Buscador
Suscríbete a la revista
Listas

Los peores equipos deportivos del cine

08-09-2020, 9:01:00 AM Por:
Los peores equipos deportivos del cine

Desde los Permian Panthers hasta los Mighty Ducks.

El cine nos ha regalado una variedad de títulos que ponen a prueba la eficacia de algún equipo deportivo. Por supuesto que hemos sido testigos de sus grandes victorias en títulos como Campeones (2018), Carrozas de fuego (1981) o Un equipo muy especial (1992) y muchas más. Sin embargo, el séptimo arte también ha sido testigo de aquellas historias protagonizadas por los peores equipos deportivos, que por más que lo intentan, parece que se hunden más y más en el fracaso. Por ejemplo, en El juego de la fortuna, Brad Pitt encarna a Billy Bean, manager de los Atléticos de Oakland que deberá encontrar la forma de evitar las constantes derrotas al armar un equipo competitivo con pocos recursos. Sin embargo, éste no es el primer equipo perdedor del cine, por lo que decidimos recordar algunos de los más lastimeros pero sobre todo, la manera en que lograron salir adelante.

¿Con cuál se quedan?

Los campeones (The Mighty Ducks, 1992)

El equipo: Los Patos

Calificados como el peor equipo de la liga de hockey infantil, el Distrito 5 –tan tristes que ni siquiera tenían nombre- no tiene el equipo necesario para practicar deporte, ni las instalaciones, ni un conocimiento adecuado de la técnica para explotar sus habilidades. Debido a esto, los jugadores conformaban un equipo inseguro y derrotado desde antes de salir a la pista. Por si esto fuera poco, los jóvenes desobedecerán y retarán a su nuevo entrenador Gordon Bombay (Emilio Estevez) durante sus primeros encuentros, ya que piensan que no hay nada que pueda hacer por ellos.

La solución

Con un equipo tan deficiente como el Distrito 5, hay muchos problemas que deben ser arreglados. De inicio recurrieron a Gerald Ducksworth para financiarlos, lo que les permitió tener equipo e instalaciones para practicar. Posteriormente necesitaban una identidad –repetimos, Distrito 5 no es un nombre–, por lo que se hicieron llamar Patos. A esto agreguemos la necesidad de un líder como Charlie Conway (Joshua Jackson) en la pista, un joven con talento pero cuyas habilidades no habían sido explotadas. Finalmente, nada de esto hubiera sido posible sin la ayuda de Gordon Bombay, quien llegó al equipo a cumplir una sentencia de servicio social y terminó convirtiendo a los Patos en un equipo ganador.

Milagro (Miracle, 2004)

El equipo: Selección olímpica estadounidense de hockey sobre hielo

Con un equipo joven y aparentemente inferior a sus acérrimos rivales soviéticos, el entrenador Herb Brooks (Kurt Russell) deberá encontrar la manera de obtener una medalla olímpica en territorio americano, pues una derrota contra su rival político sería imperdonable. A pesar de la poca confianza del público americano en su selección, el entrenador hará todo lo posible para que sus jugadores estén concentrados en todo momento –, den lo mejor de cada uno y se sientan integrados al equipo de los Estados Unidos.

La solución

Además de una serie de intensos ejercicios de acondicionamientos –tan duros y estrictos que son llamados “Herbies”– y algunas sesiones nocturnas de castigo y el enviar jugadores importantes a la banca hasta que mejoren su rendimiento, la clave estuvo en el impresionante discurso motivacional de Herb Brooks, empezando por “los grandes momentos vienen de las grandes oportunidades”, sin olvidar el “si jugáramos contra ellos [los soviéticos] diez veces, podrían ganar nueve. Pero no este juego. No esta noche”. ¿Quién se atrevería a perder con un discurso así?

