tema es tal que a media noche despierta a su esposa para saber si sus suegros les heredarán algo al morir. Ésta es sólo la introducción a un personaje egocéntrico e insertado en una bonding movie escrita y dirigida por Mike White, guionista de Escuela de Rock y Una cena incómoda (por la que Salma Hayek ha sido elogiada este año).

Con facilidad y deslumbrante sensibilidad, White desnuda emocionalmente a Brad, quien a través de una incesante voz en off nos abre de par en par la puerta a sus pensamientos –la mayoría de ellos negativos–, obsesiones, inseguridades, celos y resentimientos. Su envidia a sus excompañeros universitarios –interpretados por Michael Sheen, Jemaine Clement y Luke Wilson– es abrumadora, porque todos ellos son más exitosos profesionalmente. Uno es un político, autor de un bestseller e invitado non grato en su televisor por sus recurrentes entrevistas en talk shows; otro es un famoso empresario con jet propio, y el tercero está retirado y vive en una isla de que él mismo compró. Sin embargo, un viaje con su hijo Troy (Austin Abrams) para recorrer universidades podría implicar los primeros pasos de Brad a la sanación mental y emocional.

A partir del viaje –metafórico y literal– del protagonista, la película habla de la inconformidad con uno mismo, la tragedia personal de no haber cumplido con los sueños y expectativas personales y sentirse atrapado en una asfixiante red de responsabilidades familiares. Estos sentimientos dominan a Brad y, por ende, tiene una escala de valores distorsionada; anhelos de fama, dinero y poder lo carcomen, aún más cuando se compara con sus antiguos amigos. Pero como bien dice el dicho: “el pasto es más verde en la casa del vecino”.

Mike White (quien además interpreta a al cuarto amigo exitoso, aunque a él lo vemos muy poco) delinea con delicadeza a sus personajes, particularmente a Brad –convencido de que todo el mundo está al pendiente de sus éxitos y fracasos, creencia que lo hace algo paranoico–, y lo vuelve portavoz de un humor irónico y oscuro. Su esencia guarda semejanzas con los inconformistas, infelices y nihilistas personajes de Woody Allen —aunque con diferencias tonales claras—. No obstante, su constante miedo por ser visto como un don nadie es tan repetitiva que su inmadurez emocional puede caer en el tedio, sobre todo porque el uso de la narración para expresar la paranoia propia de la depresión y la inseguridad raya en el abuso.

A pesar de que Los pasos de papá se cuestiona la eterna pregunta que obsesionaba a los clásicos griegos sobre dónde radica la verdadera felicidad, no lo hace a partir de las convenciones complacientes o los clichés; se le aborda mediante un apropiado enfoque psicológico con el que todos podemos relacionarnos. Después de todo, ¿quién no ha sentido miedo al fracaso o resquemor por lo que otros puedan pensar de nuestra vida? Stiller encarna este sentimiento con perfección y es pieza clave para que el filme camine con soltura y las reiteraciones se aminoren. Sencillamente, es una de las actuaciones más sólidas de su carrera. Merece ser vista.

Si te interesó esta nota, Cine PREMIERE te recomienda ver:
  • La increíble vida de Walter Mitty (Ben Stiller, 2013)
  • The Meyerowitz Stories (Noah Baumbach, 2017)
  • Una cena incómoda (Miguel Arteta, 2017)

Diariamente escribo de cine en Enlabutaca.com, portal que dirijo, y coedito noticias de entretenimiento en Terra. Soy cinéfila, seriéfila, melómana. En pocas palabras, me encanta el arte.

Opinómetro

Opiniones de los usuarios

Notas relacionadas

También podría interesarte:

Comentarios