La pelota mágica (Major League, 1989)

El equipo: Cleveland Indians

Luego de heredar el equipo de su esposo, la bailarina Rachel Phelps buscará la manera de mudar a los Indians al cálido clima de Miami. Para lograrlo deberá reducir el promedio de asistencia al estadio, por lo que contratará a los peores jugadores disponibles –a los cuales despedirá al cambiar de sede– para acumular una racha perdedora y alejar lo más posible a los aficionados.

La solución

Con un pitcher como Wild Thing –brazo impresionante pero pésima vista–, lo mejor que pudo hacer Cleveland es invertir en un buen par de lentes que le permitiera observar y calcular la dirección de su tiro. Esto, en colaboración con su equipo, permitieron dar inicio a una racha ganadora imparable que llevaría al equipo a las finales de las Grandes Ligas.

Friday Night Lights (2004)

El equipo: Permian Panthers

Aunque se trata de un equipo históricamente ganador, las Panthers deberán lidiar con una gravísima lesión –tan grave que terminó su carrera– de su corredor y estrella del equipo. Esto hará que el público y la administración critiquen seriamente las decisiones del coach, mientras que cada uno de los jugadores deberá superar sus propias inseguridades y presiones para intentar regresar a la victoria.

La solución

A pesar de los retos aparentemente insuperables, el coach Gary Gaines (Billy Bob Thornton) fue capaz de aprovechar las adversidades para unificar al equipo y retomar el camino. Para lograrlo tuvo que convencer a cada uno de sus jugadores de que la perfección no consiste en ganar cada encuentro sino en «ser capaz de mirar a tus amigos a los ojos y saber que hiciste todo lo posible por no decepcionarlos».

El juego perfecto (The Perfect Game, 2009)

El equipo: Industriales de Monterrey

Aunque se trataba de un talentoso equipo infantil, lo cierto es que los regios parecían las víctimas en cada uno de los partidos rumbo al Campeonato Mundial Infantil de Baseball. De inicio competían en un juego creado por estadounidenses, los encuentros se desarrollaban en territorio americano y sus rivales lucían superiores al ser considerablemente más grandes. Por si esto fuera poco, los mexicanos tuvieron que enfrentarse a barreras culturales como el idioma, políticas como la necesidad de visas y racistas ante el desprecio de muchos americanos que se cruzaron en su camino.

La solución

Desde su inicio, la clave para las victorias de este equipo fueron la unión y el respeto entre cada uno de sus integrantes, y la mayor prueba de esto es la admiración que los pequeños deportistas sentían por su entrenador César Faz, un hombre cuyo sueño de jugar en las Ligas Mayores se vio truncado por el racismo, al ser marginado para trabajar como conserje de un equipo americano. Asimismo, la resolución de un conflicto familiar en el momento clave nunca está de más, como lo demostró el pitcher Ángel Macías luego de que su padre le hiciera saber su aprobación para jugar baseball.

Angels in the Outfield (1951)

El equipo: Pittsburgh Pirates

Con una temporada lamentable, y posicionados en el último lugar de la liga, Pittsburgh parece no encontrar la manera de salir del bache en el que se encuentra. Esta situación ha provocado la ira del entrenador Guffy McGovern, quien cada juego se molesta cada vez más, situación que lo lleva a ofender a sus oponentes –y de paso a sus jugadores– o a tratar de solucionar todo a través de golpes.

La solución

Cuando algo simplemente no funciona, se dice que lo único que podría ayudar es un milagro. Tal fue el caso de Pittsburgh, luego de que el entrenador McGovern escuchara un ángel ofreciéndole ayuda con la única condición de que dejara de maldecir y pelear. A partir de entonces, los Pirates contaron con el apoyo de ángeles que antes eran jugadores, quienes los ayudaron no sólo con las jugadas, sino a recuperar su confianza perdida.

Space Jam (1996)

El equipo: TuneSquad

Aunque el TuneSquad está compuesto por toda clase de célebres personajes animados, lo cierto es que los Looney Tunes nunca se han caracterizado por ser grandes deportistas. Para colmo, decidieron retar a los Nerdlucks a un duelo de basketball sólo por su diminuto tamaño, ignorantes de que crecerían para dar vida a los temibles Monstars. Ahora, el limitado equipo deberá encontrar la manera de derrotarlos para evitar convertirse en esclavos de del Sr. Swackhammer.

La solución

Con un equipo de pena ajena, los Looney Tunes tuvieron que recurrir a Michael Jordan –cuyas habilidades no fueron robadas porque estaba probando suerte en el baseball–para reforzar al animado equipo. Lo cierto es que aunque el talento del deportista ayudó, pensamos que la verdadera arma secreta fue la repentina aparición de Bill Murray. Después de todo, ¿cuántos equipos pueden presumir el tener un Cazafantasmas en sus filas?

Los suplentes (The Replacements, 2000)

El equipo: Washington Sentinels

Tras una huelga en la liga, los Sentinels se verán obligados a contratar jugadores suplentes con el objetivo de avanzar a las finales, una misión difícil al tener que ganar tres de sus cuatro juegos restantes. Para lograrlo, la administración recurrió al coach Jimmy McGinty (Gene Hackman), cuya única petición fue dejarlo trabajar libremente. El entrenador recurrirá a Shane Falco (Keanu Reeves) para convertirlo en su quarterback con la esperanza de que sea capaz de guiar a los Sentinels hacia las victorias necesarias, aunque desafortunadamente deberán aprender a trabajar en equipo bajo presión y superar los miedos de sólo ser jugadores suplentes.

La solución

Luego de ser molestados por los jugadores titulares en un bar, los suplentes se unirán en su contra y terminarán formando al equipo ganador que necesitaban. Claro, no sin antes pasar una noche montando coreografías en prisión.

Todo vale (Slap Shot, 1977)

El equipo: Charlestown Chiefs

Pertenecientes a la mediocre Liga Federal, el equipo de hockey es comandado por el coach-jugador Reggie Dunlop (Paul Newman), un individuo que siempre busca la manera de sacar adelante a su equipo, pero que carece de la idea o los recursos para lograrlo. Sin embargo, esta desesperación llevará a Dunlop a tomar medidas desesperadas para sacar a su equipo de la mala racha. Todos aquellos que somos aficionados a algún deporte lo entendemos…

La solución

Aunque lejos de parecer personas brillantes o jugadores talentosos, los hermanos Hanson –nada que ver con el ridículo grupo juvenil noventero– disfrutaban recurrir a la violencia extrema –la cual es mucha en un juego de hockey– para intimidar a sus adversarios y ganar los partidos. Luego de comprobar que este inusual estilo funciona, Dunlop preparará a su equipo para jugar del mismo modo violento. Sucio, ilegal, ¡pero efectivo!

El novato del año (Rookie of the Year, 1993)

El equipo: Chicago Cubs

Luego de una temporada mediocre que ha alejado a los aficionados de las gradas, el mayor logro de los Cubs parece ser revivir las viejas glorias de su pitcher estelar «Rocket» Steadman. Afortunadamente para ellos, siempre hay jóvenes seguidores que admiran al equipo y se mantienen fieles a su lado, y con un poco de suerte, uno de ellos podría tener un brazo muy poderoso.

La solución

Sí, entendemos que romperse un brazo es algo sumamente doloroso, sin embargo esta lesión fue fundamental para que Henry Rowengartner cumpliera su sueño de jugar en las Grandes Ligas. Esto se debe a que durante la recuperación, sus tendones quedaron demasiado apretados, ayudándole a realizar lanzamientos por arriba de las 100 mph. Este hecho llamará la atención de los Cubs, quienes inmediatamente lo contratarán para convertirlo en su nueva estrella, además de que contará con el apoyo de su ídolo «Rocket» Steadman.

cine deportes
mm Algún día me uniré a los X-Men, la Alianza Rebelde o la Guardia de la Noche. Orgulloso integrante de Cine PREMIERE desde el 2008.
Suscríbete al Newsletter

Recibe las mejores noticias de cine, series, trailers y críticas

Comentarios